Mafia y poderes ocultos-Primera parte
 
Por Giorgio Bongiovanni-12 de abril de 2021

En los últimos días, en el canal de televisión Nove, se emitió el video de investigación Matteo Messina Denaro-Il Superlatitante, (Matteo Messina Denaro-El Super Fugitivo) producido por Videa Next Station para Discovery Italia, desarrollado por Giovanni Tizian y Nello Trocchia en colaboración con el periódico Domani.

Un especial que suena no solo a una oportunidad perdida, sino que por momentos también resulta engañoso sobre el rol que todavía hoy tiene el jefe de Trapani, el último jefe de las masacres que permanece prófugo.

Y lo decimos sin quitarle mérito al compromiso de los reporteros que contaron la historia.

Porque si bien por un lado es ciertamente respetable la opción de haber dado voz a los familiares de las víctimas de las masacres de via dei Georgofili y de vía Palestro, junto a las intercepciones más recientes de sus asociados que hablan de su figura, o las declaraciones de algunos colaboradores de justicia, por el otro están las opciones cuestionables de entrevistar a personajes ambiguos.

Mucho se habló del primer Matteo Messina Denaro, el joven "killer" y el "latin lover" que ama la buena vida, a pesar de estar escondido. Solo unos pocos indicios sobre sus grandes conexiones con el sistema político, empresarial y masónico que, probablemente, garantizan su fuga. Nada sobre esos autores intelectuales externos de las masacres que acompañaron a Cosa Nostra en aquella estrategia de ataque al Estado. Por esta razón, el producto final, en nuestra opinión, fue solamente mediocre.

Y de esta forma, el riesgo de que la opinión pública tenga una idea incompleta sobre el fugitivo más famoso del mundo es muy alto.

Pero es sobre todo en el dossier periodístico "Dopodomani", publicado por el diario, donde quedamos desconcertados. Porque es ahí donde vimos graves errores, en el mejor de los casos por desatención, en el peor por voluntad "desviante" y "manipuladora" sobre el papel que todavía hoy tiene Messina Denaro dentro del Sistema Criminal.

Dossier Messina Denaro 10

Y esto sucede a través de Giacomo Di Girolamo, autor del libro "El invisible-Matteo Messina Denaro". ¿Cómo? En el momento en que menosprecia seriamente toda la historia del proyecto de atentado contra el magistrado Nino Di Matteo, sugiriendo que se trata de una farsa generada por colaboradores de justicia que habrían presumido de conocimientos y hechos. Y lo hace a pesar de los hallazgos encontrados por los propios fiscales nissenos y la convergencia en los relatos de colaboradores de justicia considerados fiables por las fiscalías. La investigación del atentado a Di Matteo fue archivada, como también consta en el expediente, pero guardar silencio sobre aquellas conclusiones de los fiscales en las que se destaca que nunca se levantó la orden de la pena de muerte es una omisión grave. Una investigación siempre lista para ser reabierta mientras se sigue buscando el TNT que llegó a Palermo para atentar contra el magistrado antimafia. ¿Cuestión de ignorancia? ¿De prejuicios? ¿De superficialidad? De todos modos, es grave.

Porque al hacer esto, se le hace el juego a aquellos que quieren aislar, deslegitimar y matar a esos magistrados que son incómodos para el poder y que durante años han estado buscando la verdad sobre las masacres. Un juego que también le gusta a Matteo Messina Denaro, que sigue prófugo.

Del jefe de Castelvetrano (una figura mucho más importante que un fugitivo que "sólo se ocupa de sus propios asuntos"), de las protecciones con las que cuenta gracias al Estado-mafia, del atentado a Di Matteo y de esos relatos inquietantes sobre el jefe mafioso y sus "amigos romanos", hablaremos en profundidad a continuación. Porque la mafia puede haber cambiado de "política" para permanecer sumergida y oculta, pero aún no ha sido vencida y la estrategia de masacres no es solo un recuerdo lejano.

Dossier Messina Denaro 5

Muchos apodos, una sola cara

Diabolik, U siccu, Alessio, Luciano, "La testa dell'acqua", Iddu, "U Diu", el Premier, "el conocido", tantos apodos para indicar un solo nombre: Matteo Messina Denaro.

El capo de Castelvetrano está prófugo desde 1993 y los veintiocho años de fuga no le han impedido llevar a cabo homicidios, masacres y crímenes atroces, ni gestionar negocios millonarios en los más variados sectores.

Sobre él se han escrito libros, artículos y programas de televisión.

Lo cierto es que el suyo es un "currículum" del más alto rango en la organización criminal siciliana.

Primero junto a su padre, don "Ciccio", Francesco Messina Denaro. Luego, a la muerte de este último, se abrió paso entre los "corleoneses", siendo "adoptado" por el propio Riina, hasta llegar a convertirse en protagonista de las masacres del crimen organizado siciliano.

Autor, según los investigadores, de al menos setenta homicidios ordenados y como ejecutor, en los primeros meses de 1992, junto con otros jefes de Brancaccio, el joven "Diabolik" formaba parte del grupo que iba a matar a Giovanni Falcone en Roma, a tiros de Kalashnikov, fusiles y revólveres. Salvatore Riina, quizás "llevado de la mano" por alguien, como más tarde contó el arrepentido Salvatore Cancemi, cambió de opinión repentinamente, optando por otro lugar y por una forma decididamente más impactante.

Y así fue el atentado en la carretera, cerca de Capaci, donde murieron Giovanni Falcone, Francesca Morvillo, Vito Schifani, Antonio Montinaro y Rocco Dicillo.

También por ese atentado, así como por la masacre de via d'Amelio, fue considerado responsable como autor intelectual, en el juicio de primera instancia celebrado ante la Corte d'Assise de Caltanissetta, que lo condenó a cadena perpetua.

Una sentencia que de hecho confirma que hubo una conexión entre las bombas de 1992 reivindicadas por Totò Riina y los atentados en el norte de Italia.

La obra sangrienta de Messina Denaro también se extiende a otros hechos.

También en ese caluroso verano de 1992, poco antes del atentado en el que murieron Paolo Borsellino y los agentes de su custodia (Agostino Catalano, Vincenzo Li Muli, Walter Eddie Cosina, Emanuela Loi y Claudio Traina), participó como ejecutor material en uno de los crímenes más crueles de Cosa Nostra: el doble asesinato de la pareja Vincenzo Milazzo (jefe del clan de Alcamo que había comenzado a mostrarse intolerante con la autoridad de Riina) y Antonella Bonomo (embarazada de tres meses, considerada un testigo incómodo de los negocios de Cosa Nostra).

Dossier Messina Denaro 4

En 1993, con tan solo 31 años, se mostró partidario de continuar la estrategia de los atentados con bombas junto a los jefes Leoluca Bagarella, Giovanni Brusca y los hermanos Filippo y Giuseppe Graviano. Es el año de las masacres de Florencia, Milán y Roma, que provocaron un total de diez muertos (entre ellos Nadia y Caterina Nencioni, de 9 años y 50 días respectivamente) y 106 heridos a los que hay que sumar el daño al patrimonio artístico. Masacres por las que fue condenado a cadena perpetua con sentencia firme en el 2002.

Esto ya sería suficiente para comprender el peso de Matteo Messina Denaro. Pero hay mucho más.

La escalada de Cosa Nostra

Continuando con la lista de hechos y fechorías, se sabe que en noviembre de 1993 Messina Denaro estuvo entre los organizadores del secuestro del pequeño Giuseppe Di Matteo, de tan solo 12 años, para obligar a su padre Santino a retractarse de sus revelaciones sobre la masacre de Capaci. Después de 779 días de prisión, el pequeño Di Matteo fue brutalmente estrangulado y su cadáver disuelto en ácido. Otro asesinato atroz con una nueva cadena perpetua, esta vez en apelación.

A pesar de su larga vida en la clandestinidad, como lo demuestran decenas de investigaciones y testimonios, nunca perdió el control de la gestión del distrito de Trapani y, tras las detenciones de jefes históricos como Bernardo Provenzano (2006) y Salvatore Lo Piccolo (2007) se convirtió, sin dudas, en el verdadero referente de Cosa Nostra.

En la provincia de Trapani, según los últimos informes de la División de Investigaciones Antimafia (DIA), Messina Denaro reina en forma indiscutible sin, aparentemente, insertarse en las opciones criminales a nivel interprovincial y regional.

Si en el reciente intento de reconstruir la Cúpula de Palermo no fue consultado, tampoco lo había sido en el 2008 (operación Perseo) cuando en forma clara dispensó consejos que condicionaron las elecciones de la organización en la capital.

Consejos que no son desdeñados aún hoy, al menos de acuerdo con lo que surgió de los documentos de la operación antimafia 'Xydi'. En la investigación de la Fiscalía de Palermo también aparece el nombre del jefe de Trapani.

Dossier Messina Denaro 3

En una escucha telefónica el jefe Giancarlo Buggea, un hombre de honor de la familia de Canicattì, habló de la prímula roja mientras leía un papel escrito a mano: "Messina Denaro. Iddu, la madre del sobrino que está aquí, es mi comadre, se apoderaron de todos los telegramas enviados por el correo de Canicattì, para ver, para comprender". El "sobrino" del que se habla es Girolamo Bellomo, esposo de Lorenza Guttadauro, hija de la hermana del super fugitivo.

La Dirección Distrital Antimafia (DDA) de Palermo señala a Buggea como el hombre "en condiciones de entablar relaciones directamente con Matteo Messina Denaro, siendo consciente de la muy secreta red de comunicaciones y de protección utilizada por el jefe fugitivo de Cosa Nostra".

En otro encuentro Buggea también habló del jefe de Castelvetrano. "¿Los de Trapani saben dónde está?", le preguntó el afiliado. "Ellos saben...", respondió el jefe. "Deberíamos decirle a Matteo, necesitamos dos más para ir allá", dijo todavía el interlocutor. Según los investigadores, se hizo referencia a un acuerdo sobre el que Messina Denaro debía dar su consentimiento.

Es la prueba de que el super fugitivo es reconocido como un referente importante, no solo en Trapani, donde reina de manera absoluta, sino también fuera de allí.

Lo cierto es que desde hace algunos años el círculo alrededor del jefe de Trapani se ha vuelto cada vez más estrecho.

Riquezas infinitas

A pesar de los numerosos arrestos de sus hombres más leales, de familiares y de las continuas incautaciones de bienes (según estimaciones hasta la fecha, se habrían incautado activos por más de 3.500 millones de euros, ndr), el jefe de Trapani sigue en libertad y tejiendo importantes relaciones con sujetos del más alto nivel en el ámbito político y empresarial, y acumulando riquezas infinitas.

Un ejemplo lo darían las relaciones que su familia habría tenido con el exsenador de Forza Italia, Antonino D’Alì, exsubsecretario del Interior de 2001 a 2006, quien fue procesado por concurso externo en asociación mafiosa.

Actualmente tramita en Palermo el recurso de apelación luego de que la Casación anulara con reenvío la sentencia absolutoria anterior (y declarara prescritos los hechos anteriores a 1994).

A nivel económico, es bien conocido el negocio del jefe de Castelvetrano con Giuseppe Grigoli, el rey de los supermercados, testaferro y blanqueador de dinero de los clanes de Trapani. Y en los últimos años se ha conocido su gran interés por el sector turístico y las energías alternativas. Las investigaciones llevaron a la incautación de activos de empresarios considerados prestanombres del jefe: Carmelo Patti, dueño de Valtur, y el empresario del sector eólico, Vito Nicastri. Este último fue condenado el pasado mes de octubre por un juez de Palermo a 9 años de reclusión, en trámite abreviado, por el delito de concurso externo en asociación mafiosa.

Dossier Messina Denaro 2

Pero investigaciones más recientes como la denominada "Eden 3", que dio lugar a tres arrestos en noviembre del año pasado y a 19 indagados por tráfico de drogas entre Campobello di Mazara y Milán, han revelado la existencia de vínculos e intereses también en el ámbito del tráfico de drogas.

Entre las figuras involucradas en la investigación se encuentran Giacomo Tamburello, Nicolò Mistretta y el exabogado Antonio Messina, considerados los "jefes de la asociación" y muy cercanos a Messina Denaro.

Otro dato interesante surgido en la investigación es el contacto que algunos personajes sicilianos han tenido con figuras como Giuseppe Calabrò, vinculado a los clanes de San Luca, Vincenzo Stefanelli (bajo investigación), ya involucrado en el secuestro de Tullia Kauten (1981), vinculado a las 'ndrinas de Liguria y a Calabrò, y Giovanni Morabito, según los investigadores vinculado a "la articulación milanesa de la' ndrina Morabito", de Africo.

Un eje, el existente entre Cosa Nostra y la 'Ndrangheta, que se confirma con los relatos de numerosos colaboradores de justicia, no solo en el narcotráfico.

En los años noventa, el propio Riina pasó unas vacaciones en Calabria.

Un ejemplo concreto de las sinergias entre Cosa Nostra y la 'Ndrangheta es sin duda el homicidio del juez Scopelliti, asesinado el 9 de agosto de 1991 en Villa San Giovanni cuando regresaba a Campo Calabro. La Fiscalía de Reggio Calabria reabrió el expediente de la investigación incluyendo a 17 personas en el registro de sospechosos, entre jefes y afiliados a clanes sicilianos y calabreses: entre los nombres también figura Matteo Messina Denaro, buscado desde 1993.

El fiscal adjunto de Reggio Calabria, Giuseppe Lombardo, está investigando desde hace ya algún tiempo la participación del crimen organizado de Calabria en homicidios excelentes y masacres, tanto que se celebró un juicio ante la Corte d’Assise de Reggio Calabria, caratulado 'Ndrangheta Stragista, en el cual en el pasado mes de julio se condenó a cadena perpetua a Giuseppe Graviano y a Rocco Santo Filippone, acusados ​​de ser los instigadores de una serie de atentados contra los Carabineros ocurridos entre 1993 y 1994, en los que también murieron los militares del arma Fava y Garofalo.

Pero el eje Sicilia-Calabria surge también en la historia reciente, debido a las declaraciones de un colaborador de justicia como Vito Galatolo, que informó que Cosa Nostra les compró el TNT a los calabreses para eliminar a otro magistrado: Nino Di Matteo.

Dossier Messina Denaro 9

La carta de Messina Denaro y el atentado contra Di Matteo

Y diga lo que diga el Di Girolamo de turno no se trata sólo de rumores de algún colaborador de justicia. Porque también hay escuchas telefónicas como aquellas en las que se graba a Galatolo hablando con su esposa. En ellas le confía a la mujer que estuvo muy involucrado en la preparación de un ataque contra un magistrado. Y lo hace refiriéndose, entre otras cosas, a la fiesta de la Inmaculada Concepción del 8 de diciembre del 2012, cuando tuvo que salir de casa para participar de forma urgente en una de las reuniones operativas. Esto sucede antes de su colaboración con la justicia.

De este proyecto de masacre nos hemos ocupado varias veces en los últimos años. Una historia que ha vuelto a cobrar protagonismo tras las recientes declaraciones del colaborador de justicia Alfredo Geraci, un ex mafioso de Porta Nuova y un hombre reservado muy cercano al jefe Alessandro D'Ambrogio, que confirma algunos detalles ya proporcionados por Galatolo.

Ambos hablan precisamente de ese diciembre del 2012 cuando el jefe de Palermo, Alessandro D'Ambrogio (jefe de Porta Nuova), Girolamo Biondino (jefe en San Lorenzo), Vincenzo Graziano y Vito Galatolo (Acquasanta) se encontraron en secreto después de una reunión con otros jefes de la mafia. Un encuentro para hablar sobre un tema específico: la organización del atentado contra el magistrado de Palermo.

Una petición que llevaba una firma de peso: la del jefe Matteo Messina Denaro.

Ambos arrepentidos confirmaron que el jefe de Trapani había enviado cartas explicando que Di Matteo tenía que ser detenido porque "había ido demasiado lejos".

De estos elementos Vito Galatolo, que desde el 2014 decidió "quitarse un peso de la conciencia" y se convirtió en colaborador de justicia, ha hablado en varios juicios.

"La primera carta me la trajo Biondino (Girolamo, jefe de San Lorenzo y hermano del famoso Salvatore, conductor histórico de Totò Riina y depositario de los secretos del jefe corleonés) junto con Graziano y empezaba así: 'querido hermano, espero que estés bien' –contó el arrepentido durante el juicio sobre la Tratativa Estado-Mafia–. Messina Denaro quiso señalar que yo era el jefe de Resuttana y Biondino el de San Lorenzo. En esa carta menciona el atentado y pregunta por la disponibilidad de cada lugar para llevarlo a cabo, pero no explica los motivos. La primera carta estaba escrita en cursiva y la segunda en letras mayúsculas. En la segunda, sin embargo, se explican las razones del atentado, pero la rompimos de inmediato. Sobre el ataque, me dijo Biondino, no debíamos hablar con nadie, porque se mataría incluso a los niños".

Dossier Messina Denaro 8

El atentado a Di Matteo también se discutió en la segunda carta. "En esa carta se explicaron los motivos y se hizo referencia a los juicios. Había que dar una señal de que la mafia estaba siempre dispuesta a reaccionar ante el Estado –dijo Galatolo – y se hablaba de manera afectuosa. Además del ataque a Di Matteo, también se hablaba de eliminar a los dos arrepentidos, "Manuzza", Nino Giuffré y Gaspare Spatuzza. Si accedíamos a llevar a cabo el ataque tendríamos que contarle a Mimmo (Biondino) porque él sabía cómo organizar. Biondino se debía ocupar específicamente de los explosivos. También había que recaudar dinero. Y cada distrito tenía que poner dos personas".

Según Galatolo, los que le habían pedido a Messina Denaro que matara al magistrado habrían sido personajes externos a Cosa Nostra, "los mismos que en el caso de Borsellino".

Ese proyecto de muerte, quizás también gracias a las palabras del exjefe de Acquasanta, aún no se ha llevado a cabo, pero, como dijeron los magistrados nissenos en la solicitud de archivo de las investigaciones, se trata de un proyecto de atentado "aún en curso".

Queda por entender por qué una figura como Matteo Messina Denaro, actual jefe de Cosa Nostra, en medio de su evasión, decidió volver a esa estrategia de masacres y les pidió a los palermitanos que actúen.

Una decisión inquietante y terrible que evoca también la temporada de crímenes excelentes, dejada de lado justo después del ataque al Estado a principios de los años noventa.

Dossier Messina Denaro 7

La aprobación de Riina

Una decisión que, apenas un año después de aquellas cartas, fue respaldada de alguna manera por el Jefe de Jefes, Totò Riina, que lanzó sus flechas contra el magistrado desde la prisión "Opera" de Milán. Es así como se consigue lo que se puede definir como la "convergencia de dos pruebas autónomas".

Por un lado, las declaraciones de algunos de los protagonistas de aquellos encuentros en los que se habló del proyecto de atentado. Por otro, la voz de Riina desde la cárcel.

El jefe corleonés esperaba que el atentado se llevara a cabo lo antes posible. "Dije que lo hago terminar peor que el juez Falcone", dijo el jefe corleonés el 16 de noviembre del 2013 al jefe de Apulia, Alberto Lorusso, durante la hora de aire.

"Entonces organicemos esto. Hagámoslo a lo grande y no hablemos más –continuó diciendo 'U curtu– porque este Di Matteo no se va, se hizo reforzar, reforzaron su escolta. Entonces si fuera posible matarlo, una ejecución como eran las de aquel tiempo en Palermo".

Esas sangrientas y dramáticas conversaciones fueron grabadas por los investigadores que durante algún tiempo habían puesto al jefe mafioso bajo intercepción. Durante el paseo, Riina también habló libremente sobre pasados ​​atentados, como el realizado contra Rocco Chinnici en 1983.

En esos diálogos de Riina hay signos de intolerancia hacia Messina Denaro. Al mismo tiempo, a pesar de los desacuerdos en la gestión diaria de Cosa Nostra, esas grabaciones muestran la perfecta armonía entre ellos cuando es necesario emprender estrategias importantes como la de matar al magistrado Di Matteo, que en ese momento conducía las delicadas investigaciones con el grupo de fiscales antimafia de Palermo (Del Bene, Teresi y Tartaglia, ndr) y se disponía a iniciar un proceso, el de la Tratativa Estado-Mafia, llevando ante los estrados de los tribunales a altos funcionarios institucionales. Un marco de tiempo que no puede pasar desapercibido.

(Continúa)

-----------------------

*Foto de portada: reelaboración gráfica de Paolo Bassani

*Foto 2: Nino Di Matteo © Imagoeconomica

*Foto 3: Masacre de Capaci © Shobha

*Foto 4: Leoluca Bagarella © Letizia Battaglia

*Foto 5: Francesco Messina Denaro, a la izquierda, y su hijo Matteo

*Foto 6: Antonino D’Alì © Imagoeconomica

*Foto 7: Giuseppe Lombardo © Imagoeconomica

*Foto 8: Gaspare Spatuzza

*Foto 9: Salvatore "Totò" Riina © Fotogramma

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO