EXCLUSIVA entrevista en Asunción, al fiscal de la causa, Francisco Cabrera
 
"El peligro de fuga de José Peirano sigue latente, ya que no tiene arraigo en el Paraguay...”
 
“…por eso el fundamento de solicitarse su prisión preventiva, si es trasladado al país”
 
Por Jean Georges Almendras, enviado especial a Asunción, Paraguay-16 de noviembre de 2021

Ni el paso de los años, ni el apellido, y ni siquiera la entereza (me atrevería a calificarla de cínica) demostrada por todos los involucrados en el caso, fueron motivo suficiente, como para que bastante después, el magno affaire de la familia Peirano (del grupo Peirano) -aún años después de que todos los condenados del grupo familiar vivieran la prisión, acorde con las respectivas sentencias y acciones procesales que los magistrados actuantes hubieron dictado- quedara en el olvido o dentro de un cajón (y bajo siete llaves), porque, sencillamente,  desde el momento mismo en que no hace más de un mes, saliera a la luz pública la noticia, de que José Peirano sería extraditado al Paraguay, con anuencia de la justicia, a nivel mediático se comenzaron a disparar las alarmas (una vez más) para que, por enésima vez, y paso a paso, se siguiese ampliando la noticia de uno de los hechos de la crónica policial (y judicial) más renombrados (en materia de delitos de neto corte económico y bancario) no solo dentro del territorio uruguayo, sino además en la región y en el mundo. Conocido a nivel internacional como el Caso Peirano, que según se supo oportunamente, desató una de las mayores crisis bancarias en el Uruguay del 2002, siendo que se visibilizaron en las investigaciones, maniobras fraudulentas y lavado de activos, delitos comúnmente llamados de “guante blanco”, hoy por hoy, los procesos judiciales (iniciados oportunamente, por el magistrado penal del momento, doctor Pablo Eguren y que se sucedieron a cargo de otros de sus colegas, en años posteriores) en torno a “los Peirano” se reavivaron con inusitada fuerza, pero en el marco de causas que se habrán de iniciar en países de la región: Paraguay y Argentina, donde, a juzgar por acusaciones en curso, el tendal de daños económicos y delitos cometidos por los imputados, sería de proporciones. El primer Peirano que estaría en estos momentos bajo la lupa de justicia paraguaya es José, mientras que su hermano Juan, seguramente seguiría siendo el segundo, una vez que en el Uruguay se haya dado cumplimiento a la condena que se le fuera dictado oportunamente. El Caso Peirano, es una historia de delitos económicos, de nunca acabar (dados los hechos) que, en este noviembre, nos llevó a viajar al Paraguay, para conocer de primera mano, cuál es la situación de José Peirano, desde el punto de vista judicial, y específicamente en el territorio paraguayo, desde donde se solicitó recientemente su extradición para que el imputado saldase cuentas con Justicia. Nos recibió en su despacho del tercer piso de la sede central de la esquina de las calles Chile y Eduardo Víctor Haedo, en el centro de la ciudad de Asunción, de la Unidad Especializada en Delitos Económicos  y Anticorrupción, Lavado de Dinero y Financiamiento de Terrorismo, el agente fiscal, doctor Francisco Cabrera (a cargo del caso),  quien nos aportó informaciones sumamente clarificadoras, no solo respecto al caso en sí, sino además en torno al eventual futuro del imputado, tomando en cuenta que al momento de estar escribiendo estas líneas, el mismo, se encuentra bajo prisión domiciliaria en el Uruguay, aguardando los resultados de las apelaciones interpuestas por sus defensores ante la jueza que recientemente dispuso, con fundamentos  sólidos, a juzgar por lo expuesto desde la sede judicial, su extradición al Paraguay. Conviene recordar al lector (véanse nota de ADM, de Artículos Relacionados) que inesperadamente, en el día en que se iba a hacer efectiva la extradición, sobrevino una recusación que la abortó, siendo que desde la Argentina se solicitaba un pedido de similares características. Suspendida la extradición a tierras guaraníes, la magistrada actuante, en días posteriores, ratificó la misma y en ese contexto la defensa de José Peirano presentó los escritos de apelación correspondientes, dejándose en puntos suspensivos (postergada) la medida de traslado al Paraguay; traslado que sería bajo custodia de personal de Interpol, siempre y cuando las apelaciones interpuestas no sean suficientemente convincentes para favorecer la situación del imputado. Pero, a juzgar por las circunstancias, su extradición -más tarde o más temprano- sería, como se dice en jerga periodística, inminente. Quizás, en no más de 30 días.

Usted va a tomar el caso de José Peirano. ¿Cuál es el panorama? ¿Cuándo viene? ¿Qué va a pasar?

“Según tengo entendido, a la fecha esa resolución está recurrida, fue apelada, y el tribunal de segunda instancia tiene que tomar una decisión definitiva, así se confirma ese fallo de la jueza en primera instancia, para que el señor Peirano venga al Paraguay. Esta es una causa que data de hechos que ocurrieron en los años 2001 y 2002. Los hermanos Peirano eran presidentes y directores de un banco, el Banco Paraguayo Alemán, que está en el país. En el 2002 todo el grupo que formaba parte el Banco Paraguayo Alemán y otros bancos, tanto en otros países en la región, como en Uruguay, entró en una suerte de cesación de pago, y fueron utilizando fondos comunes para ir cubriendo esas obligaciones. En el marco de esas operaciones, varios fondos que pertenecían a ahorristas paraguayos, en el Banco Paraguayo Alemán, fueron afectados, fueron garantizados para créditos, que se tomaron en el exterior. La causa en sí, continuó para los otros directores paraguayos que fueron acusados y condenados, no así para los hermanos Peirano, ya que no se encontraban en el país. En el caso de él (José, ndr) quedó allá (en Uruguay, ndr) en estado de rebeldía, que fue suspendida la causa, hasta que los mismos sean puestos a disposición de la Justicia paraguaya, que esperemos ocurra en un corto plazo”.

¿Cuáles son las actividades delictivas que, a él, a José Peirano, personalmente se le imputan?

“Concretamente la causa la atribuyen cuatro hechos punibles; la lesión de confianza, por afectación a los fondos que formaban parte de la sociedad del Banco Paraguayo Alemán. Luego está, la conducta indebida en situaciones de crisis por esas operaciones donde ya estaba en un estado de cesación de pago, ya había un estado inclusive de convocatoria, o como mínimo de quiebra del banco. Igual así, ellos siguieron haciendo operaciones que ponían en riesgo el patrimonio de los ahorristas. Luego, tenemos un caso de estafa y un caso de declaración falsa. Además del caso de que se comprometieron los fondos de los ahorristas con garantías para créditos que se acreditaban en el exterior; existe también una promoción de inversión en el exterior, entonces, utilizaban la figura del Banco Paraguayo Alemán, como captador de inversiones, pero luego con la investigación se determinó que el banco no tenía ninguna participación en esas inversiones. Era una sociedad dentro de otra sociedad, y entonces aquellas personas que invirtieron en dichos fondos, luego, no tenían ningún documento para hacer la requisitoria para el pago, ya que esas inversiones no estaban garantizadas por el Banco Central del Paraguay”.

¿Cuántos daños  económicos se han causado, en cuanto a clientes?

“Parte de eso tiene que ser objeto de investigación porque en el caso de ellos la investigación quedó suspendida, no se pudo avanzar mucho. Pero concretamente se comprometieron fondos de alrededor de 20 millones de dólares, de los cuales unos de esos fondos, que estaban en Suiza, sí, fueron recuperados que consistieron al momento del reintegro en unos 4 millones 900 mil dólares, que se reintegró y fue distribuido entre los ahorristas, aquellos acreedores del Banco. Quedó pendiente una lista de inversores, de ahorristas que no recibieron el pago, y así también otras empresas, que tenían crédito con el banco por el tránsito normal de su negocio”.

¿Es usted quien personalmente habrá de interrogar y dialogar con él, en la etapa indagatoria?

“Sí. Como se puede observar, la causa tiene bastantes años. A lo largo del tiempo fueron varios fiscales los que intervinieron en la causa. Te estoy hablando de más de diez fiscales, algunos o fueron a otra unidad, o ascendieron como jueces, o inclusive salieron a la parte privada. A mí me tocó intervenir, ya concretamente, sobre este último hecho de la aprehensión. A mí me tocó revisar y analizar todos los autos que existían en la carpeta, y estoy juntamente con otro colega, Héctor Juan Manuel (sic), que es uno de los fiscales designados para intervenir en esta causa”.

Jose Peirano 2

¿Ustedes son quienes han solicitado la extradición?

“No. La extradición ya se solicitó en ese entonces en el año 2002; ya había otros fiscales que ya no se encuentran hoy en la Institución, solo que quedó pendiente. Inclusive, ya se había dictado la extradición, pero estaba sujeta a la condena que él tenía en el Uruguay”.

Y ustedes la actualizaron simplemente…

“Así es. De hecho, queda suspendida; sigue vigente el mismo pedido de extradición que se realizó en el año 2002. Sigue vigente".

¿Acá en Paraguay, José Peirano quedará en prisión en un establecimiento del Estado, quedará en prisión domiciliaria? ¿Él ha interpuesto algún recurso de pago de fianza para permanecer en prisión domiciliaria y no en un establecimiento? ¿Cuál es el panorama?

“Todavía no tenemos ninguna solicitud, ni ningún planteamiento por parte de la defensa del señor Peirano. Lo que correspondería en su caso sería que cuando él entre al país, sea puesto frente a un juez penal de garantías; este juez penal de garantías va a convocar a una audiencia en donde también serán convocados los fiscales, inclusive aquellos que decida que se encuentran en la causa de algún ahorrista, que haya entablado una querella, y ahí se va a analizar los presupuestos de su sumisión (sic) al proceso. El pedido de prisión que existía era por el estado de rebeldía en que él se encontraba. Ese estado de rebeldía hoy cesa con la extradición, si es que es puesto a disposición del país, y se va a analizar la posibilidad de peligro de fuga o de obstrucción que exista a la investigación. El peligro de fuga yo creo que es lo más latente ya que él no posee a la fecha arraigo (sic) del país, tampoco hay un ofrecimiento de alguna fianza, que pueda garantizar su sometimiento al proceso, entonces, el pedido de prisión preventiva con ese fundamento, el peligro de fuga, sigue latente. Eso es lo que va a ser analizado al momento de la audiencia convocada por el juez, si es que existe garantía suficiente como para que él quede sometido al proceso. Si él hace una fianza importante, que cubra gran parte del perjuicio eventualmente causado, o que responda a la hipótesis del Ministerio Público, entonces el juez podrá considerar si es que le corresponden medidas menos gravosas a una prisión. Pero, de entrada, al ser un extranjero sin arraigo y teniendo en cuenta su estado de rebeldía, que aconteció, inclusive varios años antes de ser detenido, creo que el juez va a analizar todas esas circunstancias, para ver si le otorgan una medida alternativa”.

Entonces, momentáneamente, mientras se produce esa instancia, va a estar en una prisión preventiva.

“Así es. El lugar de reclusión y la forma en que debe ser cumplida esta detención, la dispone el juez penal de garantías. Al Ministerio Público solo le corresponde la solicitud del pedido de prisión, pero las condiciones las establece el juez”.

¿Puede ser una cárcel, o una dependencia policial?

“Sí. Yo tengo entendido, que el único escrito que habían presentado sus abogados defensores, acá en el Paraguay, fue un certificado médico, de un estudio, que él se había realizado, en donde se establece que él cuenta con un problema de salud, como para que eso sea tenido en cuenta en su oportunidad para poder actuar el Juez de Garantías”.

¿Cuándo se piensa que pueda venir? ¿En una semana, en un mes?

“No sabría decirte, porque desconozco los tiempos de los plazos de la justicia uruguaya. Por experiencia, sí, hago una analogía con los órganos del país; normalmente, un recurso de apelación demora un mes en ser resuelto. También importa mucho la cantidad de trabajo que posee la cámara. Pero yo considero que en el próximo mes estaría con alguna resolución, y habría que ver también si cabe algún otro recurso en contra de esa resolución de segunda instancia en Uruguay, por parte de la defensa e incluso por parte del gobierno argentino, porque cabe señalar, que esta apelación con relación a esa decisión de la jueza de extraditarlo a Paraguay, también la realizó el gobierno argentino”.

¿Qué lectura hace usted, como agente fiscal que está tomando el caso?

“El caso en su momento fue un caso sumamente importante, y lesivo, por decirlo de alguna forma, ya que hubo muchas víctimas en ese entonces. Fue un caso que afectó también el sistema financiero de alguna forma, pero con el transcurso del tiempo también hace que esto vaya pasando un poco, dejándose de lado, y hoy a la fecha, tenemos, si bien un caso con un perjuicio importante, no deja de ser un caso de derecho punible contra el patrimonio de las personas. Cuando hubo un caso de estas características, siempre la reparación del daño disminuye un poco el grado del reproche, y también favorece a los procesados para que tengan alguna salida alternativa”.

Artículos relacionados: 

Le llegó el día: extraditarán a Paraguay a José Peirano por fraude

Se frenó extradición de José Peirano a Paraguay

*Foto de portada: Omar Cristaldo, de Antimafia Dos Mil

*Foto 2: abc.com.py

*Producción en Paraguay: Dr. Jorge Figueredo, de Antimafia Dos Mil

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO