Por Francesco Piras, Francesco Ciotti, Eugenio Abruzzese y Albert Ifrim-20 de octubre de 2021

En el Documento Programático Plurianual 2020-2022, y en el más reciente, el DPP 2021-2023, se explica la tarea e importancia que juega Italia en el escenario geopolítico y de "Defensa" internacional. El punto de referencia o, mejor dicho, de sujeción, sigue siendo la OTAN. Las misiones internacionales y la seguridad interna siguen siendo centrales, sobre todo debido al posible "aumento de las amenazas" y la "creciente inestabilidad" originada en la emergencia pandémica. En resumen, un ataque a los pueblos. Además de las 90 bombas atómicas estadounidenses que ya están instaladas en territorio italiano, llegarán nuevos equipos de misiles de crucero para armar los submarinos U-212 y las fragatas Fremm.

El nuevo escenario internacional

El escenario internacional, hoy más que nunca, está en constante cambio. Y las "amenazas" a la seguridad y estabilidad siguen creciendo, según lo informado en el DPP 2020-22: "A la luz de las recientes evoluciones del escenario internacional, la complejidad de los retos que tendremos que afrontar en los próximos años es particularmente exigente. Por lo tanto, el futuro cercano deberá caracterizarse por un cambio de ritmo, en términos de vanguardia tecnológica, interoperabilidad y digitalización, para dotar al Instrumento Militar Nacional de capacidades y niveles de preparación adecuados para enfrentar las nuevas amenazas, incluidas las que actualmente sólo son concebibles. Para garantizar la seguridad de la Nación, en estrecha colaboración con los Aliados, necesitamos Fuerzas Armadas aún más modernas capaces de operar en todos los dominios, ampliando cada vez más el campo de acción también al ciber ambiente y al espacio, y en todos los escenarios, con especial atención a la amenaza híbrida. En este sentido, existe una necesidad creciente de incrementar y adecuar la capacidad de vigilancia, mando y control de las fuerzas".

Italia, por tanto, seguirá desempeñando un papel fundamental en la estrategia de la Organización Atlántica, especialmente en lo que respecta a las misiones internacionales. De hecho, la temporada en la que se celebran estas últimas está lejos de terminar: "Siguen siendo imprescindibles, por mencionar sólo los principales: el compromiso nacional para la estabilización de Libia y, más en general, de la zona del Sahel, las operaciones de la OTAN en los Balcanes Occidentales, en la región ampliada del Mediterráneo y en Afganistán, así como son fundamentales para mantener la seguridad las misiones lideradas por Europa o Naciones Unidas y las basadas en unirse a las llamadas "coaliciones voluntarias", para erradicar definitivamente las estructuras del Estado Islámico". Italia ciertamente tiene un papel importante, pero el intercambio y la organización a nivel europeo y atlántico es obviamente necesario: "Sin embargo, el alcance de los desafíos que caracterizan el contexto de referencia actual va más allá del campo de acción y de las capacidades de cada país. La fuerte vocación europea y euroatlántica, que representa una prioridad en la política exterior de nuestro país, se refleja, por tanto, también de forma coherente en la política de Defensa, que ve a la OTAN y a la Unión Europea como los pilares de nuestro sistema de alianzas, imprescindibles para asegurar al país el marco de seguridad necesario ante amenazas que, cada vez más, asumen nuevas formas y métodos operativos más complejos".

Y no solo eso. Los problemas a los que se enfrentará Italia también son, ante todo, internos. De hecho, "el escenario internacional no presenta (…) señales de mejorar. Por el contrario, la pandemia está agravando aún más contextos ya complejos, desde el punto de vista económico y social, por lo que corremos el riesgo de presenciar un aumento de las amenazas y una creciente inestabilidad, que se asocia con la dinámica demográfica y las condiciones de subdesarrollo que caracterizan a gran parte de la población. El 'área de interés nacional del país' configura todas las condiciones para la generación y cronificación de conflictos, incluidos los armados, con repercusiones inevitables en nuestra seguridad".

Eso dice el DPP 2020-22, que también establece que, "en cumplimiento de las misiones y tareas fundamentales asignadas a las Fuerzas Armadas, por la carta constitucional y por la ley, y con especial referencia a la defensa de los espacios euroatlánticos y la contribución para la realización de la paz y la seguridad internacionales, Italia mantendrá un papel de liderazgo en las operaciones de respuesta a las crisis, mediante un uso equilibrado de todos los componentes del instrumento militar, confirmando la contribución apreciada y significativa en la estabilidad de las áreas de interés".

La "defensa" italiana de misiles y desarrollos recientes

Según las indiscreciones expresadas a la publicación mensual RID (Revista Italiana de Defensa) por el almirante Giuseppe Cavo Dragone, Italia se equipará con nuevos misiles de crucero con un alcance de más de 1000 km para armar submarinos clase U-212 y fragatas Fremm posicionadas en el Mediterráneo. Se trataría de una reorganización de nuestras fuerzas armadas en clave ofensiva, que ya había sido anticipada por el anuncio sobre el suministro de los primeros drones armados para Italia, explicitado en el DPP 2021-23. Con un programa de gastos de 168 millones de euros, el Ministerio de Defensa autorizó el armado de drones italianos de la clase Male Reaper. Estos últimos fueron los primeros aviones utilizados por el ejército estadounidense en la guerra de Afganistán que, según informes elaborados por Airwars, desde 2001 a la fecha han provocado la muerte de al menos 22.000 civiles, con un margen de hasta 48.000. Un hecho gravísimo, que plantea serios interrogantes sobre cuáles son realmente las intenciones y objetivos militares de nuestro país. Según el propio Giuseppe Cavo Dragone, los nuevos sistemas de armamento, además de garantizar un mayor peso estratégico en temas como el de los campos disputados con Turquía frente a las costas de Chipre, serán "fundamentales para abordar las nuevas fortalezas electrónicas construidas especialmente por los rusos", es decir, áreas protegidas por pantallas de radar y baterías de misiles antibuques caracterizadas por una alta potencia nuclear. Italia, por lo tanto, se está posicionando para un enfrentamiento directo con Rusia con el visto bueno de la OTAN y, mientras que de palabra se alude a una lógica defensiva con respecto a la expansión de una hipotética amenaza exterior, se sigue provocando a Moscú con maniobras militares masivas en sus fronteras. De hecho, desde el 22 de septiembre, en aguas del Mar Negro y del Mar de Azov, se están realizando los ejercicios internacionales "Joint Efforts 2021", en los que participan delegaciones de 15 países aliados del bloque de la OTAN, incluido nuestro país. Participan 12.500 soldados, 85 tanques, 420 blindados, 50 piezas de artillería, 20 buques de guerra y 30 helicópteros. Por eso hemos optado por estar en la primera fila de las cañoneras euroatlánticas contra el resto del mundo. De una iniciativa de nuestro país en defensa de sus intereses, pero del mismo proceso de siempre: seguir los pasos belicistas del amo de ultramar. Los más de 1000 km de proyección de nuestro potencial ofensivo nos permiten ahora subir las apuestas, incluso contra Irán. De frente a los hechos, la posibilidad de una guerra se acerca cada vez más.

Esta decisión ciertamente no es fruto del azar, sino que surge de influencias y de documentos muy concretos, concebidos y redactados por importantes centros de investigación, think-tanks y grupos de interés, que siempre influyen en las decisiones de los gobiernos y de los principales actores públicos, especialmente los occidentales. Uno de ellos es el IAI, el Instituto de Asuntos Internacionales fundado en 1965 por iniciativa de Altiero Spinelli. Un documento publicado por el IAI el 5 de abril de 2021 y titulado 'Europe’s Missile Defence and Italy: Capabilities and Cooperation' ("Defensa Europea contra Misiles e Italia: capacidades y cooperación"), es esclarecedora en este sentido. Este documento explica cómo, debido al cambio repentino en el escenario internacional, Italia debe necesariamente tener su propio arsenal de misiles para mantenerse al día. Además, la exposición de Italia en el contexto geopolítico, militar y de guerra es máxima: "La protección del suelo nacional para Italia es particularmente difícil, debido a su proximidad al norte de África y Oriente Medio, teniendo en cuenta también el hecho de que Roma ha entrado gradualmente en el alcance de los misiles iraníes y que los arsenales libios han sido introducidos de contrabando después de 2011. Italia es también una de las pocas naciones europeas que albergan armas nucleares tácticas de EE. UU. y esto automáticamente convierte al país en un posible objetivo de ataques con misiles rusos contra bombarderos estadounidenses convencionales y nucleares de doble capacidad".

De manera más general, el documento explica diez puntos en los que debe inspirarse el enfoque italiano de defensa: "En primer lugar, la OTAN sigue siendo la piedra angular estratégica y operativa de la defensa europea de misiles (...) El segundo punto se refiere a la cooperación europea que, llevada a cabo principalmente, pero no solo a través de iniciativas de la UE, se ha convertido en el principal canal para el desarrollo eficaz y sostenible de capacidades sólidas de la defensa antimisiles". Por tanto, la OTAN y la UE siguen siendo piedras angulares de la política italiana, tal y como reiteró Mario Draghi en los primeros días de su mandato presidencial que comenzó en febrero de este año. Continúa el documento señalando que, "en tercer lugar, para hacer frente a las amenazas actuales y futuras de los misiles, es necesario contar con una serie de sensores capaces de encontrar, identificar y rastrear los misiles enemigos". Por lo tanto, nos estamos preparando para escenarios de guerra claros e inequívocos, en los que los misiles y las ojivas hipersónicas, ciertamente termonucleares, estarían en el centro de tales eventos. Y nuevamente, el documento procede con la lista de "puntos clave", identificando la "dimensión espacial de la defensa antimisiles" como fundamental, pero también advirtiendo a Italia sobre los recientes desarrollos en armas hipersónicas. Evidentemente, "la continuidad de las inversiones italianas es una prioridad que influye profundamente en la posición del país"; además, es necesario establecer "un diálogo oportuno, sistemático y constante entre las Fuerzas Armadas y la industria, para que puedan trabajar en conjunto con la evaluación de amenazas, la determinación de requisitos y los riesgos y oportunidades que presenta el desarrollo de nuevas capacidades". Los dos últimos puntos mencionados en el documento consisten en que, "en cuanto a la defensa antimisiles, las fuerzas armadas italianas necesitan un salto cualitativo en términos de fuerzas conjuntas", y que, para Italia, es fundamental "aprovechar las ventajas ofrecidas por su posición geográfica con el fin de paliar las desventajas". En general, "sólo mediante la adopción de un enfoque más integrado, de amplio espectro y a largo plazo de la defensa antimisiles, Italia podrá abordar eficazmente los diez puntos que acabamos de describir. Este enfoque deberá partir del reconocimiento de la importancia de la defensa antimisiles para la seguridad nacional, la defensa colectiva y la cooperación de la OTAN dentro de la UE, así como para las capacidades industriales y tecnológicas del país".

Italia está en primera línea ante un posible nuevo conflicto mundial

Así pues, en este momento Italia está a la vanguardia de la batalla contra Rusia y China. Y lo que surgió de numerosas pruebas y simulaciones es preocupante, porque muestra que nuestro país será, probablemente, uno de los primeros objetivos en ser alcanzado en caso de guerra. Por esta razón, la carrera armamentista emprendida por el gobierno de Draghi bajo la dirección de la OTAN y, por tanto, de los Estados Unidos de América, genera una gran preocupación por el destino futuro de cada uno de nosotros.

¿Qué escenario nos espera? ¿Realmente permitiremos, después de las experiencias históricas pasadas y después de las múltiples guerras y genocidios cometidos en las últimas décadas en Oriente Medio y África, que estalle un conflicto nuclear global capaz de aniquilar a todas las naciones del mundo? Por tanto, es urgente que Italia abandone la OTAN de inmediato y que se declare oficialmente nuestra neutralidad para establecer la paz y no el enfrentamiento permanente. Así concretamente daría vida al artículo 11 de nuestra Constitución, durante muchísimo tiempo desgarrado por cualquier gobierno, sin distinción de derecha o de izquierda, que asumiera a partir de 1948.

(Continuará)

-----------------------

*Imagen de portada: Trabajo artístico de Paolo Bassani

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO