Una nueva investigación de corrupción, conspiraciones, chantajes y prelados
En negocios con intermediarios poco honestos y servicios secretos
 
Por Jamil El Sadi-13 de abril del 2021

Durante años, el Papa Francisco ha demostrado ser un pontífice diferente a sus predecesores, a veces revolucionario. Entre las muchas batallas intestinas de la Santa Sede, una en particular se está volviendo cada vez más "incómoda" para ciertos sistemas del poder. Tan pronto como asumió el cargo, el Santo Padre trató de aportar transparencia a las cuentas de la Santa Sede. Pero inmediatamente la resistencia interna -que aún sigue existiendo hoy- se manifestó con mucha fuerza: hay en juego demasiados intereses financieros.

Y es precisamente en el connubio entre el mundo eclesiástico (espiritual), político y económico-financiero en el que se centra la investigación exclusiva realizada por Report, programa conducido por Sigfrido Rannucci y transmitido anoche en Rai3. Una investigación que ha intentado reconstruir y documentar algunos escándalos recientes a la sombra de la Cúpula que no se han detenido ni siquiera ante los Santos.

Según se desprende de la investigación realizada por Giorgio Mottola para el programa, de hecho, dentro de la Congregación para las Causas de los Santos -comisión vaticana que gestiona los procesos de canonización- un alto funcionario habría pedido un soborno para iniciar el proceso de beatificación de un candidato muy conocido y querido: Aldo Moro. Una historia que tuvo lugar mientras el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos era el cardenal Giovanni Angelo Becciu, exinterino de la Secretaría de Estado (dimitió el pasado mes de septiembre tras acusaciones de malversación de fondos). Según la investigación, lamentablemente, más allá de los exámenes y estudios filosóficos, milagrosos e históricos del sujeto a beatificar, se necesita un buen postulador y, en ocasiones, grandes sumas de dinero. Los milagros no alcanzan.

Además, nuevamente gracias al uso de documentación inédita y testimonios exclusivos, Report también ha reconstruido las inversiones financieras realizadas por la Secretaría de Estado en los últimos años. Esta segunda ruta de investigación comenzó con la compra de los antiguos almacenes de Harrod's en Londres, un edificio que costó a la Santa Sede más de 400 millones de euros y que hoy no valdría más de 290 millones. Pero es el lado oscuro del asunto lo que realmente sorprende. Detrás de las inversiones sospechosas, hechas con el dinero de los fieles, se esconden empresarios sin escrúpulos, intermediarios poco honestos, religiosos corruptos y una guerra dentro de los servicios secretos italianos, probablemente también ligada a la caída del segundo gobierno de Conte.

En síntesis, la investigación de Report da una buena idea del entorno que se vive dentro de las habitaciones del Vaticano: hacedores de santos y corredores; inversiones de millones de euros del patrimonio de la Santa Sede y toma imprudente de bancos; conspiraciones y chantajes; prelados en negocios con intermediarios sin escrúpulos y en contacto con los servicios secretos. Una Iglesia todavía demasiado escandalosa que confirma cada vez más su entidad como sistema de poder y cada vez menos como "morada del Señor". El Vaticano sigue siendo, por muchas razones, la misma Santa Sede inmoral que denunció a Giordano Bruno, uno de los más grandes filósofos italianos del siglo XVI, quemado por la propia Iglesia el 17 de febrero del 1600 en Campo dei Fiori, Roma. "La religión [...] y en particular la católica romana -dijo Bruno- debe cambiar, volver a sus orígenes, debe ser un instrumento de hermandad y convivencia civil entre los hombres y no un centro de poder".

Y es precisamente ante la magnitud de estos escándalos que investigaciones como la llevada a cabo por Report son de vital importancia para arrojar luz sobre los asuntos y las relaciones de poder del Estado Vaticano (que todavía guarda silencio); y para que se tomen las distancias adecuadas (para los creyentes) de una Iglesia alejada de los más pequeños, de los olvidados y demasiado cercana a los ricos y poderosos.

"Esta no es la Iglesia -dijo Siegfried Rannucci durante el programa- no se puede manchar con el comportamiento de cuatro personas. Afortunadamente, la iglesia de Bergoglio mostró sus anticuerpos. Necesitamos una Iglesia que recoja los pedazos de una humanidad que emerge desintegrada por el virus, necesitamos una Iglesia que se ocupe de los más frágiles y de los que viven en la periferia del corazón".

----------------------

*Foto de portada: www.semana.com

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO