Sicario Flavio Acosta, estará ante un Tribunal, en Curitiba, siete años después del doble crimen
 
Por Jean Georges Almendras-1° de diciembre de 2021
 
Siete años, y casi un mes y medio después, parecería (salvo algún imprevisto) que se estaría por avanzar un tramo más en el sinuoso y arduo camino hacia la justicia, en el caso de Pablo Medina y Antonia Maribel Almada, periodista y secretaria, respectivamente, ambos asesinados a balazos en el mediodía del 16 de octubre de 2014, en un apartado camino de Villa Ygatimi, en el departamento de Canindeyú, en zona de influencia narco, en el territorio paraguayo limítrofe con el Brasil. Y es allí mismo, en ese territorio, en la ciudad de Curitiba (capital del Estado de Paraná) que un Tribunal Popular (que se llama en Brasil Tribunal do Juri) decidirá la suerte de Flavio Acosta Riveros, de 36 años, uno de los sicarios que apretó el gatillo del arma de grueso calibre que portaba, para dar muerte, junto a otro sicario y además pariente suyo -Wilson Acosta Márquez quien ésta detenido en Brasil, aguardando juicio, porque su extradición le fue denegada- a nuestro redactor y colaborador, y a su secretaria, en esa jornada de violencia criminal, que hasta el día de hoy sigue siendo tema que incumbe a la sociedad paraguaya, a la familia de las dos víctimas y al periodismo libre de Paraguay, de la región, de América Latina y del mundo. El proceso judicial en sí, oral y público (pero esta vez será en extremo restringida la presencia de público, debido a la pandemia) se habrá de iniciar mañana jueves 2 de diciembre, y según informaciones procedentes desde el Paraguay, a través del agente Fiscal Manuel Doldán, responsable de asuntos internacionales del Ministerio Público, habrá de demandar varios días, al cabo de los cuales se escuchará la decisión del Tribunal, y en caso de ser declarado culpable, será la Jueza especializada brasileña  Mychele Pacheco Cintra Stadler, quien deberá dictar la sentencia final.

La prensa paraguaya en la presente jornada se hizo eco de la información y el diario ABC Color hizo especial hincapié en la información, y no se descarta que un equipo periodístico suyo se traslade al Brasil, para dar cobertura del proceso, en el que podrán asistir, exclusivamente las familiares de las víctimas y el periodismo local o extranjero, no así el imputado, cuya defensa solicitó a la Jueza, que éste pueda participar de la instancia (mediante medios electrónicos de comunicación ) desde la prisión en la que se encuentra en la ciudad de Foz de Iguazú, pedido que fue aceptado.

Como se recordará, Flavio Acosta Rivero, sindicado desde el primer momento de los hechos de octubre de 2014, como uno de los tiradores (junto a su pariente y compañero de delito, Wilson Acosta, ambos actuando por instrucción precisa de Vilmar “Neneco" Acosta, como autor ideológico, quien ahora está recluido en la cárcel de Tacumbú de Asunción, Paraguay, tras ser sentenciado a 39 años de prisión) fue detenido recién el 9 de enero de 2016, en el contexto de una violencia doméstica  cometida por él, en perjuicio de su concubina. Tras cumplir prisión por ese hecho y al serle negada la extradición al Paraguay -porque su defensa demostró ante las autoridades que aún, habiendo nacido en tierras guaraníes, el 24 de febrero de 1985, tenía ciudadanía brasileña, expedida en tiempo y forma, con anterioridad- por el mes de diciembre de 2017, y luego de procesar judicialmente su causa aún a distancia, en territorio paraguayo, se lo consideró culpable, solicitándose oportunamente, a la justicia brasileña, la pena de 30 años de prisión. 

Hay que precisar al lector, dos cosas: la primera,  que de acuerdo a las normas del Brasil, el Tribunal Popular está compuesto por siete miembros civiles, sorteados entre los habitantes del Municipio de Curitiba, ciudad que está a unos 640 kilómetros de la frontera con el Paraguay, más concretamente con la localidad de Ciudad del Este; y segundo, que según las leyes brasileñas, siendo que Flavio está acusado por doble homicidio calificado, se le aplicará una condena por cada víctima, correspondiéndole, por homicidio doloso -obviamente en caso de ser declarado culpable, resolución que sería inminente- 30 años de prisión, equivalente a 60 años de prisión, por ser acumulativa por cada víctima (Pablo y Antonia), obviamente, cumpliéndose la sentencia en territorio brasileño.

Este sería uno de los primeros procesos, en el área penal, denominados de transferencia”, luego de una situación de extradición denegada”. En ese sentido, el agente fiscal paraguayo Manuel Doldán, al ser consultado por la prensa local, manifestó que, por la magnitud del hecho, se le dio desde el ámbito brasileño y paraguayo, un tratamiento especial.

Cabe consignar que, en las instancias de juicio, por las medidas sanitarias en vigencia, solo podrán estar en sala, todos los integrantes del Tribunal Popular, la jueza especializada, el Fiscal de la causa y los abogados de Flavio Acosta. Y como se menciona al comienzo, no será habilitado el acceso a la sala del público, a excepción de allegados de las victimas y el periodismo, con los debidos permisos.

En definitiva, para Antimafia Dos Mil, el solo inicio del juicio a Flavio Acosta, significa, literalmente, un éxito de la justicia, en el sentido de que aún tras algunos años de impunidad, finalmente fue posible avanzar en la tarea de llevar a la cárcel a todos los involucrados en el crimen de Pablo y de Antonia Almada, incluido el autor intelectual. Pero, de hecho, y si bien está pendiente que el segundo  sicario, Wilson Acosta, también detenido en el Brasil, siga los mismos pasos de Flavio Acosta, no debemos olvidar que detrás del doble homicidio, y detrás de sus autores estrechamente ligados, es decir los dos matones que accionaron los gatillos de sus armas (Flavio y Wilson) y quien impartió la orden del atentado, Vilmar “Neneco" Acosta, estarían los verdaderos responsables ideológicos de la masacre del 16 de  octubre de 2014, hasta el momento cubiertos por el manto de la impunidad, en un Paraguay , definitivamente erosionado por una criminalidad organizada, muy bien protegida e instalada, en los diferentes ámbitos del sistema político, de las instituciones y de la sociedad empresarial. Llevar a Tribunales a esos ideólogos subterráneos -que serían más peligrosos que los sicarios que actuaron armas en mano- es todavía, en Paraguay,  una asignatura pendiente

Estaremos atentos, desde esta redacción, a los resultados de la instancia judicial prevista en el Brasil, respecto a la causa de quien fuera nuestro compañero de tareas Pablo Medina, y su secretaria Antonia Almada. 

---------------------------------

*Foto de portada: abc.com.py

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO