Los fiscales: "Se probó la existencia de una verdad inconfesable, que está dentro del Estado”
 
“Un diálogo ilícito e ilegítimo con los jefes de Cosa Nostra"
 
Por Aaron Pettinari y Jamil El Sadi-8 de junio de 2021

"Los hechos comprobados no se pueden ocultar y retener: las verdades, aunque sean incómodas, deben ser contadas". "Las mismas mentes refinadísimas que habían apoyado la connivencia entre el poder criminal y las instituciones, dando lugar a la tratativa, le permiten decir a Riina que el Estado se había terminado". "Hombres de las instituciones, aparatos institucionales desviados del Estado, entraron en un diálogo ilícito e ilegítimo con miembros de alto nivel de Cosa Nostra para interrumpir la estrategia de masacres. La celebración de este juicio demostró, además, la existencia de una verdad inconfesable, de una verdad que está dentro del Estado, la de la tratativa Estado-mafia que, sin embargo, no descarta a los autores intelectuales y ejecutores institucionales. Porque, como reconoció el presidente de la República durante la conmemoración de la cobarde masacre de Capaci del 23 de mayo 'o se está contra la mafia o se es cómplice' no hay alternativas".

Estos son algunos de los pasajes finales de la acusación de los fiscales generales adjuntos Giuseppe Fici y Sergio Barbiera que pidieron al presidente de la Corte d'Assise de Apelación de Palermo, Angelo Pellino (juez a latere Vittorio Anania), la confirmación de las duras sentencias de primer grado a jefes de la mafia, ex oficiales del ROS y políticos. De hecho, en primera instancia, en la histórica sentencia del 20 de abril del 2018, la Corte d’Assise presidida por el juez Alfredo Montalto (juez a latere Stefania Brambille), había condenado a 28 años al jefe Leoluca Bagarella, 12 años a los exjefes del ROS Mario Mori y Antonio Subranni y al exsenador de Forza Italia, Marcello Dell'Utri. También fue condenado el jefe Antonino Cinà a 12 años, mientras que al ex oficial de ROS, Giuseppe De Donno, le dieron 8 años. Todos ellos procesados ​​por violencia o amenazas al cuerpo político, administrativo o judicial del Estado (delito previsto en el artículo 338 del Código Penal).

Imputaciones que a nivel técnico fueron defendidas por la Fiscalía solicitando el rechazo de todos los fundamentos de los recursos de apelación presentados por los defensores de los imputados.

En esa primera instancia, los cargos contra el exjefe Giovanni Brusca fueron declarados prescritos, quien escuchó en conexión de video por primera vez como hombre libre después de su reciente liberación de prisión. Entre los imputados (con la acusación de falso testimonio) también están el exministro Nicola Mancino, absuelto "porque el hecho no subsiste" yMassimo Ciancimino. Este último, que con sus declaraciones ayudó a que regrese la memoria de muchos olvidadizos del Estado, y reveló algunos 'detrás de escena' de la temporada de las masacres, fue acusado de concurso en asociación mafiosa y calumnia por el exjefe policial De Gennaro. En primera instancia los jueces lo habían absuelto del primer cargo "porque el hecho no subsiste" y condenado a 8 años en el segundo. Sin embargo, en la apelación, el Tribunal le dio la razón a los dos abogados que habían pedido "no proceder" debido a que se había cumplido el plazo de la prescripción, incluso antes de que se pronunciara la sentencia del 2018.

De Mori a DellUtri 2

Esas mentes refinadísimas de la tratativa

Y si en las últimas audiencias la discusión se había centrado en particular en los hechos de la detención de Riina, en el "método del ROS" y en el secuestro de tres teléfonos móviles y un detector de interceptores telefónicos en 1998, a Giovanni Napoli, considerado muy leal al histórico padrino de Corleone, Bernardo Provenzano, a la colaboración de Pietro Riggio y la sentencia Mannino, hoy Fici y Barbiera quisieron destacar la posición del general Antonio Subranni, la cuestión de la doble informativa en la relación del ROS con la mafia de las licitaciones y la responsabilidad de Marcello Dell 'Utri.

En la larga acusación, por tanto, el fiscal adjunto Fici hizo hincapié en aquellas "mentes refinadísimas que habían apoyado la convivencia entre el poder criminal y las instituciones, dando lugar a la tratativa", es decir, las que le "permitieron a Riina decir que el Estado 'se vino abajo'. Pero esto trajo más violencia. Luego, una vez detenidos Riina y los hermanos Graviano (las mismas mentes refinadísimas, ndr), le garantizaron un escondite protegido al 'tío', Bernardo Provenzano. Mientras tanto, nació Forza Italia. Pero los hechos que fueron constatados no se pueden ocultar y retener: las verdades, incluso las incómodas, deben ser contadas".

En la reconstrucción de la acusación "también jugó un papel decisivo en esta situación de connivencia 'gatopardesca' Marcello Dell'Utri, quien, en la fase de elaboración del proyecto de una nueva entidad política, y luego en la fase electoral -1993/1994- armó todo el tejido de relaciones y luego de propaganda con Cosa Nostra y la 'Ndrangheta, a las que tuvo que hacer promesas, que luego se convirtieron en solicitudes transmitidas al Primer Ministro".

"Si es cierto, como argumentó la defensa, que Dell’Utri no transmitió ninguna solicitud de la mafia a su amigo Berlusconi, convertido en primer ministro ¿por qué no vino a decirlo ante este tribunal? -se preguntó el fiscal- todo esto ante las pruebas que documentan más allá de toda duda razonable que Marcello Dell'Utri, condenado en forma definitiva por concurso externo en asociación mafiosa, reemplazó a Salvo Lima como nexo entre los hombres de Cosa Nostra y el Estado, podemos concluir, también por el silencio de Berlusconi (que confirma el resumen contenido en la sentencia de primera instancia) que Dell'Utri transmitió efectivamente las demandas amenazadoras de la gente del crimen organizado".

Así se reiteró que el propio Berlusconi, llamado a declarar sobre el tema, hizo uso del derecho a no responder. "Un comportamiento legítimo -agregó enseguida- pero que nos dejó perplejos: porque se podía esperar algo diferente de un ex primer ministro... Comportamiento legítimo con el que se delegó todo el apoyo procesal al amigo del pasado, Marcello Dell'Utri".

De Mori a DellUtri 3

La visión integral de los hechos

En sus conclusiones, Fici reiteró la necesidad de una visión integral de los hechos en la reconstrucción de la historia. "No es una mera sugerencia. Por el contrario -afirmó la acusación-, esuna herramienta necesaria y muy útil para leer los hechos, captar su significado, conexión y continuidad. Y sobre todo para desvelar el animus que guio la conducta de los protagonistas con sus misiones y sus acciones dolosas".

En particular, fueron recordados los hechos de la fallida búsqueda del escondite de Riina ("Una herida aún sangrante"), el fallido asalto a Mezzojuso y luego los hechos de Terme Vigliatore (con la fuga del jefe Nitto Santapaola), antes de llegar al punto de apoyo del juicio con la tratativa Estado-mafia.

"Hubo una tratativa con la cúpula de Cosa Nostra iniciada por hombres del Estado -dijo Fici- los acusados ​​Mori, Subranni y De Donno. Quienes se han hecho cargo, autorizados por quienes no se dan a conocer, de buscar un acuerdo con el contrapoder criminal. La sentencia nos dice que esta tratativa, una vez iniciada, ha desencadenado dinámicas de más violencia y prevaricación de los que han escapado los identificados como políticos traidores, el primero entre estos Calogero Mannino, para quien se suspendió la orden de muerte".

Y luego otra vez: "Eran los días en que Riina se complacía en decir a sus subordinados que 'los del Estado se habían venido abajo'. Y a quienes les habían hecho un montón de peticiones". Luego, los 'negociadores' del frente estatal identificaron y se centraron en el ala moderada de Cosa Nostra. "Y así mientras Riina, Brusca, Bagarella y los hermanos Graviano son capturados, al 'tío' Bernardo Provenzano se le garantiza una fuga protegida y prolongada en la clandestinidad por largos años. El 'tío' gobernó con los 'pizzini' y la estrategia de inmersión, mientras que la evasión de Matteo Messina Denaro sigue vigente. Al mismo tiempo de la transición de Riina a Provenzano las mentes refinadísimas -añadió el fiscal- que estaban en las sombras, moviendo las filas de sus títeres, identificaron a los nuevos referentes políticos en el frente institucional. Y así nació Forza Italia, que triunfó y gobernó el país con el apoyo entusiasta de millones de ciudadanos de absoluta buena fe y a quienes no queremos faltarles el respeto".

De Mori a DellUtri 4

El dossier de los negocios de la mafia

En la jornada de hoy, respondiendo a los motivos de la apelación de los representantes del Arma de Carabineros, se habló mucho de la intrincada historia del expediente de los negocios de la mafia. Uno de los "caballitos de batalla" en la defensa de los ex ROS. En particular, el fiscal Fici destacó las contradicciones de la sentencia apelada por Mannino (la cual, se convirtió en definitiva, ndr) cuando los jueces de segunda instancia hablaron de la inexistencia de un doble informe. La verdad es bastante diferente: "Entre 1991 y 1992 hubo dos expedientes sobre la mafia y los contratos públicos. En el primer informe se omitieron los nombres de los políticos poderosos, del entonces ministro Calogero Mannino y de Salvo Lima", que aparecieron un año y medio después. El primero fue presentado por el ROS "el 20 de febrero de 1991 a Giovanni Falcone". El segundo, "esta vez con los nombres de los políticos, 19 meses después, el 5 de septiembre de 1992. En el informe de 'adquisiciones mafiosas', entregado a Falcone el 20 de febrero de 1991, no se incluyeron los nombres de los llamados políticos importantes. Entre estos, el de Calogero Mannino, pero ni siquiera el de Salvo Lima (quien más tarde fue asesinado, en 1992, ndr). Todo esto aun sin las interceptaciones revelaron elementos significativos en su contra". "El nombre de los políticos aparece el 5 de septiembre de 1992, luego de las masacres mafiosas de ese año -explicó el fiscal- con los nombres de Mannino, Lima y Rino Nicolosi. Pero sólo después de que el interés de la opinión pública sobre el asunto se disparó. Sólo después el nombre de Mannino fue inscrito en el registro de sospechosos". Mientras tanto, sin embargo, "la participación de los políticos ya había sido objeto de filtraciones en la primavera de 1991 y en el verano de 1992".

La referencia a la pregunta, repitió Fici varias veces, no pretende ser la de "reescribir una absolución" para el exministro de la Democracia Cristiana, "ni llegar a una 'obsesión persecutoria', como se dijo de forma ofensiva", pero es necesario reconstruir correctamente una historia que, en la primera instancia de este proceso, no se consideró creíble como tesis para explicar la aceleración de la masacre de Borsellino.

"Esta investigación -se escribió en las motivaciones de la sentencia de la Corte d'Assise- ciertamente no fue la única ni la principal en la que este último (Borsellino, ndr) se interesó en ese período (basta con pensar que el Dr. Borsellino, entre otras investigaciones, tomaba las declaraciones de algunos colaboradores de justicia de Agrigento y, por último, también del palermitano Gaspare Mutolo)", dicen los jueces. Por tanto, en el plano lógico, los jueces explicaron que no hay "certeza de que Borsellino pueda haber tenido tiempo para leer la relación mafia-adquisiciones y, por lo tanto, para hacerse una idea de los temas relacionados, mientras que, por el contrario, es absolutamente seguro que no hubo desarrollo de ese interés en el sentido de actividades investigativas realizadas o incluso sólo delegadas a los fiscales que, en consecuencia, puedan haber tenido protagonismo externo y llegado al conocimiento de los jefes mafiosos, para alarmarlos y empujarlos repentinamente a acelerar la ejecución del homicidio".

De Mori a DellUtri 5

El papel de Subranni

En el auto de procesamiento, entre las pruebas supervinientes reseñadas, también se habló del archivo por prescripción de la investigación, con la acusación de complicidad, contra el general retirado de los carabineros, Antonio Subranni, en referencia al desvío de la investigación por la muerte de Peppino Impastato, militante del PC asesinado en Cinisi el 9 de mayo de 1978.

En particular, se recordó que el juez de Palermo destacó "un contexto de graves omisiones y evidentes anomalías investigativas", así como la consideración por la cual Subranni "excluyó a priori, incomprensible, injustificada y apresuradamente la pista mafiosa".

"Es importante conocer el perfil profesional de este oficial de los carabineros -agregó el fiscal- en la sentencia de primera instancia se recuerdan las relaciones remotas del mismo con los conocidos cobradores mafiosos de Salemi, Ignazio y Nino Salvo, y de la particular relación privilegiada que el mismo tuvo, de conocimiento y cordialidad, con Vito Ciancimino, incluso en el período posterior a la divulgación al público en general de la profundidad criminal del tema en cuestión. Una relación intensa que también mantuvo con el exprimer ministro Giulio Andreotti, incluso después del juicio en su contra".

Estos argumentos, sostuvo la fiscalía, se suman a las declaraciones de Agnese Piraino Leto, esposa de Paolo Borsellino, quien contó a los magistrados que su esposo, antes de ser asesinado, le dijo que sabía que Subranni era "punciutu".

Palabras que quedaron grabadas en piedra. Pero ¿qué les dijo a los fiscales de Caltanissetta que la interrogaron? Vale la pena recordar: "El 15 de julio de 1992, hacia la noche, hablando con mi esposo en el balcón, lo vi conmocionado. Me dijo textualmente: vi a la mafia en vivo, porque me dijeron que el general Subranni era punciutu. Tres días después, durante un paseo por la costanera marítima de Carini, me dijo que no era la mafia la que lo iba a matar, de la que no tenía miedo, sino que serían sus colegas y otros los que permitirían que esto sucediera".

Otro tema que las defensas siempre han cuestionado es la reconstrucción de la rotación que se produjo en la cumbre del DAP con la sustitución de Amato por Capriotti. Una historia que, según los fiscales, encuentra una importante reconstrucción gracias a las "agendas del expresidente Ciampi, pero que fueron totalmente ignoradas por los defensores".

La credibilidad de los colaboradores de justicia

En la parte de la acusación del fiscal Barbiera también se hizo hincapié sobre los colaboradores de justicia, a menudo acusados ​​de una "progresión acusatoria" sobre ciertos temas, que encontraría una especie de justificación en el miedo "de abrirse en su totalidad con el interlocutor que lo interroga, sea magistrado o investigador, que es siempre una expresión de las instituciones democráticas establecidas, pertenecientes al mismo Estado cuyos fragmentos enloquecidos han entablado un diálogo criminalmente reprobable".

De Mori a DellUtri 6

Las conclusiones

En sus conclusiones, Fici, antes de pedir la confirmación de las condenas de primera instancia, reiteró que "cientos de pruebas declarativas, documentales y lógicas, examinadas conjuntamente, le dan al pueblo italiano un mosaico complejo pero inteligible". A los hechos más llamativos ya mencionados anteriormente, el fiscal también agregó otros hechos que "cuentan una historia, enriquecida en esta instancia de apelación, así como por la sugerencia de la captura de Balduccio Di Maggio en Piamonte como algo construido por los carabineros del general Delfino, o la inquietante solicitud dirigida al jefe Vincenzo Milazzo por miembros de los servicios secretos para su plena participación en la estrategia de la masacre. Una historia que terminó, por la actitud renuente del jefe de la mafia de Alcamo, con el asesinato y el bárbaro estrangulamiento de la joven Antonella Bonomo, a pesar de su embarazo, para evitar el riesgo de que pudiera informar a los investigadores las confidencias de su hombre".

Una historia, prosiguió Fici, que "también se enriqueció con el descubrimiento de tres teléfonos móviles y un detector de microchips a un hombre leal a Provenzano, Giovanni Napoli, luego restituidos a su mujer. Y de nuevo la increíble historia humana de Pietro Riggio, quien se puso a disposición de la DIA para capturar a Provenzano y luego fue recompensado con una denuncia de los Carabineros del ROS por asociación mafiosa, con sentencias posteriores de más de 10 años de prisión. Una historia que no puede leer solo quien no sabe o no quiere. Una historia que, sin embargo, es sólo un capítulo de una historia más compleja, como es la de los misterios de nuestra República".

Al mismo tiempo, Fici solicitó a la Corte que evalúe "si considera que comparte la opinión de que algunas cuestiones deben ser objeto de profundización y, de este modo, la transmisión de los documentos a la oficina de la fiscalía. Nos referimos a la historia del doble embarazo de las compañeras de los hermanos Graviano; a lo ocurrido en la prisión de San Vittore con referencia a las denuncias de Giuseppe y Filippo Graviano, a la información falsa del Sisde al jefe de policía Parisi; a la devolución de los teléfonos móviles y el detector de errores satelitales a la esposa de Giovanni Napoli; a la pérdida de la documentación relativa a la gestión del confidente Pietro Riggio en los primeros 18 meses, y la gestión anómala de esta relación confidencial; a la denuncia de Riggio por el delito de asociación mafiosa, cuando el cuerpo policial judicial conocía perfectamente que era un infiltrado".

El juicio finalmente se pospuso para el 14 de junio. Siempre en la sala búnker del penal de Pagliarelli, hablarán las partes civiles y el abogado Luca Cianferoni que defiende al imputado Leoluca Bagarella. El 21 de junio será el turno de los abogados Di Benedetto y Folli, defensores del imputado Antonino Cinà. Francesco Romito y Basilio Milio, defensores de los imputados Giuseppe De Donno y Mario Mori, hablarán el 28 de junio y el 5 de julio, mientras que el 12 de julio será la defensa del general Antonio Subranni. Finalmente, los días 14 y 20 de julio, está prevista la arenga de los defensores de Marcello Dell’Utri.

--------------------

*Foto de portada: www.antimafiaduemila.com / Marcello Dell'Utri, izquierda, y Mario Mori

*Foto 2: www.antimafiaduemila.com / Los hermanos Filippo y Giuseppe Graviano

*Foto 3: El Honorable Calogero Mannino © Imagoeconomica

*Foto 4: Savo Lima y Vito Ciancimino © Shobha

*Foto 5: www.antimafiaduenila.com / General Antonio Subranni © Ansa

*Foto 6: www.antimafiaduemila.com / 6 de julio de 1992 - Paolo Borsellino con su esposa Agnese Piraino Leto, a la derecha

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO