"Tenemos sospechas que el PCC es proveedor de la ‘Ndrangheta, desde Sudamérica para Europa"

Por Victoria Camboni-28 de octubre de 2022
 

La lucha contra la mafia no puede darse solo desde las instituciones. Es un hecho que hasta los buenos jueces y fiscales que intentan dar golpes fuertes a la criminalidad lo entienden, y lo manifiestan, destacando la importancia de que la ciudadanía tome cartas en el asunto, y no solo desde la interpelación al Estado, sino también, y sobre todo, desde un rechazo a la ilegalidad en cada ámbito de la vida.

En ese tenor, y con otros matices, el pasado 14 de octubre, en el marco del viaje a Paraguay que hicimos para participar de un evento recordatorio del crimen de Pablo Medina y de su asistente en la Plaza de la Independencia, un equipo de Antimafia Dos Mil, presidido por nuestro director Georges Almendras, acompañado por Nathalia y Victoria Pereira del Movimiento Cultural Our Voice, junto al redactor y ex fiscal paraguayo Jorge Figueredo, se dirigió a las oficinas de la ministra asesora de Seguridad de Presidencia, Cecilia Pérez. Una mujer de fuerte personalidad, pero con una gran disposición a recibirnos y hablar de la lucha que ella lleva adelante desde filas gubernamentales contra la mafia y la corrupción pública, sin esconderse, y dando la cara, no obstante, las amenazas de muerte que ha recibido y que la obligan a convivir con custodia las 24 horas del día.

Cecilia Pérez Rivas, fue anteriormente titular del Ministerio de Justicia, lugar que la llevó a realizar múltiples contactos con operadores antimafia del gobierno italiano y organismos de lucha contra el crimen de la región y el mundo. También fue viceministra de Política Criminal del Ministerio de Justicia durante el anterior período de gobierno. Pérez, es una abogada con maestrías en ciencias penales y magister en derecho, es decir, una persona formada para comprender los hechos criminales de Paraguay y de la región. Una mujer que en su discurso no perdió de vista la relevancia del papel de la mujer y del lugar de los jóvenes en la lucha contra la mafia.

-¿En qué punto sitúa la mafia como medida de crimen transnacional en el Paraguay, en este momento?

“Nosotros somos un corredor, tenemos una situación geopolítica que es distinta a las demás, estamos en el centro. El corazón de la hidrovía pasa por el Paraguay y con relación al narcotráfico en sí nos hemos constituido en un país de tránsito de algunas sustancias, hablando de la cocaína, porque de la marihuana somos productores y lamentablemente tenemos buena fama en tener buena producción con relación a la marihuana. De cualquier manera, en estos últimos tiempos nosotros hemos visto con las acciones que ha tomado el gobierno básicamente, con el caso conocido como A Ultranza PY, cómo los grupos se han aliado entre sí, teniendo varios países involucrados e instituciones que vienen de otras regiones como es el caso de EUROPOL o el caso de la DEA que también se involucraron en este proceso y nosotros vemos cómo probablemente de años anteriores es que se han manejado de una manera muy cómoda, por eso es que llegamos hasta este punto, y este gobierno que tomó medidas a pesar de que sabemos siempre que el crimen organizado tiene mayores capacidades financieras que el Estado”.

-A propósito de las capacidades financieras, sabido es, sobre todo en Italia, que hay una muy sólida injerencia de organizaciones mafiosas como la ‘Ndrangheta, dentro del territorio sudamericano de esta región. ¿Es así?

“Nosotros tenemos algunas sospechas y la propia ministra de la SENAD había hablado del PCC como un proveedor de la ‘Ndrangheta desde Sudamérica para Europa. Eso es algo que está asumido, y probablemente no sea el único grupo de otra región del mundo el que se esté alimentando. Hay unas voces que dicen que hay mafia de otros países también interesadas u operando. Nosotros tenemos a la vista que eso puede perfectamente ser posible cuando vemos que países del norte del continente están vinculando sus propios grupos del crimen organizado con esta región de América Latina. Nosotros ya vivimos las consecuencias de la toma de decisiones unilaterales en el Brasil cuando el PCC tomó por asalto prácticamente el país, y cuando empezaron a endurecerse las medidas el PCC finalmente terminó expandiéndose en la parte sur. Sabemos que es un grupo bastante fuerte en la región, y el Paraguay está bastante afectado por las acciones de este grupo, sobre todo en la zona de la frontera, pero no es el único. Nosotros también tenemos conocimiento de otros grupos y de otras formas de asimilar o copiar estrategias de este grupo que básicamente afecta el funcionamiento de todas las mafias locales y su contribución con otras de Europa”.

-En este contexto, en su reciente viaje a Italia, en el contacto que tuvo con autoridades del pool antimafia y especialmente a nivel del Estado y especialmente a nivel de Carabineri concretamente ¿se han ensamblado o instrumentado mecanismos de cooperación o de trabajo en conjunto?

“Estamos nosotros trabajando con relación a eso, estamos avanzando en algunas estrategias. Hay algunos puntos que nosotros como país tenemos que cumplir, primeramente, porque son grupos elite y los grupos elite tienen que tener una formación particular, no es para cualquier, hay ciertos perfiles que hay que cumplir, y estamos en eso. Efectivamente estamos trabajando de esa manera”.

-El caso Pecci, ¿qué le inspira?

“En primer lugar, algo que nos golpeó a todos. Marcelo era un compañero mío de facultad, en algún momento estudiamos juntos, y otra vez nos encontramos, él desde la Fiscalía y yo desde el Ministerio de Justicia, porque todas las intervenciones que hacíamos con los grupos del crimen organizado dentro de los centros penitenciarios se hacían con su unidad, que era la unidad especializada de lucha contra el crimen organizado de la Fiscalía, también con el equipo especializado de crimen organizado de la policía y con él. Nosotros creemos que pasamos o cruzamos una línea con la muerte de Marcelo, con el asesinato de Marcelo. No tenemos un precedente, y eso no es que debe ser, es un punto de inflexión para nosotros. Realmente fue la primera vez que Paraguay tuvo una cooperación binacional con un país que no es limítrofe, siempre trabajamos con Argentina, Brasil, Bolivia y Uruguay, que tampoco es limítrofe pero que afecta a la región, y es la primera vez que se conformó inclusive una investigación binacional y se conformó un gabinete de seguridad binacional con el gobierno colombiano, que en el último cambio de gobierno hubo un acuerdo de continuar trabajando, por lo menos desde el mandato hasta que termine el mandato del presidente de Mario Abdo Benítez.Nosotros sí reconocemos las precariedades, sin embargo, hemos roto varios récords lamentablemente de incautaciones en este gobierno. Superamos ampliamente las incautaciones con relación a años anteriores y gobiernos anteriores de la incautación de cocaína, y en cuanto a la marihuana en el último procedimiento que hicimos de manera bilateral con Brasil. En paralelo rompimos en un solo día el récord de incautación de plantaciones de marihuana picada y prensada. Los corredores que se forman en los lugares donde hay reserva forestal; también es importante el área forestal, y se está también trabajando en ese ocupamiento de las áreas de reserva que aprovechan estos grupos para plantar marihuana principalmente. Creemos que muchas de esas medidas que se toman van a tener sus consecuencias. No podemos ser ingenuos de pensar que, si afectamos económicamente, afectamos el corredor que están generando y las ganancias que esto trae, por supuesto que vamos a tener reacciones, para lo cual tenemos que estar preparados”.

Ceciia Perez 2

-¿Se perfila ese ámbito de investigación o de averiguación o de profundizar los autores? ¿Ustedes perfilan los autores ideológicos del asesinato de Pecci?

“El Ministerio Público está trabajando en esa investigación. Nosotros estamos para colaborar. Es bien sabido que, para vincular con pruebas a un grupo en la instigación a cometer un asesinato, es mucho más difícil que los autores materiales que tuvieron contacto directo con el hecho propiamente, o tuvieron dominio del hecho propiamente.

-Y que ya están condenados…

“…que están condenados en su mayoría. Todo lo que ahí se pudo haber obtenido está el Ministerio Público trabajando en eso. Sí, hay cierta ansiedad en cuanto al esclarecimiento del hecho, que todavía queda como que Colombia sí hizo su parte. Hay como una sensación de que Paraguay no está haciendo la suya, pero sí estamos y vamos a seguir; este gobierno va a seguir abocado a eso hasta que se vaya”.

-La situación del periodismo que sufre atentados constantemente, el último de Humberto Coronel. ¿Qué lectura hace usted como asesora de Seguridad del gobierno de Abdo Benítez?

"Categóricamente es una consecuencia propia de las denuncias, de levantar la voz en contra de los grupos del crimen organizado, principalmente en la frontera porque la mayoría de los periodistas asesinados han sido asesinados denunciando hechos de frontera y principalmente las vinculaciones con el Brasil. Pablo Medina trabajaba en Canindeyú, que también tiene frontera seca con Brasil; Humberto Coronel, Santiago Leguizamón y todos los demás trabajaban en Pedro Juan Caballero. Es algo preocupante desde el punto de vista de que no deberíamos normalizar y eso vemos que está pasando en la frontera, que se están normalizando ese tipo de hechos. Nosotros también vemos, y es una preocupación de la policía, de que este tipo de hechos no se investigan como se investigan otros hechos, sobre todo los homicidios. En la frontera queda como que el sicariato, es una mancha más al tigre. Si no fuera por la organización propia que tienen los periodistas en levantar la voz probablemente sería más difícil; pero sí hay una dificultad importante, sobre todo en esos lugares. Les digo por experiencia propia que son estructuras que están contaminadas. Y cuando hablamos de estructuras no hablamos solamente de la policía; hablamos de los agentes penitenciarios, de los fiscales, de los jueces, que están todos involucrados. Y cuando uno toca una de las piezas que descompone el sistema, el sistema reacciona".

-¿El sistema político también está involucrado?

“En Pedro Juan Caballero, sí”.

-Es verdaderamente un cáncer extendido en esa región. ¿Qué podemos hacer a nivel del ciudadano para colaborar o para de alguna forma trabajar en forma conjunta con las autoridades?

“Como había dicho ya con anterioridad, lo que le falta a Paraguay y también le falta a América Latina es levantarse en contra del crimen organizado. Levantarse en contra y rechazar el crimen organizado. El Estado sabe lo que tiene que hacer. Con sus falencias están determinadas las responsabilidades, pero la gente no reacciona, en el sentido de no vincularse ni siquiera socialmente con esas personas. Como que llega un punto que no importa de dónde viene el dinero con tal de que venga. Se vive también en estos últimos tiempos una suerte de cultura inmediata y de consumismo masivo, de tener y de aparentar, que eso le gusta mucho al latinoamericano mostrar lo que tiene, lo cual nos lleva a nosotros a no mirar esa filtración. Le doy un ejemplo sencillo: la música, lo que dice la música, lo que dicen los videos que tienen, por decirlo de alguna manera, una exacerbación del aspecto que tienen los que pertenecen a pandillas o a grupos criminales, como que eso se valora y se está dándole un valor superlativo convirtiendo en estrellas de cine a monstruos”.

“Eso también vemos que se está infiltrando hasta en las mujeres en la cirugía plástica. En Sinaloa, en Perú, tienen un nombre y hay hasta telenovelas sobre la historia de las buchonas, que son las mujeres, como decimos nosotros, las mujeres de los narcos, que tienen toda una misma estructura física, que demuestra además la objetivación de la mujer porque la mujer tiene que cumplir ciertos requisitos que son todos iguales, no importa si a ella le gusta o no le gusta. Ella tiene que ser de una manera porque es un objeto y en segundo lugar que eso haya trascendido a ciertos niveles sociales. Cuando uno habla de eso uno espera que pase con mujeres que vienen del interior, que son pobres, que tienen pocas condiciones económicas y que ven como una salida de la pobreza, entrar en ese círculo del narcotráfico volviéndose parejas o mujeres de los narcos. Sin embargo, esto ya ha pasado el límite de la poca educación o de la pobreza extrema para entrar en otros aspectos de personas que se cree son un poco más educadas y deberían de buscar otras maneras de avanzar en la vida”.

“Todos estos aspectos son preocupantes y el Estado puede hacer muchas cosas, pero no depende solamente del Estado; la sociedad tiene que reaccionar, y acá en el Paraguay cuando la sociedad reacciona para algo… somos un país bastante pasivo, pero cuando reaccionamos, sí se mueven las estructuras de una manera importante. Nosotros tenemos que reconocer los logros que ha tenido la ciudadanía, puntuales, y que creo que eso nos falta un poco con relación al crimen organizado”.

-¿Faltará también quizás una legislación que establezca la figura de la asociación mafiosa, cosa que es una ausencia en Uruguay, en Argentina en Brasil? Usted sabe bien que, en Italia, el solo vínculo con elementos mafiosos ya lo lleva a entrar al mundo del delito (SIC).

“Nosotros tenemos falencias legislativas. Nosotros hemos hablado de esto. Nosotros no tenemos la delación premiada por ejemplo con una legislación que establezca claramente, sabemos que se hace, pero no sabemos en qué condiciones se hace. No hay un control ni siquiera judicial. Se dan salidas alternativas del proceso a personas que después se quieren esconder porque temen por sus vidas. Nuestro sistema de protección de testigos no va a funcionar con esas figuras y menos con un país tan chico donde nos conocemos todos. Tiene que ser un programa de protección de testigos internacional para que la persona que quiera hacer una delación premiada se vaya del país. También tenemos que aumentar el mínimo y el máximo de figuras penales que son muy laxas como la asociación criminal o el lavado de dinero y la complejidad de los casos de crimen organizado, sobre todo los que son transnacionales deben llevar un procedimiento especializado que está en el Congreso pero que hasta ahora no avanzado en su estudio y por supuesto ir traspolando todas estas normas a lo que es la gestión gubernamental con una especialización en cada uno de los grupos”

“Aquí, por ejemplo, el PCC no actúa de la misma manera que actúa el PCC en el Brasil, si bien reciben órdenes, hay medidas que aquí no se toman, y eso es necesario conocer y saber acabadamente de alguna manera hasta tener especialistas como tiene Italia que tiene especialistas en la ‘Ndrangheta, especialista en la Cosa Nostra, especialista en la Camorra. Nosotros tenemos que hacer lo mismo con los grupos porque aquí los grupos locales se alían con otros grupos para enfrentarse entre sí, pero no tienen el mismo comportamiento todos, y eso es necesario para prevenir medidas y para por supuesto lugar enfrentar y erradicar. Eso nosotros hoy tenemos de una manera muy precaria, no tenemos especialistas en cada uno de los ámbitos. El sistema penitenciario es muy positivo para eso porque da mucho tiempo para estudiar el comportamiento y también hoy, es la única manera de poder controlar y hacer frente, pero eso todavía nos falta, tener grupos elite para poder actuar en consecuencia y tomar medidas en todo el camino del crimen organizado, no solamente ocuparnos del delito precedente, sino también de la conformación de los grupos, de lo que es lavado de dinero y hacer la ruta del dinero para ver hasta dónde llega”.

-¿Qué le inspira Falcone, Borsellino, la tratativa Estado-mafia? ¿Cómo lo siente, cómo lo recibe?

“Realmente lo que yo vi el 23 de mayo de este año no esperaba ver, la reacción social y el movimiento cultural, y la educación antimafia que tiene Italia. La manera de recordar desde los niños más pequeños y de estudiarlo como una materia en el colegio es determinante y es como me dijo el prefecto Ricci, ‘celebramos que vengan a pedir ayuda a tiempo; nosotros tapamos, no quisimos ver y casi nos llevan por delante’. Hay que hablar porque la fuerza está en no hablar, o en minimizar, o en ocultar, porque uno no puede pelear contra lo que no ve y no asume que está en frente. Siempre algunos psicólogos en el marco de la terapia dicen que uno tiene que asumir el problema que tiene para poder luchar contra eso; bueno, nos pasa lo mismo. Si uno no asume la situación en la que está no puede hacer una hoja de ruta para poder enfrentar eso. Para poder salir del problema se tiene que reconocer, que se tiene un problema.

-Sin embargo, en la campaña política reciente, en algunos programas de algunos políticos que han entrado en la campaña, la mafia no ha sido muchas veces el programa de la campaña. ¿Eso no es preocupante también en Italia?

“Debería de ser una continuidad de lo que se hizo porque el crimen organizado actúa como el camino del río. Cuando uno le corta, el río se convierte en una represa, o viene por encima o busca otras alternativas, y es de la misma manera que uno tiene que ir trabajando como Estado. Si uno corta el proceso por supuesto que es un retroceso.

-Nino Di Matteo, ¿qué le inspira?

“Esperemos que no termine muerto porque cuando uno habla de Falcone, Borsellino, todos nos dicen a los que hablamos de eso, ‘sí, pero mira cómo terminó, no necesitamos mártires’. No hay que retroceder cuando uno tiene amenazas, hay que seguir trabajando. Hay que tomar cuidados, pero hay que seguir trabajando con el mismo ímpetu. Hasta diría habría que redoblar esfuerzos: cuantas más amenazas hayan; porque si uno retrocede los otros ganan”.

-¿Ha llegado a conocerlo personalmente?

"No, todavía no".

-Los jóvenes del movimiento Our Voice, han despertado en Palermo una lucha antimafia con la líder que es Sonia Bongiovanni. Yo he estado estos últimos tres, cuatro meses en Italia y he visto personalmente. ¿Qué mensaje puede dar con todo este preámbulo que ha sido muy enriquecedor, sobre todo para las nuevas generaciones, desde un ángulo de lucha, desde su trinchera de lucha?

“Yo creo que ustedes son la esperanza. Se están cargando la región, pero no en algo para asustarles, se están cargando el futuro de la región sobre los hombros. Desde la sociedad, porque somos muy estatistas y paternalistas con el Estado. El Estado nos tiene que dar todo, pero en este caso la sociedad es la que tiene que reaccionar y todo lo que ustedes hagan es en favor de las nuevas generaciones. Y yo celebro que haya dos mujeres paraguayas que estén en esto, porque tengo que reconocer que estaba un poco desanimada en cuanto a lo que hagan las nuevas generaciones. Así que mucha fuerza, no vayan a decaer. Van a tener muchos problemas, pero les vuelvo a decir, tienen la región sobre los hombros”.

---------------------

Artículo relacionado:

Exministra de justicia paraguaya: "La sociedad se tiene que levantar contra la mafia"

--------------------

*Foto de portada y 2: Romina Torres / Our Voice - Antimafia Dos Mil

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni
Director de redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras
Secretaria de redacción Sudamérica: Victoria Camboni

ver más...