Los fiscales: “Dice falsedades”
 
Grandes dudas y falta de resultados en la masacre de vía d'Amelio
 
Por Aaron Pettinari-29 de abril de 2021

"Puedo decir que estuve allí y soy uno de los autores materiales de la masacre de vía d'Amelio. Y soy la última persona que vio la mirada de Paolo Borsellino antes de dar la señal para la explosión". Estas son algunas de las palabras de Maurizio Avola, exasesino de Cosa Nostra de Catania, quien reescribe la historia de las masacres perpetradas por la mafia a principios de los '90.

Ya hace unos años había contado nuevos detalles sobre la muerte del juez de la Corte de Casación, Antonino Scopelliti, asesinado el 9 de agosto de 1991, en Piale di Villa San Giovanni, sobre Matteo Messina Denaro y sobre la masacre de Capaci, tanto es así que declaró en los juicios 'Ndrangheta Stragista y Capaci bis. Ahora, sin embargo, Avola agregó más detalles de otra masacre, la de vía d'Amelio, sobre la que siempre han rondado sombras inquietantes y una verdad lamentablemente todavía incompleta, sobre cómo y por qué fueron asesinados Paolo Borsellino y los agentes de su custodia Eddie Walter Cosina, Vincenzo Li Muli, Emanuela Loi y Claudio Traina.

Declaraciones que había hecho a los magistrados, pero también a Michele Santoro, quien las incluyó en el libro "Nada más que la verdad" (de Ediciones Marsilio).

De estas declaraciones parte el especial "Mafia-La búsqueda de la verdad" realizado por el canal de noticias TgLa7 y La7, dirigido por Enrico Mentana, con Andrea Purgatori y el regreso a la TV del propio Michele Santoro. Como invitados estuvieron la hija de Paolo Borsellino, Fiammetta y Antonio Di Pietro.

Lo decimos sin más: las declaraciones de Avola, tan desconcertantes en su forma y que rediseñarían el escenario de la masacre del 19 de julio de 1992, no nos convencen en absoluto y podrían ser el resultado de una sucia maniobra.

"Borsellino se baja del auto y deja la puerta abierta -dijo el arrepentido catanés-. Me detengo, me doy vuelta y lo miro, enciendo un cigarrillo. Lo miro, doy la vuelta y hago la señal hacia la camioneta a Giuseppe Graviano y me voy caminando rápido. Me da 12 segundos para alejarme. Tuve la sensación de que Emanuela Loi vio la luz roja del coche, apuró el paso y no entendí si iba hacia el coche. En ese momento ya me he alejado. Si el auto no explotaba habrían atacado con bazucas".

Ya ante estas afirmaciones surgen las primeras grandes dudas. Porque en el testimonio de Antonio Vullo, el agente que sobrevivió al ataque, no hay datos sobre la puerta del auto que el juez dejó abierta. Y si ese hubiera sido el caso, también es fácil suponer que el maletín del juez dentro del automóvil no se hubiera encontrado casi intacto. Pero es otra afirmación de Avola la que no solo nos dejó perplejos, sino que nos hace dudar seriamente de lo dicho por el colaborador de justicia. "Nuestro octavo hombre -afirmó- era el Estado, no los servicios secretos. Hicieron una reconstrucción diferente, puedo jurar que no había hombres de los servicios. Yo debía hacerle la guerra al Estado".

Santoro vuelve a la tv 7

Y luego volvió a decir que fue él quien cargó el auto, el Fiat 126 que robó Gaspare Spatuzza, con explosivos, desautorizando lo que dijo el propio exjefe de Brancaccio sobre la presencia de un hombre "que no era de Cosa Nostra" dentro del garaje en calle Villasevaglios. "Creo que vio a Aldo Ercolano -dijo-, yo estaba en el garaje y él no era un hombre de honor. Dijo una parte relevante, pero no fue un autor material de la masacre y puede no conocer algunos detalles de la masacre de Borsellino. O me vio a mí o a Aldo Ercolano. Lo digo con certeza. No había nadie de los servicios, solo jefes y todos de Cosa Nostra". Luego también habló sobre los explosivos utilizados y la preparación del auto.

En el día de hoy, y con respecto a lo declarado por Avola, intervino la Fiscalía de Caltanissetta, a través de un comunicado de prensa firmado por el Fiscal en funciones Gabriele Paci, que vale más que cualquier comentario. Con respecto a la declaración de Avola y su participación en la fase ejecutiva de la masacre de vía d'Amelio, junto a Giuseppe Graviano, Matteo Messina Denaro, Aldo Ercolano y otros, el magistrado nisseno destacó que esta circunstancia había sido referida por primera vez por Avola durante un interrogatorio del año pasado, ante los magistrados de la Dirección Distrital Antimafia (DDA), "después de más de 25 años desde el inicio de su colaboración con las autoridades judiciales". Las investigaciones ordenadas por la Fiscalía, encaminadas a evaluar la veracidad de declaraciones sobre una historia "todavía hoy marcada por misterios y zonas grises", según Paci, "no han obtenido ningún resultado positivo que confirme su veracidad". Más bien, de las investigaciones encomendadas a la División de Investigaciones Antimafia (DIA), señaló, "por otra parte, emergen elementos relevantes de signo contrario que nos llevan a dudar tanto de la espontaneidad como de la veracidad de su historia". En el comunicado de prensa también se menciona el hecho de la comprobada presencia de Avola en Catania "para más con un brazo enyesado, en la mañana anterior al día de la masacre, donde, según la historia del excolaborador, habiendo llegado a Palermo en la tarde del viernes 17 de julio, debería haber estado dentro de una casa ubicada cerca del garaje de calle Villasevaglios, listo, por orden de Giuseppe Graviano, para llenar con explosivos el Fiat 126 que luego fue utilizado como coche bomba".

El Fiscal interino de Caltanissetta, Paci, concluyó diciendo: "Llama la atención, sin embargo, que Avola en lugar de mantener la necesaria confidencialidad sobre lo revelado a esta oficina, prefirió filtrar su presunto protagonismo en la masacre de vía d'Amelio, además de la de Messina Denaro, Graviano y otros, a través de entrevistas y de la publicación de un libro. También nos deja perplejos que impusiera de manera autónoma una especie de 'descubrimiento' comprometiendo así el resultado de futuras investigaciones, luego de que la oficina hubiera procedido a impugnar las numerosas contradicciones en su relato y las evidencias que llevaron a dudar de la veracidad de esta su enésima progresión declarativa".

Santoro vuelve a la tv 6

Perplejidades y dudas

Algunas dudas sobre las declaraciones de Avola ya habían sido expresadas durante el programa por el propio Andrea Purgatori: "Hay cosas que chocan y otras que pueden coincidir -dijo-. Lo primero es que el sistema electrónico vino de Catania, esto se ha comprobado, hay dos dispositivos construidos por una empresa de Treviso que los había vendido a Catania y estos aparatos terminaron no solo en esta masacre. Avola habla de un pequeño y práctico detonador, cuando en realidad la parte que encontraron en vía d’Amelio de ese sistema electrónico era bastante grande, tenía el tamaño de una pequeña computadora. Lo segundo que me llamó la atención es el hecho de que dice que Nitto Santapaola, que era el jefe de la familia catanesa, no estaba de acuerdo con lo que estaba pasando; nosotros sabemos con certeza que Nitto siempre estuvo en contra del plan de masacres de Totò Riina, en contra en secreto. Este es otro aspecto que encaja. Lo que todavía no me cierra es la presencia, con un papel tan crucial, de un catanés en un atentado como el de Paolo Borsellino que fue decidido por la comisión de Palermo".

Incluso Fiammetta Borsellino, en su intervención, prefirió no opinar sobre Avola.

Lo cierto es que es evidente el intento de sacar del escenario de las masacres a la sombra de los servicios y de los sujetos ajenos a Cosa Nostra, a pesar de las múltiples evidencias recogidas hasta ahora entre investigaciones, sentencias y juicios.

El propio Spatuzza, al declarar en el Borsellino quater, dijo claramente: "La persona que estaba en el garaje de donde tomamos los 126 que se usaron en la masacre no era de Cosa Nostra. Estoy seguro. Tengo una diapositiva en mi cabeza y en estos años he tratado de concentrarme en esta persona. También hice una descripción, realizando un reconocimiento fotográfico, pero no es que pueda decir muchas cosas. Entre las posibilidades está que pueda pertenecer a la policía y ellos manejen mi vida, soy el primero que tiene interés en verlo en prisión. Pero no lo recuerdo. Este es un misterio fundamental por resolver y estoy aquí por la verdad". Luego proporcionó más datos sobre ese "señor X" que no pertenecía a Cosa Nostra. "Repito que nunca lo había visto antes, ni nadie me dijo nunca quién era".

Por no hablar de las diversas sentencias sobre la masacre de vía d'Amelio, como el Borsellino ter y el quater, que destacan la posible implicación externa a Cosa Nostra en el crimen.

De todo esto no se habló en la emisión televisiva, así como tampoco se habló de la fotografía en la que se ve al entonces Capitán Giovanni Arcangioli, del Núcleo Operativo Provincial de los Carabineros de Palermo "inmortalizado en el acto de alejarse del lugar de la masacre", en la tarde del 19 de julio de 1992, en dirección a via dell'Autonomia Siciliana, "con el maletín del Magistrado en la mano" (el de Paolo Borsellino, ndr).

Santoro vuelve a la tv 5

Un elemento significativo que encaja en ese agujero negro que caracteriza la desaparición de la Agenda Roja del juez Borsellino. Esa acción representa el hecho más sensacional y dramático porque es evidente que no fueron los hombres de Cosa Nostra quienes la sustrajeron del maletín del juez.

Nuestra redacción fue testigo directo del descubrimiento de la imagen del entonces capitán de Carabineros, Giovanni Arcangioli, sosteniendo el maletín del juez. Y al respecto, nuestro subdirector, Lorenzo Baldo, testificó sobre ese hecho en el cuarto juicio sobre la masacre.

Luego se recuperaron las imágenes televisivas donde aparece retratado Arcangioli (investigado y absuelto del cargo de robo de la agenda), para nada en estado de shock, cuando hacia las 17:30 horas, se aleja rápidamente del automóvil de la víctima con el maletín de cuero en la mano en dirección a vía Autonomia Siciliana. Y también hay otros videos donde aparece el entonces capitán de Carabineros conversando con otras personas.

Lo cierto es que, como dijeron los jueces del Borsellino quater, Arcangioli no dio respuestas satisfactorias sobre ese día, al contrario, emitió "una declaración muy poco convincente" luego de haber tenido un comportamiento "muy grave".

Sabemos que el maletín reapareció en el auto más tarde, aproximadamente una hora después. Fue secuestrado y llevado a la comisaría al día siguiente. La agenda del juez, sin embargo, no estaba ahí. ¿Quién la hizo desaparecer? ¿Por qué? Estas son preguntas que aún no se han respondido veintiséis años después. Que el magistrado tenía el diario consigo ese día es un hecho cierto que los familiares han contado en varias ocasiones y hay varios testigos que informaron que el mismo fue utilizado por el juez Borsellino para tomar notas.

Sin embargo, ayer Santoro afirmó que sería "inverosímil" que Borsellino dejara el diario en el auto mientras tocaba el timbre de la casa de su madre. Según el periodista, por tanto, ¿lo tenía consigo en el momento de la explosión? ¿O no lo tenía en absoluto? Decir y no decir al respecto, dejar la hipótesis abierta, es evidente, desvía la atención del público y sólo crea confusión.

Santoro vuelve a la tv 4

La aceleración de la masacre

Seguramente la agenda roja de Borsellino es una clave importante para entender la razón por la que se tuvo que llevar a cabo un ataque apenas 57 días después de la masacre de Capaci. ¿Qué podría haber escrito Paolo Borsellino en ese diario? ¿Estaban ahí sus intuiciones sobre la muerte del juez Giovanni Falcone (había declarado públicamente que era un testigo que había recogido el pensamiento de Falcone) y sobre ese "diálogo" entre piezas del Estado y Cosa Nostra, que había mencionado a su esposa Agnese antes de ser asesinado junto a cinco agentes de su escolta?

Como ha sucedido en otros homicidios excelentes, no se puede excluir que hubo una convergencia de intereses que llevó a la eliminación de Borsellino y el desvío que se perpetró deja claro que estos no conciernen solo a Cosa Nostra.

Los fundamentos de la sentencia de la Tratativa Estado-Mafia explican los motivos que llevaron a "la repentina aceleración de la ejecución del doctor Borsellino" y se destaca que "el único hecho conocido de cierta relevancia, importancia y novedad que ocurrió en ese período para la organización mafiosa eran las señales de disposición al diálogo -y en esencia, de ceder a la arrogancia mafiosa que culminó en la masacre de Capaci- recibidas por Salvatore Riina a través de Vito Ciancimino, justo en el período inmediatamente anterior a la masacre de vía d'Amelio".

Por qué no hay relación con las licitaciones públicas

Esta es la novedad de esos 57 días, como explica Purgatori en el programa, por lo cual, como hemos dicho en otras ocasiones, no puede considerarse decisivo en la reconstrucción para entender lo que sucedió hace casi 29 años, en las masacres de Capaci, vía d'Amelio y en 1993 los atentados de Florencia, Roma y Milán.

Sin embargo, durante la transmisión tanto Fiammetta Borsellino como Antonio Di Pietro han insistido repetidamente en ese elemento, indicándolo como un posible detonante que condujo a la muerte del magistrado de Palermo.

Santoro vuelve a la tv 3

Y no solo eso, la hija del juez Borsellino afirmó terminantemente que "en la sentencia de la tratativa se dice una mentira" ya que "se dice que mi padre ni siquiera estaba interesado en el dossier de 'mafia y licitaciones' o que no lo conocía, pero no es cierto, porque lo conocía muy bien".

Pero si se lee la sentencia con atención, la consideración de los jueces es diferente, y ciertamente no de manera absoluta.

"Esta investigación -dijeron los jueces de la Corte de Assise de primera instancia- ciertamente no fue la única ni la principal en la que este último (Borsellino, ndr) se interesó en ese período (basta pensar que el Dr. Borsellino, entre otras investigaciones, estaba recogiendo las declaraciones de algunos colaboradores de justicia de Agrigento y, por último, también del palermitano Gaspare Mutolo)". Por lo que se destacó que, en un nivel lógico, no había "certeza de que Borsellino haya tenido tiempo de leer el informe mafia-adquisiciones y hacerse una idea de los temas relacionados, mientras que, por el contrario, es absolutamente cierto que no hubo desarrollo de ese interés en el sentido de actividades investigativas eventualmente realizadas o incluso delegadas, que pudieran haber tenido un protagonismo externo y llegado al conocimiento de los jefes mafiosos, para alarmarlos y empujarlos de repente a acelerar la ejecución del homicidio".

Otro hecho conocido, contado durante la transmisión, era el clima tenso dentro del Tribunal y que el entonces Fiscal Jefe, Pietro Giammanco, le había ocultado al propio Borsellino el informe que confirmaba la llegada a Palermo del TNT que se suponía lo iba a matar.

Sin embargo, sigue siendo sensacional la insinuación de la hija del juez sobre lo que se habría ocultado tras la conocida declaración que su padre le hizo a su madre, Agnese Borsellino, sobre el general Antonio Subranni, quien habría sido "punciutu" (ceremonia en que se pincha el dedo para extraerse sangre y se formula el juramento de ingreso a Cosa Nostra, ndt). Esas declaraciones ("El 15 de julio de 1992, hacia la noche, mientras hablaba con mi esposo en el balcón, lo vi conmocionado. Me dijo textualmente: vi a la mafia en vivo, porque me dijeron que el general Subranni es un punciutu. Tres días más tarde, en el paseo marítimo de Carini, me dijo que no sería la mafia quien lo mataría, de eso no tenía miedo, sino que serían sus colegas y otros quienes permitirían que esto sucediera") según la hija del juez, podrían haber sido el resultado de un "desvío" tramado por alguien dentro de la Fiscalía de Palermo.

Santoro vuelve a la tv 2

La complejidad de Scarantino

Otro tema abordado durante la transmisión fue el de la falsa colaboración de Vincenzo Scarantino. Un tema demasiado complejo para dejarlo a los pocos minutos, considerando que el mismo picciotto della Guadagna fue "inducido a mentir" mezclando lo verdadero y lo falso con elementos "coincidentes", incluso con la declaración de Spatuzza, precisamente para hacer creíble la historia del "títere".

Seguramente las acciones llevadas a cabo en la primera fase de las investigaciones sobre vía d'Amelio son un asunto grave que hay que seguir y sobre el que hay cosas que aclarar, pero el corazón de los misterios de la masacre está en conocer el rostro de aquellos instigadores externos que en el mejor de los casos respaldaron y, en el peor, ordenaron y desempeñaron un papel activo en la ejecución del atentado. Una búsqueda de la verdad que continúa hoy no solo con los juicios en curso en Palermo, Caltanissetta y Reggio Calabria, sino también con la investigación de la Fiscalía de Florencia que tiene como acusados al ex primer ministro Silvio Berlusconi y al senador Marcello Dell'Utri (condenado en forma definitiva por concurso externo en asociación mafiosa).

¿Está en marcha una nueva desviación de la investigación precisamente para confundir las aguas en los múltiples frentes y quitar toda responsabilidad a aquellos sectores desviados del Estado que pueden haber jugado un papel en masacres y tratativas? Una hipótesis, casi una certeza, en el momento en que se quiere dar cuerpo a la imagen de una mafia que ya no dispara y que no quiere más masacres.

A pesar de las amenazas y sentencias de muerte a aquellos magistrados comprometidos en la primera línea del frente contra el sistema criminal y que aún hoy están bajo custodia: desde Nino Di Matteo a Giuseppe Lombardo, pasando por Nicola Gratteri, Luca Tescaroli, Sebastiano Ardita, Roberto Scarpinato, Roberto Tartaglia y Francesco Del Bene, por nombrar solo algunos.

O quizás el "gran juego" es precisamente el de hacerle creer a la gente que el Sistema Criminal no existe y que todo es "solo Cosa Nostra".

--------------------

*Foto de portada: www.antimafiaduemila.com

*Foto 2: www.antimafiaduemila.com

*Foto 3: www.antimafiaduemila.com / El periodista Andrea Purgatori

*Foto 4: www.antimafiaduemila.com / El fiscal adjunto Gabriele Paci, de pie, en la audiencia del juicio por el desvío de vía d'Amelio

*Foto 5: www.antimafiaduemila.com / Antonio Di Pietro

*Foto 6: www.antimafiaduemila.com / Dina Lauricella entrevista a Vincenzo Scarantino

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO