Una vez concluido el partido entre los equipos de los Clubes Colo Colo y Palestino las fuerzas policiales que habitualmente circundan el Estadio realizaron un operativo desproporcionado y esto habría generado algunos incidentes de menor entidad. En ese marco y en forma sorpresiva, cuando sobre la calzada se encontraban hinchas de Colo Colo y público, en actitud pacífica, apareció un camión de Carabineros (destinado al transporte de caballos) que circulando a alta velocidad se fue sobre un grupo de personas atropellando finalmente a un hombre. En una primera instancia el pesado vehículo impacto contra él y después lo pasó por encima. La situación fue observada por la multitud allí presente y se desencadenó un generalizado repudio que incluyo una pedrea contra el camión. El conductor del vehículo oficial optó por retirarse del lugar con celeridad. Por su parte la persona atropellada fue auxiliada por el público para ser finalmente derivada a un centro asistencial donde se produjo su deceso debido a las graves lesiones que experimentó. El fallecido fue identificado como Jorge Mora, de 37 años, y era hincha de Colo Colo y además desarrollaba militancia social como tantos otros ciudadanos, al parecer integrando el Movimiento Centenario Popular, de corte político.

Lo cierto es que tras este hecho donde la alevosía y la omisión de asistencia, por parte de Carabineros, no estuvieron ausentes, dejó una huella de dolor y de impotencia entre la población chilena. Los medios de comunicación locales y extranjeros se hicieron eco de la tragedia. Una tragedia con sabor a terrorismo de Estado, porque un hecho de esas características no puede ser considerado un accidente.

chile joven atropellado 2

Pero para las autoridades el hecho fue calificado como tal. La versión de Carabineros apunta a que el conductor del camión no tenía visibilidad en virtud de que los parabrisas presentaban daños de la pedrea de la cual fue objeto el pesado vehículo. Lo que el vocero de Carabineros no dijo a la prensa que lo consultó es que cuando el camión a toda marcha cruzó la calzada en la que se encontraba el infortunado Jorge Mora los parabrisas estaban intactos y que la pedrea sobrevino en los segundos siguientes al momento en que es atropellado Mora, como reacción al hecho.

Hay que agregar además que el Carabinero que estaba al volante optó por retirarse de inmediato del lugar y no optó por detener la marcha del vehículo y accionar para auxiliar al herido. Las imágenes del atropellamiento se difundieron rápidamente en las redes sociales y el hecho cobró notoriedad, desencadenando el repudio generalizado. En paralelo, la Justicia y la Fiscalía tomaron cartas en el asunto, pero obviamente la versión de los Carabineros fue la que habría predominado en el accionar judicial, claramente dentro de un ya habitual contexto de impunidad, cuando se trata de Carabineros o de cualquier otra fuerza represiva.

Los hechos, de todas formas fueron conocidos a todo nivel y la reprobación de la ciudadanía fue generalizada, sin perjuicio de que la familia del fallecido, según lo anunciado a los medios de comunicación, habrá de iniciar “una querella criminal en virtud de la responsabilidad penal de un agente del Estado en la muerte de un joven”. Trascendió además que también tomaría parte en la querella criminal el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

También en Chile se generalizó igualmente el repudio frente a otro hecho ocurrido recientemente, en las diarias represiones que se registran en todo el territorio trasandino, dentro del contexto de estallido social que se vive desde el 18 de octubre del año pasado. El estallido social que apunta a resistir los embates de un autoritarismo impuesto por el presidente Piñera, cuyo gobierno más se asemeja a una dictadura, que a un régimen democrático.

El hecho en cuestión tuvo lugar en Plaza Melipulli en Puerto Montt (y la víctima fue una joven menor de 17 años) el pasado domingo 26 de enero cuando una bomba de gas lacrimógeno lanzada por las fuerzas represivas impactó contra el cráneo de la jovencita. Esta violencia de la represión fue dada a conocer por Observadores de Derechos Humanos de Puerto Montt los cuales difundieron la denuncia a través de Twiter adjuntándose además un video que fue subido a la cuenta Puerto Registros en Instagram.

La menor se encuentra internada en un CTI de un centro de salud de la región y según informó Mauricio Maya, director regional del Instituto Nacional de Derechos Humanos, presenta “fractura y hundimiento de cráneo, además de pérdida de conocimiento”. La jovencita fue sometida a una intervención quirúrgica y los médicos señalaron que la lesión es muy grave y que probablemente la menor quede con profundas secuelas neurológicas.

Mauricio Maya y observadores de DDHH dijeron además que el ataque a la jovencita fue el cuarto que ha cometido Carabineros de Chile bajo esa modalidad, agregando que: “Estas políticas de terror son solo aplicables por regímenes totalitarios y conflictos de guerra”.

A nivel de las autoridades, a través de un comunicado, se dijo que los funcionarios actuaron como respuesta a un supuesto ataque a la Segunda Comisaria de Puerto Montt cuando terminó un evento denominado Concierto Popular.

La represión siempre encuentra palabras retóricas y ya establecidas, para justificar sus atrocidades. Porque se saben impunes. Y la impunidad proviene desde las entrañas mismas del Palacio de La Moneda, y tiene nombre y apellido: Sebastián Piñera.

-------------

*Foto de Portada: www.noticiasporelmundo.com

*Foto 2: www.latercera.com

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO