napolitanoPROCESO JUDICIAL ESTADO-MAFIA: NAPOLITANO ANTE LA CORTE
Por Lorenzo Baldo - 25 de Septiembre de 2014
Cuando el río suena, agua lleva. Después de los sibilinos intentos de esquivar a la justicia el Presidente de la República, Giorgio Napolitano, declarará próximamente en el proceso judicial sobre la negociación Estado-mafia. Así lo estableció Alfredo Montalto, Presidente de la Corte de Palermo. En la ordenanza quedó establecido que la audiencia, que se trasladará al Quirinal (Palacio de la Presidencia de la República), se realizará a puertas cerradas. De esta forma no participarán ni los imputados, ni mucho menos el público. De la misma forma que no se dispondrá de ninguna conexión a través de videoconferencia con los imputados, entre los que se encuentran los jefes mafiosos del nivel de Salvatore Riina, Leoluca Bagarella y Antonino Cinà.

El Presidente de la República se encontrará únicamente frente a los Jueces de la Corte, los Fiscales y los abogados. Y ¿qué dirá? Como es sabido el pool que investiga sobre la negociación (los Fiscales Nino Di Matteo, Francesco Del Bene y Roberto Tartaglia, coordinados por el Fiscal adjunto Vittorio Teresi) había presentado una solicitud para aclarar las confidencias que el mismo Jefe de Estado habría recibido de su asesor jurídico, Loris D'Ambrosio.
napoEl 18 de Junio de 2012, un mes antes de morir, D’Ambrosio escribió una carta a Napolitano en la que, entre otras cosas, decía estar bastante preocupado “por haber sido considerado solo un ingenuo y útil escribano para servir de escudo para pactos impronunciables”. Por lo tanto para los magistrados era necesario aclarar este pasaje pidiendo explicaciones directamente al destinatario de dichas recriminaciones. “El testimonio del Jefe de Estado, Giorgio Napolitano, en el juicio sobre la negociación entre Estado y mafia – declaró el Fiscal Nino Di Matteo en la audiencia del 26 de Septiembre de 2013 – es sin lugar a dudas pertinente y relevante en esta sede de debate judicial”.
 Un mes más tarde, el 31 de Octubre, el Presidente de la República envió una carta a la Corte. En la misiva, a pesar de manifestar una tímida disponibilidad, confirmaba que no tenía nada que decir sobre los temas del juicio. Posteriormente la Abogacía General del Estado y los abogados del ex Senador Marcello Dell'Utri presentaron una solicitud a los Jueces para revocar la declaratoria de Giorgio Napolitano ya que era “superflua”. Una instancia que al día de hoy ha sido rechazada. A este punto la Corte establecerá un contacto con el Quirinal para definir la fecha del interrogatorio al Jefe de estado. “Acusamos recibo de la decisión de la Corte que ha admitido nuestra solicitud”, comentó en caliente el Fiscal Nino Di Matteo. “Nosotros ya habíamos ilustrado los motivos por los cuales considerábamos pertinente y relevante el testimonio del Jefe de Estado, Giorgio Napolitano, en este juicio – subrayó el magistrado – la Corte ya había admitido la prueba y hoy rechazó la instancia de algunos defensores de revocar la ordenanza de admisión basándose en una carta que el Jefe de Estado había enviado a la Corte”.
Fue inmediato el comentario de la Asociación de los familiares de las víctimas del atentado de calle de los Georgofili, en su calidad de parte civil admitida en el juicio. “Esperamos que el Presidente de la República reciba a la Corte de Palermo – escribió en una nota su presidenta Giovanna Maggiani Chelli –, para aclarar con su testimonio, de una buena vez, algo más sobre lo que ocurrió a nivel institucional en 1993, cuando murieron nuestros hijos”. Pero de todos modos Chelli se manifestó disgustada por no poder presenciar como parte civil el interrogatorio de Napolitano. “Nuestra presencia habría sido muy gratificante – afirmó – y la habríamos considerado muy positivamente por lo que hemos padecido”.
De Mita y el espejo del poder
Presidente del Consejo de Ministros, Secretario nacional y luego Presidente de la Democracia Cristiana, cuatro veces Ministro. Diputado desde 1963 hasta 2008, y Parlamentario Europeo desde 2009, actual Alcalde de Nusco (Avellino), Ciriaco De Mita declaró hoy en el proceso judicial sobre la negociación. “No recuerdo... es más no es que no recuerdo... es que no he participado”, “no me podéis hacer estas preguntas”, “¿Vincenzo Scotti? Se dimitió como Ministro del Interior para no perder la inmunidad parlamentaria”, “¿la negociación? Nunca supe de ella”, “¿Mancino? Las relaciones amigables se interrumpieron en 2008” “¿Salvo Lima?* Falcone me dijo que no era un mafioso”, “¿el atentado de Via D’Amelio? Ocurrió un año después del de Capaci”, “¿Del riesgo de atentados que Scotti temía en marzo del ’92 contra la Antimafia? No sabía nada”. “El Decreto de Ley del 8 de Junio del ’92 sobre el 41 bis*? No sabía nada”.
Es el espejo de la arrogancia del poder lo que se refleja en el aula bunker de la cárcel del Ucciardone. De Mita está sentado, o mejor dicho “acomodado”, en una silla del pretorio, como si estuviera en el Bar. Ante las preguntas del Fiscal Nino Di Matteo a menudo se irrita, levanta la voz, se comporta de forma intolerante. No tiene ningún respeto por el contexto en el que se encuentra. Incluso se comporta en forma altanera frente al Presidente de la Corte, Alfredo Montalto, que, en determinado momento le exige respeto explicándole “el estupor” de quienes lo escuchan. “Parecería ser casi como si (según usted, n.d.r.) el atentado de Capaci hubiera ocurrido en un momento desafortunado para Falcone”, destaca Montalto ante una reconstrucción de los hechos del ’92 bastante “personalizada”.
En determinado momento el Presidente de la Corte se vio obligado a pedirle que respondiera con un “si” o con un “no” en relación a episodios específicos sobre los cuales, en cambio, el ex Primer Ministro tergiversa. “-Ah no… ¡yo no respondo a preguntas como esas!” dice De Mita. “-¡No, usted tiene que responder!” le responde Montalto. “-¡Déjeme terminar! ¡La pregunta condiciona la respuesta! ¡Me queréis atribuir una respuesta que no napo2existe! ¡Me estáis haciendo preguntas sobre lógicas diferentes!”. “-¡No se permita levantar la voz!” advierte Di Matteo. “-Tengo problemas de oído, no oigo”, responde entre serio y burlón el ex Ministro demócrata cristiano.
El ex Presidente del Consejo recuerda incluso que fue interrogado en el ámbito de las investigaciones sobre la negociación “-por el Parlamentario Ingroia”, Di Matteo lo corrige aclarándole que su cargo es de “-abogado Ingroia” y no de “Parlamentario”. “-Perdón... pero (Ingroia, n.d.r.) aspiraba a convertirse en Parlamentario... es una inexactitud debida a la falta de memoria que sufro, por mi edad...”. “-No creo”, responde Di Matteo.
Se cierra el telón sobre un ex poderoso que, antes de que la audiencia comience nuevamente después de la pausa, le pide a los Fiscales y a los abogados que sean “caritativos” y que se apuren para terminar con su interrogatorio ya que tiene que tomar un avión para volver a su casa.
La próxima audiencia tendrá lugar el 2 de octubre y será interrogado el colaborador de justicia Vincenzo Sinacori. El 9 de octubre, en cambio tendrá que declarar el colaborador de justicia Angelo Siino.
En fotos: algunos jóvenes de la Asociación “Libera” presentes en la audiencia junto a varios exponentes del movimiento “Scorta civica” (Escolta cívica) y a otras asociaciones (derecha) y Ciriaco De Mita (abajo a la izquierda).
AUDIO
 
Notas:
* Salvo Lima: jefe en Palermo de la corriente democristiana del primer ministro italiano, Giulio Andreotti, y político de referencia de la Mafia en Sicilia. Fue asesinado por la mafia por haber roto pactos con la misma.
* 41 bis: regimen de carcel dura para mafiosos condenados

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO