Por Juan José Salinas, de Pájaro Rojo (*) -17 de octubre de 2022

Parte 3

Comunicado del Grupo Eslabón perdido

Se confirmó que es un submarino el misterioso naufragio descubierto cerca de Necochea. Así lo asegura una pericia luego de haberse analizado videos y fotos subacuáticas de los restos náufragos hallados por el grupo de investigación Eslabón Perdido. A pesar del gran deterioro que presenta el casco hundido se pudieron identificar piezas clave como el periscopio del sumergible.

Una pericia determinó que restos náufragos encontrados en la costa atlántica, al sur de la provincia de Buenos Aires, son compatibles con los de un submarino, posiblemente alemán, según un dictamen de los ingenieros navales Juan Martin Canevaro y Andrés Miguel Cuidet quienes actuaron como peritos de parte del grupo de investigación Eslabón Perdido que encontró el ignoto navío hundido y realizó la respectiva denuncia de hallazgo ante la Prefectura Naval Argentina el 9 de marzo de este año.

Para llegar a esa conclusión, Cuidet y Canevaro –actual presidente del Consejo Profesional de Ingeniería Naval– analizaron una gran cantidad de fotos y varias horas de videos subacuáticos del naufragio obtenidos por esa fuerza de seguridad y por Eslabón Perdido, una agrupación de voluntarios, coordinada por el investigador Abel Basti, que precisamente se creó con el objetivo de encontrar los cascos de submarinos nazis que hacia el final de la Segunda Guerra Mundial llegaron clandestinamente al país y que, tras los desembarcos, fueron hundidos por sus tripulantes para no dejar rastros.

Recientemente, tras una inspección subacuática del pecio realizada por la Prefectura Naval Argentina, el ministerio de Seguridad de la Nación aseguró que no se pudo identificar el tipo de navío descubierto cuya historia es un misterio ya que no hay registro oficiales conocidos sobre dicha unidad naval que se fue a pique a 4,2 kilómetros de distancia de las playas bonaerenses de Costa Bonita y Arenas Verdes. Pero, si bien los restos náufragos se encuentran semienterrados y el casco está muy destruido, los expertos Canevaro y Cuidet pudieron detectar piezas indudablemente identificatorias como por caso un periscopio, un instrumento de observación conformado por un tubo y un sistema de ópticas cuyo extremo sobresalía por sobre la superficie cuando el sumergible navegaba en inmersión.

Para despejar toda duda acerca del tipo de nave descubierta, los peritos inicialmente determinaron que el naufragio, que se encuentra a 28 metros de profundidad, no se corresponde con los restos de un barco: “de tratarse de un buque / pesquero / arenero hundido, deberíamos haber encontrado o visualizado distintos elementos que son muy clásicos y necesarios en una nave de estas características, tales como bordas, cabrestantes, guinches de maniobras de izado de redes, portalones para el izado de las redes, pescantes de izado, y palo de señales (uno en proa, techo de timonera y popa); además de tratarse de cualquiera de los buques antes mencionados, deberíamos encontrar brazolas que determinan las dimensiones de una bodega, ya sea de carga de pescado, arena y/o cualquier otro tipo de almacenamiento, de ser un petrolero pequeño tipo bunker, deberíamos encontrar pluma de carga de manguera, tuberías, manifold…deberíamos encontrar la estructura del puente de navegación, por más chico que este sea, deberíamos encontrar aberturas para ventanas y portas que es este caso no hay”, indica textualmente la pericia.

Torreta y cubierta de un U-Boot

Tras descartar que se tratan los restos de un buque, los peritos concluyeron que la “zona de dispersión” de los restos del naufragio guarda relación con el tamaño de los submarinos oceánicos de la Segunda Guerra Mundial, citando a modo de ejemplo los modelos alemanes tipo IX y XXI que tenían más de 76 metros de eslora.

Los ingenieros navales mencionados además indicaron que una parte de la estructura analizada “resulta compatible con la torreta de un U-Boot” (abreviatura del alemán Unterseeboot, nave submarina). También, de acuerdo al estudio de las imágenes observadas, señalaron que “se puede apreciar las estructuras de soporte de la cubierta principal de un sumergible”, entre otras consideraciones similares realizadas al identificar piezas de la nave compatibles con ese tipo de navíos de guerra.

Debe señalarse que los peritos aclararon que el estudio se realizó sobre filmaciones obtenidas con poca claridad y que por lo tanto las conclusiones alcanzadas son “aproximaciones ya que no estamos logrando ver, en las imágenes suministradas para esta pericia –por el deterioro del casco, la sedimentación acumulada y la poca visibilidad–, la estructura completa del sumergible”.

Finalmente, como dato adicional, los peritos advirtieron que no se ha encontrado documentación de la nave ni dato alguno relacionado a su hundimiento ocurrido a unos 11 kilómetros de la ciudad balnearia de Necochea. Los expertos, para avanzar en la investigación, sugirieron la extracción de muestras de metal para su posterior análisis, así como de algunas piezas, por ejemplo, el periscopio, para su estudio. También concretar un registro global del pecio mediante un sonar multihaz lo que permitiría un mapeo completo con detalles de la superestructura del casco.

Por otra parte, Eslabón Perdido ha solicitado una segunda pericia a la Liga Navale italiana (LNI), una prestigiosa entidad, reconocida internacionalmente, especializada en naufragios de naves y submarinos de la Segunda Guerra Mundial. Dicha organización, que está bajo jurisdicción del ministerio de Defensa de Italia, dará a conocer su dictamen en los próximos días. El proyecto Eslabón Perdido, que no cuenta con ayuda oficial, fue declarado de interés público y cultural por el Honorable Concejo Deliberante de Lobería (Ordenanza N° 2495/21), por la Municipalidad de Necochea, (Decreto Municipal N° 470/21) y por el Honorable Senado de la Nación (Expte. N° 141/21).

--------------------

(*) Gentileza de Juan José Salinas, de Pájaro Rojo

*Foto de portada: pajarorojo.com.ar

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni
Director de redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras
Secretaria de redacción Sudamérica: Victoria Camboni

ver más...