Vuelve la alarma para el magistrado
 
El jefe de la 'Ndrangheta habla del tema con otro recluso en la prisión Ópera
 
Por Giorgio Bongiovanni y Aaron Pettinari-25 de junio del 2021

El plan de muerte contra el magistrado Nino Di Matteo "ciertamente sigue funcionando". Así lo afirmó en noviembre del 2017 el juez de instrucción de Caltanissetta en el auto de archivo de la investigación del atentado. Cuatro años después hay una nueva alarma que proviene de un jefe de la 'Ndrangheta, Gregorio Bellocco, jefe del clan Rosarno, quien, en la prisión Ópera, durante la hora de recreo con Francesco Cammarata, jefe de la familia de Riesi, dice: "También al juez Di Matteo lo van a matar. Ya le han dado la sentencia". Quien informó acerca de las palabras del jefe mafioso fue Il Fatto Quotidiano.

El diálogo entre los dos habría tenido lugar en la mañana del pasado 1º de junio. El principal tema de discusión entre los mafiosos fue la noticia de la liberación de Giovanni Brusca, un colaborador de justicia que había regresado a la libertad luego cumplir íntegramente su condena.

En particular, comentaban las declaraciones de Maria Falcone quien, según ellos, se habría quejado de ese tipo de liberación. Y fue en ese momento que Bellocco habría intervenido para pronunciar directamente estas palabras: "También al juez Di Matteo lo van a matar. Ya le han dado la sentencia".

Las declaraciones fueron escuchadas por un agente del GOM y relatadas en un informe enviado al Departamento de Administración Penitenciaria (DAP). Así fue que se activaron las dos fiscalías competentes: la de Reggio Calabria y la de Palermo.

¿Por qué el jefe de la 'Ndrangheta pronunció esas palabras? ¿Escuchó algo del exterior? Fue también en la cárcel Opera de Milán, en el 2013, donde el jefe Totò Riina, fue interceptado al decir: "Así que organicemos esto. Hagámoslo en grande y no hablemos más de eso... Porque este Di Matteo no se va, nos pidieron reforzar... reforzaron su escolta, y luego si fuera posible... matarlo... una ejecución como eran las de aquel tiempo en Palermo". Una verdadera sentencia de muerte.

Un año después, el colaborador de justicia Vito Galatolo, exjefe de Acquasanta, confirmó la existencia del plan para asesinar al entonces fiscal de Palermo, programado desde el 2012.

La orden, registrada en un acta, llegó directamente del super fugitivo Matteo Messina Denaro, en algunas cartas enviadas a los jefes de Palermo en diciembre de 2012. Hubo reuniones restringidas en las que participó junto con su vice, Vincenzo Graziano, y los jefes del distrito de San Lorenzo y Porta Nuova, Girolamo Biondino y Alessandro D'Ambrogio. Además, Galatolo también había explicado el motivo para matar al fiscal: "Había llegado demasiado lejos".

Luego añadió que el explosivo para llevar a cabo el atentado, 150 kilos de TNT, había sido comprado con una colecta y que una parte procedía de Calabria.

También dijo que una parte de ese explosivo estaba dañado por infiltraciones de agua. Por tal motivo había sido devuelto y poco después reemplazado por una nueva carga en buen estado, sin que los calabreses hicieran ningún problema.

Galatolo, que declaró en varios juicios, también reveló el contenido de las cartas de Matteo Messina Denaro, el cual es muy útil para comprender las verdaderas razones por las que se quiso golpear al magistrado en ese preciso momento histórico:

"La primera carta me la trajo Biondino (Girolamo, jefe de San Lorenzo y hermano del más famoso Salvatore, conductor histórico de Totò Riina y custodio de los secretos del patrón corleonés) y Graziano también estaba allí y empezaba así: 'querido hermano, espero que estés bien' -dijo el arrepentido durante el juicio sobre la Tratativa Estado-mafia- Messina Denaro quiso señalarme como el jefe de Resuttana y a Biondino como el de San Lorenzo. Allí menciona el atentado, preguntando por la disponibilidad de los dos distritos para llevarlo a cabo, pero no se explican los motivos". En la segunda carta "se explican los motivos y se hace referencia a los juicios. Había que dar una señal de que la mafia siempre estaba dispuesta a reaccionar ante el Estado. La carta se expresaba de manera afectuosa. Además del ataque a Di Matteo, también se hablaba de eliminar a los dos arrepentidos, 'Manuzza' Nino Giuffré y Gaspare Spatuzza. Si accedíamos a llevar a cabo el ataque tendríamos que contarle a Mimmo (Biondino) que sabía cómo organizar. Biondino tenía que encargarse específicamente de los explosivos. También había que recaudar dinero. Y cada distrito tenía que poner dos personas".

La cárcel Ópera de Milán

Según Galatolo, quienes le pidieron a Messina Denaro que matara al magistrado serían protagonistas externos, "los mismos que en el caso de Borsellino".

"Pero el atentado a Di Matteo no era como en los 90, que estábamos cubiertos -dijo el exjefe de Resuttana durante el proceso de la Tratativa Estado-mafia- En la reunión comentamos las cartas de Messina Denaro y Biondino también habló de este proceso debido al hecho de que Di Matteo había llegado demasiado lejos. Al principio no entendí que se trataba del proceso Estado-mafia".

Y con respecto al atentado contra el fiscal del pool antimafia de Palermo, Galatolo explicó que Messina Denaro habría puesto a disposición un artificiero. "Teníamos la orden de no presentarnos a esta persona -informó Galatolo- Y nos sorprendió el hecho de que no teníamos que saber quién era este hombre de Messina Denaro. Entendimos que era externo a Cosa Nostra y que podría haber alguien del Estado que estuviera interesado en llevar a cabo esta masacre. En nuestra opinión no era solo algo de Messina Denaro, había alguien interesado fuera de Cosa Nostra. Esto iba a servir para que todos entendieran que la mafia seguía viva".

La investigación del proyecto de atentado duró algunos años. Otros colaboradores de justicia también informaron sobre la reunión y surgieron más detalles.

Por ejemplo, Francesco Chiarello dijo que el TNT "fue trasladado a un lugar seguro". Y esto explicaría la razón por la cual, a pesar de la búsqueda posterior a las indicaciones de Galatolo, los investigadores nunca encontraron los explosivos.

Luego estaba la pista calabresa del explosivo, que indirectamente recordaba viejas historias sobre el uso, por parte de la 'Ndrangheta, del explosivo del "Laura C", un barco hundido en el momento de la guerra en la zona de Saline Joniche, controlada por el clan Iamonte, muy cercano a los Santapaola de Catania.

Las declaraciones de Bellocco muestran que, incluso en el frente calabrés, hay conciencia de ese proyecto de muerte contra Di Matteo, hoy consejero togado del Consejo Superior de la Magistratura (CSM).

A continuación, para entender quién y por qué se quiere golpear a un magistrado como Nino Di Matteo, a quien toda la redacción renueva su máxima solidaridad y cercanía, publicamos nuestro anterior editorial.

Lo cierto es que no es posible bajar la guardia en este frente. Las mafias y los sistemas criminales no olvidan y casi treinta años después de las masacres, cuando volvemos a hablar de posibles beneficios para los jefes condenados a cadena perpetua, la alarma es aún mayor.

-------------------------------------------------

ATENTADO AL FISCAL DI MATTEO, ARREPENTIDO CONFIRMA: MESSINA DENARO MANDÓ UN MENSAJE

En las declaraciones del nuevo colaborador Geraci
La historia de la cumbre mencionada por el exjefe Vito Galatolo
Por Giorgio Bongiovanni y Aaron Pettinari-10 de noviembre de 2020

"La orden de matar a Di Matteo sigue operativa". A esta conclusión llegó la Fiscalía de Caltanissetta en la investigación ya archivada del proyecto de muerte al magistrado Antonino Di Matteo, hoy consejero togado del CSM y en su momento uno de los magistrados de la investigación de la "Tratativa Estado-mafia".

Primero se supo de la condena a muerte dictada por el jefe de jefes, Totò Riina (hoy fallecido), luego en el 2014 las declaraciones de Vito Galatolo sobre la organización del atentado, la llegada de 150 kilos de TNT a Palermo, comprados en Calabria, y la solicitud de ejecución procedente de Matteo Messina Denaro en nombre de otros sujetos ("los mismos de Borsellino"). Otros colaboradores de justicia también aportaron elementos para confirmar esas declaraciones y, tres años después del archivo de la investigación, un nuevo arrepentido aporta nuevos datos.

Se trata de Alfredo Geraci, un exmafioso de Porta Nuova, que desde hace cerca de un mes está declarando en actas y ante los magistrados de Palermo, acerca de los negocios, extorsiones y dinámicas de las familias mafiosas de la capital siciliana.

Según informa el diario La Repubblica en una de las actas presentadas por las fiscales Francesca Mazzocco y Amelia Luise en el juicio contra el clan de Porta Nuova, en el que Geraci está imputado, hay referencias a esa reunión de diciembre del 2012 en la que, según había dicho Galatolo, llegó la carta de la prímula roja de Castelvetrano, Matteo Messina Denaro, para ordenar el atentado a Di Matteo.

Según dijo el exjefe de Acquasanta participó de una cumbre reservada a pocas personass junto a su adjunto, Vincenzo Graziano, y los jefes de distrito de San Lorenzo y Porta Nuova, Girolamo Biondino y Alessandro D’Ambrogio. También explicó por qué había que matar al fiscal: "había llegado demasiado lejos".

En los últimos meses Geraci declaró que fue él quien consiguió el departamento de Ballarò para esa reunión. En realidad, no sabe realmente cuál fue el contenido de la discusión, sin embargo, su jefe, D'Ambrogio, le habría hecho algunas confidencias importantes, dejando claro que Messina Denaro le había pedido algo a la mafia de Palermo.

Por supuesto, las declaraciones de Geraci tienen la más estricta reserva, ya que están amparadas por el secreto de la instrucción, sin embargo, en esa primera acta la referencia es clara: "Recuerdo la frase que me impresionó, había descontento porque prácticamente se decía que Giuseppe Fricano (regente del distrito de Resuttana y hoy preso, ndr) no estaba a la altura de la tarea, decían que los Madonia estaban molestos, y que Vito Galatolo estaba nervioso por esto. Un día me llamó Alessandro D'Ambrogio, el jefe de mi distrito, para decirme que necesitaba un lugar para celebrar una reunión". Dicha reunión, según su memoria, se organizó entre el 2012 y el 2013, "en vía Albergheria 97. Asistieron al encuentro Vito Galatolo, que vino de Venecia; Tonino Lipari, un hombre del barrio de Porta Nuova y persona de contacto de D'Ambrogio; Tonino Lauricella, jefe de la familia de Villabate; y también estuvo Giuseppe Fricano. Arreglé la casa de la hermana de mi suegro, un departamento en el segundo piso en Ballarò. Me quedé abajo para abrir la puerta a los que llegaban. Recuerdo muy bien que Giuseppe Di Maio fue a buscarlo a Galatolo en un vehículo Pipitone". En esa ocasión "se hizo la presentación de Tonino Lipari, quien había sido nombrado hombre de honor por Alessandro D'Ambrogio".

Muy probablemente se trate de la misma reunión en el distrito de Ballarò de la que el propio Galatolo informó. El exjefe de Acquasanta dijo que se realizaron dos reuniones: la primera en la que se discutieron los hombres y los roles de la nueva mafia, y una segunda reunión, reservada, con Graziano y D'Ambrogio, y con la presencia de Biondino.

Este último, según Galatolo, habría traído el mensaje de Messina Denaro, quien en la carta incluso ponía a disposición un experto en explosivos para llevar a cabo la acción.

Galatolo también dijo que esa reunión en Ballarò habría tenido lugar en la tarde del 9 de diciembre del 2012.

Matteo Messina Denaro

Rebobinemos la cinta

Juntando todas las piezas, que se agregan a las declaraciones de Francesco Chiarello, exjefe de Borgo Vecchio, quien dijo que sabía que el explosivo había sido "trasladado a un escondite seguro", a las del capo Carmelo D'Amico, y a los elementos adquiridos con la detención del abogado Marcello Marcatajo, hoy también fallecido, se entiende la concreción de ese proyecto de atentado. Cosa Nostra estaba preparada para atacar incluso con el uso de armas convencionales, en Roma, y ​​también había estudiado algunos lugares en los que llevar a cabo el ataque como el Palacio de Justicia de Palermo, o cerca de la casa del magistrado.

Las posteriores investigaciones con los arrestos de D'Ambrogio, Biondino, Galatolo y Graziano seguramente provocaron una demora en los planes de Cosa Nostra, pero lo ocurrido en esos años, y en los posteriores, abre un profundo análisis de por qué, y sobre todo quién, quiere matar al magistrado Nino Di Matteo.

Basta recordar las crípticas (y nunca aclaradas) palabras del jefe Graziano, quien tenía la tarea de guardar el TNT, dichas en el momento del arresto y en referencia al explosivo: "Hay que buscarlo en los pisos altos", o la consideración de Galatolo sobre las "garantías" recibidas de Cosa Nostra para cometer el crimen: "En la carta estaba escrito que haciendo ese atentado no debíamos preocuparnos porque esta vez no sería como en los 90 y habríamos estado cubiertos".

Unos meses después de esa cumbre, el 26 de marzo del 2013, un anónimo llegó al escritorio del entonces fiscal adjunto de Palermo, el cual advertía que "los amigos romanos de Matteo (Messina Denaro, ndr) han decidido eliminar al fiscal Nino Di Matteo en este momento de confusión institucional, para frenar esta deriva de la ingobernabilidad". El autor afirmaba estar afiliado a la familia mafiosa de Alcamo.

Todo esto flota en torno al "misterio" del atentado contra Nino Di Matteo.

A partir de todos estos elementos, viejos y nuevos, la Fiscalía de Caltanissetta no solo debe reabrir el expediente sobre el proyecto de atentado, sino también proceder con una solicitud de acusación por tentativa de masacre e intento de asesinato.

Porque como dijeron los propios jueces al archivar la causa, "la orden para asesinar a Di Matteo sigue operativa" y el TNT, hasta hoy, sigue escondido en algún lugar de la ciudad.

Solo con un juicio y un debate podrían surgir nuevas pruebas y elementos también sobre los posibles autores ideológicos externos que le habrían pedido a Messina Denaro que llevara a cabo la ejecución.

La acusación ya podría ser dirigida contra Vito Galatolo, que se acusó a sí mismo, Matteo Messina Denaro, que envió la carta, Girolamo Biondino, Vincenzo Graziano y Loris D'Ambrogio, que participaron en esa reunión deliberativa.

Todos los colaboradores de justicia que hablaron del atentado deben ser escuchados como testigos.

Y en esa sede, frente al juez, todas las preguntas sin respuesta deben ser profundizadas y diseccionadas. Porque no olvidemos que durante los años de investigación de la Tratativa Estado-mafia se recibieron amenazas, intimidaciones y sentencias de muerte, en pleno conflicto de atribución planteado por el entonces Jefe de Estado, Giorgio Napolitano, contra el Fiscal de Palermo por el caso de las escuchas telefónicas que lo vieron involucrado con el exministro Nicola Mancino, acusado en el proceso de la Tratativa Estado-mafia por falso testimonio.

No olvidemos que ese fue el período en el que "periodistas" y "bien pensados" atacaron y ridiculizaron continuamente a la investigación y al juicio de la tratativa.

La Fiscalía nissena debe tener el valor de profundizar en el papel de la dama de compañía de Totò Riina, Alberto Lorusso, quien recibió en directo la sentencia de muerte expresada por el Jefe de Jefes.

Porque no olvidemos que los investigadores encontraron en su celda una carta escrita en alfabeto fenicio con palabras codificadas como "Atentado", "papello" y "Bagarella" en su interior.

El arresto de Totò Riina

Nunca se aclaró si esa carta fue escrita por Lorusso para dar un mensaje al mundo exterior o si fue enviada por alguien que quería "sugerir" argumentos para apoyar con Riina. Al ser interrogado por los fiscales sobre posibles relaciones con hombres de los servicios, el jefe mafioso de la Sacra Corona Unita respondió que "es mejor no hablar de estas cosas".

Quizás el abogado de Riina, Luca Cianferoni, también podría ser escuchado como persona informada de los hechos, al menos para saber si su cliente le dijo algo o expresó alguna consideración. Y no solo eso.

Para entender quién y por qué quiere asesinar al magistrado Di Matteo hay que profundizar en el tema de los "amigos romanos" que pidieron el atentado.

Una investigación a fondo que parta de los testimonios de quienes se sentaron en los bancos del poder de la época, los que con fastidio, irritación y burla continua se han opuesto a la acción del magistrado, para llegar a quienes, incluso recientemente, han vuelto clamorosamente la espalda, olvidando promesas y compromisos.

Pero aun así comprendemos las razones por las que resulta incómodo.

Por lo tanto, también se debe llamar al actual ministro de Justicia, Alfonso Bonafede, a prestar declaración sobre aquellos hechos que lo llevaron a no elegir a Di Matteo para dirigir el Dap en el 2018; al líder político de Cinco Estrellas, Luigi Di Maio, para averiguar si hubo presiones que lo indujeron a dar un sensacional retroceso en el nombramiento de Di Matteo como ministro del Interior o de Justicia, en el mismo año; si ciertas elecciones se deben a alguna presión o si fueron una mera decisión del partido; y también sobre si existieron presiones sobre el fiscal nacional antimafia Federico Cafiero de Raho, quien expulsó a Di Matteo del grupo que investiga las masacres por razones ilógicas, solo para volver sobre sus pasos el pasado 23 de septiembre con un reintegro "con efecto plenamente reparador".

En la televisión en vivo, en la llamada telefónica durante el programa "Non è l'Arena", en La7, dijo que había recibido las quejas de un Fiscal de una de las DDA sujetas a la coordinación de la fiscalía Nacional que intenta ahondar en las masacres de 1992, 1993 y 1994. ¿Quién?

Podría ser una oportunidad para comprender definitivamente lo sucedido, para eliminar cualquier duda ante la legítima sospecha de que se han puesto en marcha grandes poderes para impedir que Nino Di Matteo ocupe determinados cargos y lleve a cabo las investigaciones sobre instigadores externos de masacres y delitos excelentes que, nos guste o no, todavía hoy condicionan nuestra democracia. Si se mira a fondo se comprende que hay un solo hilo que une todos estos hechos. Solo se debe tener el coraje elevar el nivel e ir más allá. ¡Dando la cara!

--------------------

*Foto de portada: www.antimafiaduemila.com

*Foto 2: www.antimafiaduemila.com / La cárcel Ópera de Milán

*Foto 3: www.antimafiaduemila.com / Una foto de archivo del jefe Matteo Messina Denaro

*Foto 4: www.antimafiaduemila.com / El arresto del jefe de jefes Totò Riina

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO