Por Giorgio Bongiovanni-25 de febrero de 2021

“Todo es falso, falso es todo”

(Giorgio Gaber) (*)

Desde hace algunos años, en estas páginas y en decenas y decenas de editoriales, nos encontramos comentando e interviniendo respecto a algunas declaraciones que Fiammetta Borsellino, hija del juez asesinado en vía d'Amelio junto a los agentes de su custodia (Agostino Catalano, Walter Eddie Cosina, Emanuela Loi, Claudio Traina y Vincenzo Li Muli), ha realizado reiteradamente en diversos discursos públicos o entrevistas.

En varias ocasiones hemos escrito y reconocido que, con una verdad sólo parcial sobre los hechos relacionados con el atentado del 19 de julio de 1992, es legítimo sentir rabia y sed de justicia. Más aún ante un hecho que legítimamente puede definirse como una masacre de Estado y que ha padecido el desarrollo de un desvío investigativo originado desde la desaparición de la agenda roja del juez.

Y una vez más, al leer las declaraciones de Fiammetta Borsellino, constatamos la presencia de una profunda y rencorosa obstinación contra un magistrado en particular: el fiscal de Palermo y hoy consejero togado del CSM Nino Di Matteo.

Una obstinación injustificada e injusta a la luz, como hemos recordado en repetidas ocasiones, del papel que el mismo asumió en los juicios de la masacre de vía d'Amelio.

Como fiscal adjunto, se ocupó sólo marginalmente de las investigaciones que luego surgieron en el "Borsellino bis" (donde ingresó con el juicio ya iniciado, ndr), mientras que instruyó desde el inicio las investigaciones del "Borsellino ter", el expediente dedicado a esclarecer responsabilidades internas y externas a Cosa Nostra, que derivó en la condena de todos los jefes de la Comisión provincial y regional y que no fue golpeado por el famoso "ciclón Spatuzza", que cuestionó la verdad contada por el falso arrepentido Vincenzo Scarantino, reescribiendo un pedazo de historia sobre el atentado.

En ese proceso, de hecho, ni siquiera se utilizaron las declaraciones del "títere" precisamente porque había fuertes límites con respecto a las mismas.

En la entrevista al Riformista, diario dirigido por Pietro Sansonetti, una vez más se vuelve a plantear la famosa pista de la relación mafia-negocios como motivo de la aceleración que llevó al atentado y a la muerte del juez, desviando la atención de todos los aspectos concernientes a la tratativa Estado-mafia. Y esto a pesar de que existen sentencias y juicios en curso que se encargan de esclarecer estos aspectos.

Y cada vez que se habla del archivo de la investigación por parte del Ministerio Público de Palermo, justo el 20 de julio de 1992, nunca se recuerda que dicha investigación se basó en una información "incompleta" de la policía, privada de los nombres de políticos relevantes que luego aparecieron en una informativa agregada a un expediente de otra Fiscalía.

Dado que pensamos que la señora Fiammetta Borsellino es absolutamente consciente de los temas que trata y es inteligente, estamos seguros de que ha tenido la oportunidad de profundizar en los mismos. Lo que no entendemos a nivel lógico, salvo que se trate de sentimientos de odio (esperamos que no sea así), es precisamente la naturaleza de ese encono hacia Nino Di Matteo.

Esto sucede a pesar de que este último nunca fue inscripto en el registro de sospechosos por el desvío investigativo de la masacre de via d'Amelio. Un proceso que tuvo bajo investigación a los magistrados Anna Maria Palma y Carmelo Petralia, por cargos de calumnia agravada, y que fue archivada por el juez de instrucción de Messina a solicitud del mismo Ministerio Público, ya que "ninguna conducta ha sido identificada ni por parte de los magistrados investigados, ni por otras figuras del Poder Judicial, que hayan puesto en marcha una conducta real y consciente para contaminar las declaraciones, ciertamente falsas, de Vincenzo Scarantino".

Y si bien el propio Di Matteo explicó en varias ocasiones (proceso por desvío investigativo contra la policía, juicio Borsellino quater, Comisión Parlamentaria Antimafia y CSM) y en forma detallada sobre cómo se desarrollaron los hechos en esos años, a cada rato se lo vuelve a mencionar injustamente.

Fiammetta Borsellino 2

En este punto nos gustaría hacerle algunas preguntas a Fiammetta Borsellino.

¿Cree que todas las instituciones que se ocuparon de la masacre de vía d'Amelio, los órganos de instrucción y de juzgamiento de todos los juicios, deberían ser sometidos a medidas disciplinarias, son incompetentes o peor aún corruptos? Y queremos saber si entre ellos también incluye a los miembros del CSM, a los fiscales y jueces de la Fiscalía de Messina, al juez de Instrucción de Catania que archivó la investigación sobre los fiscales adjuntos de Caltanissetta Palma y Di Matteo por carecer de cualquier "comportamiento omisivo" con respecto al relato de la presentación diferida del juicio "Borsellino bis" y los careos entre Scarantino y los colaboradores Totò Cancemi, Gioacchino La Barbera y Mario Santo Di Matteo.

¿Cree que todas las oficinas institucionales que de alguna manera han absuelto, archivado o no investigado al magistrado son corruptas?

¿La señora Fiammetta Borsellino asume la responsabilidad de interrogar y acusar de complicidad correntista al CSM, cuando el propio Di Matteo no pertenece a ninguna corriente?

¿Conoce todo el espinoso asunto de la relación mafia-negocios o se detiene sólo en la reconstrucción incompleta que algunos interesados ​​quieren sacar a relucir?

Causa asombro comprobar que la pista por la muerte de Borsellino es la "favorita" de la defensa Mori-Subranni-De Donno en el juicio Estado-mafia.

Así como sorprende, en un mundo al revés donde lo verdadero y lo falso se mezclan continuamente, ver cómo algunos familiares de víctimas de la mafia acogen, total o parcialmente, sugerencias y consideraciones de quienes no quieren que se conozcan ciertas verdades.

Y quien se beneficia de todo esto es precisamente ese grupo de hombres-bisagra que han obedecido las órdenes de un Estado mafioso que literalmente armó el brazo de Cosa Nostra para sembrar bombas y destrucción en el bienio 92/93 y más.

Y es un hecho que la verdad de la tratativa Estado-mafia es inconveniente para muchos.

Fiammetta Borsellino, lo ha reiterado varias veces con sus declaraciones, abraza plenamente consideraciones como las de la abogada Rosalba Di Gregorio, quien defiende a algunos de los recluidos con cadena perpetua, injustamente condenados en base a las declaraciones de Scarantino.

Para concluir, en la entrevista con el Riformista, Fiammetta Borsellino afirma, refiriéndose claramente a Di Matteo, que "no puede considerarse heredero de mi padre quien no implemente sus enseñanzas y también las de Giovanni Falcone".

Entonces ¿quién estaría cerca de las ideas y la ética del padre? ¿Los abogados de los jefes de las masacres que asesinaron a Paolo Borsellino?

Lo repetimos una vez más, sin menoscabar el derecho a la defensa y la legitimidad de los abogados en el ejercicio de su profesión, es un hecho conocido que la abogada Di Gregorio no solo es la defensora de una de las víctimas del falso arrepentido Vincenzo Scarantino (Gaetano Murana, ndr), sino que ya había sido la abogada del jefe corleonés Bernardo Provenzano y también del jefe de Santa Maria del Gesù, Pietro Aglieri, ambos miembros de la cúpula de Cosa Nostra y condenados en forma definitiva a varias cadenas perpetuas por diversas masacres, entre ellas la de vía d'Amelio.

Di Gregorio, la misma que durante una audiencia del "Borsellino ter", el colaborador de justicia Totò Cancemi afirmó que era cercana a los círculos de los servicios secretos. Concretamente, dijo que, mientras se encontraba en los tribunales de Palermo, la abogada Rosalba Di Gregorio le confió que se había enterado de que había un importante corleonés prófugo en contacto con los servicios secretos. Cancemi explicó que el prófugo al que se refería era Bernardo Provenzano. Reconocemos que la propia Di Gregorio siempre desmintió esas declaraciones, pero si se cree que Cancemi dijo la verdad sobre Scarantino ¿por qué debería haber mentido sobre la abogada?

¿Y qué piensa Fiammetta Borsellino de los magistrados de Caltanissetta que investigaron el proyecto de atentado contra el propio Nino Di Matteo, con una condena a muerte ordenada por el jefe de jefes, Totò Riina, y por el super fugitivo Matteo Messina Denaro? Un proyecto de atentado cuya orden de golpear a Di Matteo, dicen los propios magistrados de Caltanissetta en el decreto que ordena archivar el expediente, "sigue operativo". ¿Están cerca de las ideas del padre?

Para todas estas preguntas sería bueno, tarde o temprano, tener una respuesta.

Pero tenemos el temor y la amargura de que la señora Fiammetta Borsellino haya olvidado quien realmente, tanto en la información como en el poder judicial, ha dedicado su vida, con desinterés, a buscar la verdad sobre el asesinato de su padre.

-------------------

(*)Cantante y poeta italiano

*Foto de portada: Reelaboración gráfica de Paolo Bassani

*Foto 2: © Imagoeconómica / El consejero togado, Nino Di Matteo

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO