El exfiscal llamó a magistrados, fiscales, jueces y ciudadanía a movilizarse contra la mafia

Por Antimafia Dos Mil-11 de mayo de 2022

Continúan las investigaciones en torno al caso del fiscal paraguayo Marcelo Pecci, asesinado ayer martes en una de las playas de Colombia, en Barú, mientras pasaba la luna de miel con su esposa, la periodista paraguaya Claudia Aguilera, y con quien esperaban un bebé. Para conocer más información sobre el tema, el abogado, exfiscal y redactor de la revista Antimafia Dos Mil, Jorge Figueredo, fue entrevistado este miércoles en el programa “Despierta el día”, de la ciudad de Caaguazú, que conduce Vladimir Caballero.

Pecci estuvo a cargo de investigaciones contra el crimen organizado y fue responsable de la condena de varios narcotraficantes, y de descubrir redes internacionales de criminalidad.

En ese sentido, Figueredo fue enfático al señalar que la mafia estaba detrás del asesinato del fiscal: “Es un golpe duro a todos los que creemos en el Estado de derecho, a todos los que luchamos contra la mafia. Es el momento para que la ciudadanía salga a la calle y se manifieste contra la mafia y diga ‘fuera la mafia del Estado’. Es hora de que se manifiesten los magistrados, los jueces, fiscales, la policía. La ciudadanía debe manifestarse buscando proteger a las personas que luchan contra la mafia”.

“La mafia forma parte de una estructura de poder. Una enorme cantidad de ramificaciones en todo el territorio.Lo que le pasó al fiscal Pecci no es una casualidad. Esto demuestra la debilidad de nuestras instituciones. Demuestra la debilidad todavía de que no estamos tomando en serio la lucha contra la mafia”.

“Un fiscal italiano, Giovanni Falcone, decía que ante el crimen organizado nosotros, el Estado, respondemos de manera desorganizada”.

Reflexionando acerca de las carencias del Estado paraguayo para enfrentar la delincuencia organizada, el doctor en derecho apuntó a que “faltan medidas legislativas, medidas administrativas, medidas políticas de combate a la mafia. Deberíamos tener una ley antimafia, donde establezcamos un sistema carcelario más duro contra los mafiosos. Debemos establecer medidas legislativas donde se establezcan medidas de investigación, instituciones jurídicas de investigación, acordes para la investigación del crimen organizado”.

“Vemos que en otros países hay elementos, instituciones jurídicas, como la del infiltrado, la del informante, figuras como la del arrepentido, figuras como la de escuchas telefónicas, protección de testigos. Son todas técnicas de investigación para combatir al crimen organizado”.

“No basta con cambiar personas, no basta con manifestarnos un día y después que todo siga igual. Hay que tener en cuenta que Paraguay se ha convertido en un narcoestado, y si continuamos así nos vamos a convertir en algo peor, vamos a convertirnos en un Estado-mafia”.

-Nuestro país, Paraguay, está atravesando por esta situación ya hace tiempo. ¿Sabe cómo actuar, o no sabe qué hacer ante estos hechos? ¿Está gobernado prácticamente por la mafia?

“Gran parte del Estado paraguayo está infiltrado por la mafia. La mafia está infiltrada prácticamente en los tres poderes del Estado, en nuestras instituciones. Así como hay hombres honestos e íntegros, también la mafia está controlando. Como decíamos ya en años anteriores en la revista Antimafia Dos Mil Latinoamericana, hay una infiltración, una connivencia de parte del Estado corrupto con las mafias, y eso es lo grave. Una parte está infiltrada, y otra parte no se ha tomado en serio la lucha contra la mafia”.

“Los sectores más honestos, más lúcidos, no han tomado en serio. La mafia no es simplemente crimen organizado. La mafia está relacionada a la política; es un fenómeno no solamente criminal, es un fenómeno económico, financiero y cultural”.

“Hay que combatir a la mafia, no solamente a través de leyes antimafia, también hay que empezar a combatirla culturalmente, porque mientras la cultura de la ilegalidad prevalezca en nuestro país, tendrá la mafia hegemonía dentro de nuestro país”.

-Las derivaciones que ha tenido muchos hechos mafiosos en nuestro país, ¿te da la clara de que estamos lejos de una solución?

“Ahora mismo es una situación muy difícil porque debemos implementar medidas. Nos faltan herramientas fundamentales, desde herramientas legislativas. En Italia por ejemplo existe lo que se llama ‘cárcel dura’. Allí hay una cárcel estricta donde los mafiosos no pueden utilizar celulares, no pueden prácticamente comunicarse con nadie, no pueden dirigir sus negocios irregulares desde la cárcel. Acá, sin embargo, todavía tenemos un sistema muy permisivo, donde los mafiosos muchas veces tienen grandes privilegios. En Italia hay una cárcel dura para los mafiosos, se establecen penas como la cadena perpetua para ellos. Aquí hay que cambiar el Código Procesal Penal y establecer, por ejemplo, la cadena perpetua para los delitos de mafia, para los magnicidios”.

“Con eso, realmente vamos a empezar a luchar en serio contra la mafia, porque la mafia está organizada, y el Estado paraguayo no está organizado. Y al no estar organizado, está condicionando nuestra economía, nuestras libertades, nuestro sistema político electoral. Y la democracia no existe ahora”.

-¿Cuál es el rumbo actual de nuestro país, según tu perspectiva?

“Estamos en una estación difícil, pero todavía a tiempo. En el extranjero nos ven como un narcoestado. Pero nosotros podemos todavía, si nos unimos toda la gente honesta, si los ciudadanos apoyamos a los funcionarios públicos, a los operadores de justicia que son honestos, todavía podemos evitar que Paraguay se convierta en un Estado-mafia. Hay que comenzar desde el Parlamento, desde el Poder Ejecutivo, desde el Poder Judicial, a combatir directamente a la mafia. Pero para combatir a la mafia primero hay que conocer al enemigo. ¿Cómo vas a combatir a un fenómeno que ni siquiera se lo estudia en las universidades, en los colegios, en las instituciones educativas? Mucho menos en la facultad de derecho”.

“Hay que conocer al enemigo para poder combatirlo, conocer cómo es el fenómeno, cuál es su origen, cómo se manifiesta, cómo está actuando. Sabemos que la ‘Ndrangheta italiana es la patrona del tráfico internacional de drogas, y que llega hasta Latinoamérica. Controla casi el 80% del tráfico internacional mundial y en connivencia con el PCC son las que están controlando la droga, y la droga pasa por Colombia, pasa por México, Brasil, por Paraguay. La mafia se ha globalizado, y nosotros, nuestra política de Estado tiene que ser también global. Todo lo que hagamos aquí contra el crimen organizado en Paraguay, afecta también a los mafiosos de Colombia, de México, de Brasil. Tenemos que tener una mirada global del problema del crimen organizado”.

-Esta situación que aconteció en Colombia, ¿partió de nuestro país, según tu punto de vista, la orden para asesinar al fiscal Pecci?

“Así como se están manejando las informaciones conforme a lo manifestado por el exministro del Interior Arnaldo Giuzzio, el criminólogo Juan Martens, una serie de personas expertas en el tema que han tenido la experiencia de trabajar con el Estado, evidentemente la orden partió de Paraguay. Evidentemente, según las propias autoridades colombianas, según las informaciones que tenemos, inclusive los sicarios podrían haberse ido en el propio avión de Marcelo Pecci. Esas son las sospechas que tienen las autoridades colombianas ahora. Podría haber salido incluso en el propio vuelo los sicarios. La orden, independientemente a la ejecución del crimen, evidentemente partió de Paraguay”.

-Una situación terrible. Imagínense el grado de poder que tienen estos hombres. Hubo mucho perjuicio en el operativo A Ultranza para la mafia organizada, a nivel nacional e internacional también fueron afectados con este operativo. Lo que yo creo, es que, si salió de Paraguay, esta orden, habrá sido un conjunto de personas que se ha dedicado en este sicariato, un conjunto de personas que han dado la orden de la muerte del fiscal, porque fueron muchas las personas y las facciones perjudicadas. ¿Qué piensa?

“Yo también pienso que una serie de personas… Hay que ver que el operativo A Ultranza ya ha generado muertos también en Paraguay. Ahora nosotros nos estamos alarmando porque es una persona conocida. Durante el operativo A Ultranza han sido asesinadas personas, por ejemplo, la empleada doméstica de uno de los imputados por el operativo, Mariano Roque Alonso, ha sido asesinada. Y justamente uno de los casos que tomó el fiscal Marcelo Pecci fue la muerte de esta persona. Y otros casos que estaba atendiendo Pecci”.

“Según algunos colegas periodistas, Pecci estaba finiquitando algunas causas de algunos años, causas relacionadas al narcotráfico, y logró condenas de algunos narcotraficantes, muy altas, en los últimos meses, en juicios orales. Eso hay que tenerlo en cuenta. No solamente el operativo A Ultranza, tenía también otras causas que afectaban al narco”.

“Y eso quiero también destacar. Falta un sistema de seguridad para los magistrados. No puede ser que un fiscal que esté trabajando contra el crimen organizado no tenga una guardia puesta por el Estado. Allá en Italia, si un magistrado, un fiscal antimafia, si recibe una invitación para una conferencia para venir a Paraguay, no va a venir solamente con su guardia personal. Viene con una guardia como si fuera el presidente de la República, así se manejan los fiscales. No vienen sin seguridad. Ellos manejan la compra de pasajes, dónde se va a hospedar. Tienen una guardia del Estado”.

“Hay fiscales que desde hace 20 años tienen una guardia del Estado, porque forman parte de unidades penales que luchan contra la mafia. Y acá nosotros, es que no tomamos en serio el trabajo contra la mafia. Porque si el propio fiscal no está teniendo protección del Estado, quiere decir que no conocemos realmente lo que es la mafia. Y eso no lo digo yo, ya lo decía Giovanni Falcone, el italiano que luchaba contra la mafia: ¿Dónde empieza el profesionalismo? Teniendo conciencia de que la mafia te puede matar al salir a la esquina y vos tenés un sistema de seguridad que no le facilita absolutamente nada a la mafia’. Eso es un signo de profesionalismo. La propia seguridad de los magistrados”.

-Cuando fuiste fiscal, porque fuiste fiscal por mucho tiempo, ¿recibiste algún tipo de amenaza? ¿En algún momento necesitaste de protección?

“No sé si necesité protección. He recibido amenazas cuando estaba en la Fiscalía de Villa Hayes. Si bien no eran juicios relacionados al crimen organizado -pero todo en Paraguay de una u otra forma apunta a lo mismo- tuve juicios emblemáticos donde en pleno juicio oral, al término, donde había medios de comunicación, me han amenazado de muerte. He tenido amenazas de muerte en vivo, en frente a las cámaras. Da la casualidad, no sé si es casual o no, a mí me destituyeron del cargo al poco tiempo después de algunas investigaciones y algunos juicios muy delicados que había tenido, poco tiempo después me destituyen”.

-Ahora estás detrás de Antimafia Dos Mil, que ha desnudado muchas cosas.

“Sí, se ha desnudado el asesinato del periodista Pablo Medina. No fue investigado a nivel de autores intelectuales. Si bien se llegó a los autores intelectuales, no se llegó a los autores. Y esto que está sucediendo con Marcelo Pecci nos demuestra que no está solamente ligada la mafia relacionada al sicariato, están involucrados el poder político y el alto poder económico del país. Creemos que hay otros involucrados en el caso de Pablo Medina que nunca fueron investigados”.

¿Qué conclusión podemos sacar ante esta situación que estamos viviendo y la muerte de Pecci?

“Estamos en un Estado que no existe prácticamente democracia en nuestro país. Vivimos condicionados por una dictadura mafiosa. Debemos apuntar a una herramienta fundamental: a una educación a la cultura de la legalidad, a una organización de la sociedad civil que aporte su grano de arena, a través de este tipo de programas, para denunciar. Hacer militancia social a través del arte, y también hacer difusión a través de los medios de comunicación, para saber cuál es la verdadera naturaleza de las mafias. Despertar la verdadera conciencia en la ciudadanía de que la mafia constituye no el efecto sino la causa fundamental de la falta de justicia en nuestras sociedades”.

“Tenemos que salir a las calles, y hacer que la antimafia sea parte de un movimiento social; no solamente paraguayo sino parte de un movimiento social regional. Si no nos movilizamos, si no luchamos, vamos a convertirnos en un Estado-mafia”.

Jorge Figueredo recordó que el próximo viernes 13 de mayo se realizará una manifestación por el asesinato del fiscal Marcelo Pecci. La movilización fue convocada por la Asociación de Agentes Fiscales de Paraguay a las 17 horas. La convocatoria es también para la ciudadanía, que juntos se reunirán frente a la fiscalía general del Estado y marcharán hasta el panteón nacional de Asunción.

--------------------

*Foto de portada: hoy.com.py

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO