mito1NEW YORK, ENTRE MITO Y REALIDAD. UN CONGRESO SOBRE LAS MAFIAS
Por Anna Petrozzi - 30 de Abril de 2014
La mafia, en el bien y en el mal, es un tema que provoca una gran admiración. Desde fenómeno local, con rasgos folclóricos, a potencia económica internacional capaz de amenazar a las Democracias de todo el mundo: una monstruosa evolución fruto de los genios del mal y de la debilidad de la naturaleza humana. La mafia, en sus tendencias territoriales, igual y diferente en cada ocasión en la que ha proliferado y prolifera, hasta incluso en su dimensión fantástica, ha sido el objeto del congreso "Mafias, reality and representations of organized crime" organizado por el “John D. Calandra Italian American Institute” y por el “John Jay College of Criminal Justice” que tuvo lugar en New York los días 25 y 26 de abril pasados.

Estudiosos provenientes de todo el mundo compartieron los resultados de sus investigaciones con un planteo primordialmente académico, con esa distancia “científica” que podría ser un elemento de interés incluso para nosotros los italianos.

mito2Un evento realmente muy importante, organizado con la impecable eficiencia norteamericana, con un altísimo nivel de ponencias en las que se afrontó literalmente la cuestión desde todos los ángulos.
Desde los relatos de Camilleri hasta los diálogos del Padrino, desde las diferencias de género hasta el estudio de los dialectos para poder comprender las interceptaciones telefónicas y luego las diferentes ramificaciones en los Estados Unidos: Las Vegas, Philadelphia, San Francisco... Y en todo el mundo: Polonia, Japón, Cuba e incluso Suecia.

Lamentablemente las sesiones de trabajo eran simultáneas y elegir cuál de ellas escuchar no fue nada fácil.
Comencemos por el origen, norteamericano.
Como es sabido quienes exportamos el sistema mafia hemos sido los italianos cuando comenzaron las primeras oleadas migratorias.

Un virus que se difundió al encontrar terreno fértil que ya había sido debilitado por graves conflictos entre gangs y corrupción, como explicó en su análisis el joven estudioso inglés Simon May de la Coventry University.
Según Brian Ferguson de la Rutgers University-Newark el asentamiento de la mafia en New York ha tenido mucho que ver con el control del territorio y la corrupción de la policía incluso antes de que la misma fuera disciplinada en la famosa NYPD (New York Police Department).

mito3Hay que hacer una mención aparte para la ponencia de Stefano Vaccara, periodista, director del periódico on-line "La voce di New York", basada en el asentamiento mafioso en New Orleans.

Aquí, según el colega, la mafia siciliana estableció inmediátamente los habituales contactos con el poder a un nivel tal que no solo recibió la protección típica que le permite a los boss mafiosos el crecimiento, sino también el ser capaces de participar en el complot que llevó al homicidio del Presidente J. F. Kennedy. Vaccara escribió un libro sobre el argumento que fue traducido al italiano por la Editorial Riuniti “Il boss che odiava i Kennedy” (en inglés: The man behind the JFK Assassination) en el que plantea la teoría sobre la responsabilidad del boss de New Orleans Carlos Marcello en los homicidios, primero del Presidente y luego de su hermano.

Si es cierto que la exportación del modelo mafioso es algo que nos pertenece a los italianos también es justo destacar que en el mundo entero no existe una acción antimafia tan articulada y estructurada como la italiana.

mito4Una completa sesión de estudio estuvo dedicada precisamente a los movimientos antimafia. Una investigadora de la Universidad de Uppsala (Suecia) Carina Gunnarson realizó una  meticulosa y completa investigación sobre el Comité Addiopizzo entrevistando no solo a miembros del movimiento sino también a empresarios que han denunciado haber sido chantajeados por la mafia y obligados a pagar el “pizzo” (coima mafioso), intentando comprender las razones más profundas y las grandes dificultades. Es realmente sorprendente la capacidad que tiene esta joven estudiosa sueca para comprender la complejidad de la realidad siciliana y para analizarla rigurosa y respetuosamente.

Un merecido espacio estuvo dedicado a los orígenes de la lucha antiracket (anti-chantaje) gracias a la investigación del Profesor Gil Fagiani (Italian American Writers Association) relativa a la experiencia de la localidad siciliana Capo D’Orlando y a la actividad de Tano Grasso.

George De Stefano, un investigador independiente quien en cambio además del movimiento Addiopizzo analizó la actividad de más larga data como es la de la Asociación Libera, así como también la de nuestra revista ANTIMAFIADuemila con sus dos facetas: la de periódico on-line y la de instrumento de lucha social.

Obviamente otra gran protagonista de la lucha antimafia es la fotografía con las impresionantes imágenes de Letizia Battaglia y Franco Zecchin quienes después de más de veinte años siguen siendo un punto de referencia tanto por su nivel artístico que por el valor civil.

mito5Las sesiones plenarias que se realizaron una por día contaron con la brillante ponencia de la Licenciada Jane Schneider (Mafia Emergence: what kind of State?, Emergencia mafiosa: ¿qué clase de Estado?) del Graduate Center CUNY y con una entrevista realizada al ex Ministro italiano Vincenzo Scotti sobre los temas de su último libro “Pax mafiosa o guerra?”. La Prof. Schneider realizó una comparación histórica, cultural y sociológica de la mafia siciliana Cosa Nostra con la mafia japonesa Yakuza. Los aspectos que tienen en común son notables y múltiples, desde las profundas raíces territoriales hasta el fuerte control del tejido económico local hasta la capacidad de influir en los procesos democráticos y macro económicos de todo el País.

Una de las cuestiones históricas afrontadas por la estudiosa es muy intrigante. Ambas Italia y Japón salieron perdedoras de la Segunda Guerra Mundial, quedaron muy empobrecidas y con un tejido económico y social devastado. Sin embargo en el lapso de pocos años entraron en el G7, que nació en 1976, como unos de los Países más industrializados y ricos del mundo. En ese mismo lapso de tiempo ambas estructuras mafiosas, gracias a los tráficos que realizaban, alcanzaron sin ser molestadas una riqueza fantasmagórica, y gran parte de la misma hasta el día de hoy, en estos tiempos oscuros, está disponible en dinero en efectivo. Un nuevo elemento que se añade a esta reflexión y que incluso puede ser una respuesta, aunque sea indirecta, fue planteado por el investigador alemán Frank Jacob de la Universidad Heirich Heine de Düsseldorf, quien hace poco tiempo se ha trasladado a la New York University. En su escrupulosa investigación sobre la mafia japonesa destacó justamente la conexión que ambas mafias tuvieron con los Estados Unidos en el proceso de reconstrucción de ambos Países, precisamente en la posguerra, sobre todo en la función anti-comunista. De hecho no es ninguna novedad que en Italia los fondos del plan Marshall estuvieran vinculados a una fidelidad atlántica que condicionó gravemente el ejercicio político y democrático de los gobiernos italianos.

mito6Y precisamente siguiendo esta línea de la connatural participación de la mafia siciliana en la constitución de la República fue como se fue delineando la ponencia de Enzo Scotti, quien fuera Ministro del Interior en los años anteriores al bienio terrorista del ’92 y ’93.
Scotti, después de la presentación de su colega Giacomo Di Girolamo, a quien le tocó la ardua tarea de explicar la transformación de la mafia, pasando desde Cosa Nostra a ‘Cosa Grigia’ (Cosa Gris); y de la nuestra sobre la negociación Estado-mafia, quiso reconstruir la condición histórico-política en la que fueron madurando los atentados, especialmente el plan de acción proyectado por Giovanni Falcone y apoyado por él mismo y por el ex Ministro de Justicia Claudio Martelli y que fue una de las mayores causas que provocaron la venganza de Cosa Nostra. Con la voluntad de explicar a la platea colmada de estudiosos que contra la mafia se pueden utilizar dos estrategias: contenerla y encontrar espacios de convivencia o hacerle la guerra para destruirla.

mito7Con Falcone en los centros de mando quedó claro en forma inmediata cuál sería la elección. “Después de la muerte de Salvo Lima – explicó Scotti – fui al Parlamento y pregunté qué queríamos hacer: la guerra o la paz mafiosa, la convivencia”.
La respuesta clara llegó el 1 de Julio de 1992, Falcone acababa de ser asesinado, al reemplazar sorpresivamente a Scotti por Nicola Mancino para ejercer el cargo de Ministro del Interior.

El resto de la historia – explicó la que escribe en representación de ANTIMAFIADuemila – es objeto del proceso judicial sobre la llamada negociación “Estado-mafia”.

No es nada simple intentar explicar a una platea mixta, compuesta por estudiosos muy informados incluso sobre la actualidad italiana y otros solo sobre algunos aspectos del fenómeno mafioso, la complejidad de todos los elementos que han dejado detrás de las rejas a mafiosos de primer nivel como lo son Riina y Provenzano, a altos oficiales de carabinieri, a hombres claves para la conexión entre el Estado y la mafia que incluso eran senadores, como por ejemplo Marcello Dell’Utri y hasta incluso a un ex Ministro acusado de falso testimonio. Pero no tanto por la clara conmixtión entre los poderes y que los presentes consideran casi como indiscutible, sino por la dificultad de creer que “el enredo” (como bautizara la Licenciada Schneider la relación de la mafia con las diferentes instituciones a lo largo de la historia), pueda ser llevado a juicio.

Scotti, incluso respetando y distinguiendo el rol de la magistratura, insistió en la necesidad de un juicio sobre todo político. Estamos de acuerdo, pero según nuestra opinión, esto sería posible solo si se conociera toda la verdad, la única condición imprescindible para iniciar cualquier proceso de reconciliación nacional que llevaría a que se produzcan cambios verdaderos.

Pero para alcanzarla, tiene mucha razón nuestro colega Di Girolamo, haría falta un verdadero arrepentido, que por primera vez no pertenezca al ambiente mafioso sino al del Estado, que tenga el valor de revelarnos todos los entretelones que llevaron a la subversiva estrategia terrorista de la mito8mafia. Finalmente se superaría la paradoja italiana que tanto le importaba a Paolo Borsellino: sería el cheque en blanco que quedaría en manos de pocos magistrados voluntariosos que tienen el coraje de emprender valientes estocadas para terminar siendo el blanco de todo tipo de ataques y/o teorías con tal de esconder el atraso, o lo poco adecuadas y cobardes que son los demás componentes sociales. Y ya que estamos hacer carrera.

Una historia que ya hemos visto, pero de la cual no todos los italianos están dispuestos a aceptar su epílogo habitual. Me hicieron una pregunta sobre si existe alguna señal de cambio en Italia con respecto a un pasado tan pesado e incómodo.

Respondí con las palabras de Paolo Borsellino que hoy comparto profundamente por haber transcurrido mucho tiempo en las escuelas con niños y jóvenes de diferentes ciudades de Italia. “Soy optimista – escribió el Juez en la mañana del 19 de Julio de 1992, pocas horas antes de ser asesinado – porque veo que en cuanto a la mafia los jóvenes, sicilianos o no, hoy tienen una atención muy diferente de la culpable indiferencia que yo mantuve a los cuarenta años. Cuando estos jóvenes sean adultos tendrán una mayor fuerza para reaccionar de la que mi generación y yo tuvimos”.

Tenía razón y a medida que pasa el tiempo esta atención irá aumentando hasta convertirse en conciencia y ya no necesitaremos del aliento ni de héroes, como cualquier País adulto, maduro o civil.

mito9

Foto © ACFB 

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO