Hoy la institución de Carabineros no está cumpliendo su función que es proteger a la ciudadanía. Carabineros ha comenzado a ser el brazo armado del ejecutivo y de una elite que quiere criminalizar y perseguir a aquellos que piensan y quieren un país diferente y más justo.

No se puede permanecer en silencio cuando vemos una violación sistemática de los derechos humanos, esto dicho por distintas organizaciones internacionales, acerca de lo que ocurre hoy en Chile.

Esta persecución contra los dirigentes sociales, la consideramos especialmente grave, y más grave aún después de que la Corte Suprema descarta que los seguimientos de Carabineros a dirigentes sociales, sindicales y estudiantiles, no violan los derechos humanos. Hemos considerado muy oportuno tener un diálogo con Esteban Silva Cuadra, Presidente de la Fundación Constituyente XXI, Miembro de la Plataforma Chile mejor sin TLC, Sociólogo, Integrante de Unidad Social y comentarista de Hispan TV, RT en español y Telesur.

-Cuéntanos sobre esta persecución contra los dirigentes sociales que hay y particularmente sobre el caso tuyo que lo consideramos especialmente grave y más gravedad aún después que la Corte Suprema descarte que los seguimientos a los dirigentes sociales estén violando los derechos constitucionales. Además, esto hace que quedemos en la más absoluta indefensión y es algo inaceptable que queremos denunciar a los cuatro vientos. Cuéntanos un poco lo que te ha pasado.

“Claudio, gracias a ti por la posibilidad que me das para compartir esta situación, que en el caso personal es una situación de acoso de represión que me afecta a mí y a mi familia, pero también creo que se enmarca lamentablemente en un cuadro de represión, de seguimiento, de acoso a varios dirigentes, dirigentes de Unidad Social y de otros dirigentes sociales, como ha sido público. Varios dirigentes sindicales, dirigentes de pobladores han tenido y han sufrido o están sufriendo un tipo de acoso y de represión por parte – eventualmente lo digo pero yo lo creo – de agentes del Estado;  y es extremadamente grave que dan cuenta de que en Chile estamos viviendo una situación que afecta a los derechos humanos individuales y colectivos de la población y particularmente una represión velada por detrás, por abajo, hacia dirigentes sociales que hemos estado vinculados a las movilizaciones de los últimos tres meses. Y en el caso mío para ir directamente a la pregunta, yo he tenido desde hace ya 3 meses, primero autos que están en las afueras de mi domicilio,  he tenido la oportunidad de seguimiento por varias horas, incluso hemos tomado fotografías a las patentes, a los autos y a los vehículos mismos;  hemos ido a los registros de patentes, que es público, por lo demás, y hay algunos que se repiten, que han estado a las afueras de mi casa durante días y a distintas horas, que además son placas, patentes que no están consignadas por nadie, es decir que son autos que no tienen propietarios y sencillamente son patentes desconocidas, así que es extremadamente curioso y grave por cierto”.

“Pero además de eso hemos sufrido una cantidad importante de amenazas, por varios tipos de medios. Te estoy hablando de las redes sociales, twitter, instagram, facebook, pero también por correo electrónico. Han sido amenazas de muerte. Todo tipo de amenazas en mi contra y en contra de mi familia, por estar movilizados, por ser parte de Unidad Social; pero además le debo sumar a esto que el día 18 de diciembre (esto ya ha estado ocurriendo las últimas dos semanas de octubre, todo noviembre y diciembre del año recién pasado) fue allanada mi casa. Yo llegue a mi casa en la tarde (menos mal que no había nadie en mi domicilio). La puerta de entrada, la reja y también la puerta de la casa estaban forzadas, porque estaban con llaves ciertamente. Entraron a la casa, registraron toda la casa, es decir todas las habitaciones nuestras, la de mi hijo, mi dormitorio, en fin, todos los lugares, desordenaron todo, votaron cosas como para que uno pudiera pensar que eran delincuentes comunes, ladrones habituales; cosas que eran de bastante más valor de lo que se llevaron. No se llevaron nada, es más, lo botaron, dejaron las cosas manifiestamente regadas por el piso, otras encima de nuestra cama. Y solo se llevaron un notebook, un computador portátil y un celular en el caso mío”.

“Fui a hacer la denuncia a la comisaría que queda exactamente a dos cuadras de mi casa, caminando, esto fue alrededor de las 21 horas; 21:10 minutos, yo estaba en la comisaría, pedí hablar con el oficial a cargo, me tomo los datos, la dirección y me dijo que iban a venir inmediatamente a hacer el procedimiento de rigor, para ellos, frente a un eventual robo, para mí evidentemente se trata de una situación más compleja, que puede involucrar a gente que tiene recursos, operación que ha estado con vehículos a distintas horas durante varios días y semanas, vigilando y acosándome en mi domicilio. Me han enviado fotos de gente que me sigue, en las manifestaciones y en algunas actividades públicas a las cuales yo he asistido”.

“Pedí que vinieran, ya que era un procedimiento normal para cualquier ciudadano que ha visto afectado un ingreso a su domicilio con estas características. Que no fue robo ciertamente. Y no llegaron. Eran las 9:10 de la noche, pasaron 3 horas; 10, 11 a las 12 de la noche y no llegó Carabineros; y yo decidí no mover nada a efectos de esperar el procedimiento policial, que se supone correspondería. No llegó nadie, a las 12:00 de la noche concurrí a la misma comisaría a efecto de hacer la denuncia. Esto es insólito”.

“La respuesta de los oficiales de Carabineros fue que no tenían vehículos para haber hecho el procedimiento, en circunstancias que están a dos cuadras y podían venir caminando. Bueno, pero finalmente hice la denuncia ciertamente, sin que viniera nadie de la policía; este tipo de procedimiento”.

“Yo les relaté a los funcionarios de Carabineros, cuando concurrí a la comisaría, aquel 18 de diciembre del 2019, que sumamos ante la comisión chilena de derechos humanos, encabezado por su presidente el abogado Carlos Margotto, quien había hecho una presentación que se llama denuncia criminal en amparo mío y a favor mío, ante la justicia chilena, por amenazas, seguimiento (estos que he descrito), eventual escuchas e intervención y escucha de mi teléfono, tanto portátil como el fijo, y la propia justicia dictaminó que habían elementos suficientes para aprobar el procedimiento de que siguiera adelante la denuncia. Esta denuncia está planteada en contra de quienes resulten responsables, políticos, en este caso el Presidente de la República, Sebastián Piñera Echeñique. Y la Justicia estableció que había suficientes elementos para procesar, al menos iniciar la investigación en este caso, que todavía sigue en curso en la fiscalía Centro Norte”

“Hace poco, sin embargo, respecto del tema del allanamiento de mi casa en extrañas circunstancias, en circunstancias que son evidentes de acoso a los derechos individuales nuestros, míos y de mi familia, he recibido una notificación del fiscal jefe de la Fiscalía local de Ñuñoa, Álvaro Pérez Galleguillos. Me señala “que el robo en lugar habitado, así lo rotulan ellos, destinado a la habitación, considerando que no hay antecedentes, no es posible por ahora seguir realizando otras actividades que permiten acreditar el delito e identificar a los responsables, por lo que se debió (estoy leyendo textualmente) archivar provisionalmente esta denuncia”. Esto está fechado 16 de enero del 2020 y me llegó unos días después. Esto es independiente de que sigue la investigación de la Fiscalía Centro Norte en mi favor, sobre los responsables políticos del Estado”.

Por todo lo anterior y por la gran crisis de las instituciones, es que el pueblo movilizado exige una Asamblea Constituyente original, plurinacional, paritaria. Cuando el aparataje estatal está en crisis, como ocurre hoy en Chile, el poder Constituyente debe volver a su origen y este es el Pueblo.

-----------------

*Foto de Portada: www.werkenrojo.cl 

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO