Pin It

Nanni Moretti estrena en Sudamérica un notable filme, respetando sentimientos

Por Jean Georges Almendras-16 de agosto de 2019

Recuerdo aquellos días. Los recuerdo perfectamente. Los miro a la distancia y aún sin haber estado en el lugar mismo de los cruentos acontecimientos, me estremezco. Tenía 18 años y cuatro meses. En Santiago de Chile se materializaba el golpe de Estado contra Salvador Allende. En el departamento de San José, en territorio uruguayo, que era donde yo me encontraba junto a otros jóvenes, trabajando como líderes de recreación, en una Colonia de Vacaciones para escolares de Montevideo y del interior del Uruguay, escuchábamos por radio las instancias de la dramática violenta arremetida fascista contra el Palacio de la Moneda, lo que es decir contra el legítimo gobierno socialista. Ellos allá, en Chile, vivían en carne propia el terror golpista, y nosotros acá, en Uruguay, que también ya estábamos en dictadura militar, nos solidarizábamos con Allende y el pueblo chileno, siguiendo minuto a minuto la tragedia que les tocaba en suerte. En lugares diferentes (pero en situaciones diferentes), de una América Latina sobrevolada por el Cóndor de la muerte made in USA (made in CIA) (made in Henry Kisinger) vivíamos la dictadura de Augusto Pinochet. Pero en Italia, otro joven, de nombre Nanni Moretti , que si bien no sufría en sus carnes la conmoción que los chilenos estaban soportando entre bombazos, metralla y una fuerte represión que conllevaba muerte y caos ( y la pérdida absoluta de los derechos individuales) , igualmente sabía de estos episodios, sin sospechar que 44 años después, esos episodios, se le cruzarían por su vida y por su camino de cineasta italiana, con intensidad indescriptible, cuyos efectos no solo le acarrearían éxito profesional, sino además, la capacidad de entender, a conciencia, el drama de quienes sufrieron las consecuencias del golpe militar chileno, con sus respectivos horrores.

santiago italia 2

Nanni Moretti crea el filme “Santiago-Italia”. Es su última realización documental de 80 minutos (con testimonios de Patricio Guzmán, Miguel Littin y Carmen Castillos, entre otros) que recientemente se estrenó en la ciudad de Buenos Aires, en los cines Village Recoleta, Atlas Patio Bulrich y Artemultiplex Belgrano.

Nanni Moretti es un luchador que con su talento (y con sus ideas políticas) llevó a la pantalla un trabajo que tuvo como objetivo central repasar el asilo que la embajada de su país dio a más de 200 perseguidos por la dictadura pinochetista.

Horacio Bernades, de Página 12, ha escrito que Nanni Moretti ha confesado que lo que le llevó a encarar este filme documental fue “un detalle que había quedado al margen: el albergue que la embajada italiana dio en 1973 a los perseguidos por Pinochet. A todos los que pudo dar asilo, al menos”

Moretti agregó que en ese pequeño detalle encontró “una fuente inagotable de sentidos, de relatos, de anécdotas y emociones”. Y toda esa maravillosa gama de realidades la vuelca al espectador.

“Descubrí lo que me pareció una bella historia italiana” reafirma Moretti.

Por su parte, Bernades cuenta que en medio del golpe, en medio de la cancelación sangrienta de un proceso político, en medio de las detenciones, de los secuestros, de las torturas y de la muerte, Moretti encuentra una “bella historia”, señalando con particular interés, que esa es la historia que narra: una historia de solidaridad, de generosidad y de protección a los que estaban totalmente desprotegidos, por parte de una delegación diplomática que no tenía por qué hacerlo.

El colega Bernades en sus apuntes para Página 12 lo explica así: “No se trataba de alguna embajada que pudo haber puesto en riesgo las relaciones diplomáticas por defender una causa común, como las de la URSS o Cuba. La embajada argentina, más difícil: en el momento en que se produjo el golpe, el oficialismo venía de descabezar al camporisno (Allende estuvo presente en la asunción del “Tío”) y se dirigía a una derechización que tendría más puntos de contacto con Pinochet que con Allende. La que da asilo a los militantes del Partido Socialista chileno, el PC y el MIR es la embajada italiana, que representaba a uno de esos eternos gobiernos de coalición de la península, con la Democracia Cristiana a la cabeza. Pero ojo: ese moderado gobierno democristiano fue el único en Europa que no reconoció a Pinochet como nuevo jefe de Estado”

El realizador Moretti se hace dueño de la estructura argumental y la moldea desde su propio ser. Y por sobre todo, deja bien claro al espectador, que él, como realizador, no se somete a los parámetros de la imparcialidad.

santiago italia 3

En un tramo del filme, Moretti y su equipo llegan al Penal de Punta Peuco para entrevistar a un militar represor y responsable de violaciones a los derechos humanos. Y es Moretti quien a boca de jarro le espeta una advertencia: “Yo no soy imparcial”. Y es ese ingrediente, de sinceridad en el trabajo de campo (y para con el entrevistado) que le otorga personalidad y sello propio a “Santiago,Italia”. El sello de un filme libre. Sin acartonamientos. Y Bernades diría en su crónica: “el relato deriva hacia una nueva forma de felicidad (después del testimonio de Patricio Gusmán, que estuvo unos días secuestrado en el Estadio Nacional) Una felicidad más reducida, más personalizada, más peculiar: la del par de centenares de privilegiados que tuvieron la fortuna de ingresar –saltando por encima del muro- en la embajada italiana. Allí el relato roza la novela de aventuras, con gente pegando el salto mientras los carabineros disparan. También la picaresca, por la larga convivencia entre gente de distinto sexo, el cine cómico (alguien demasiado torpe para saltar), el melodrama de la patria perdida, el agradecimiento a la patria que les dio cobijo, la alegría por un nuevo futuro y el final feliz. Santiago-Italia no es una talking heads, porque no se trata aquí de cabezas parlantes sino de gente reviviendo en cuerpo y alma experiencias cruciales. Moretti no filma discursos. Filma palabras cargadas de vida, cuerpos que reaccionan en consecuencia. Su cámara los hace brillar. Es un cine de renacimientos”.

santiago italia 4

“Santiago,Italia” fue merecedora del premio David de Donatello al Mejor Documental. Y fue la segunda película de Moretti que recibe el mismo reconocimiento; la primera fue “La Cosa” del año 1990, en el que se presentan las instancias en que el mítico Partido Comunista italiano dejó de existir.

En reciente diálogo con Dominique Bordeau, a Moretti se le preguntó ¿Cómo se sintió frente a los dos militares a los que entrevista en la película, que no dan signos de arrepentimiento en relación con su participación en el golpe?

El cineasta respondió: “Mi propósito no era denunciar sino comprender. Me incomodó su posición, pero lo que yo necesitaba en ese momento para la película era una entrevista completa. Debía mantenerme concentrado. No imparcial, tal como se le aclaro a uno de ellos, pero sí tranquilo. Por la misma razón, no doy orden de corte ni intervengo cuando Rodrigo Vergara se emociona al recordar las muestras de solidaridad que recibió al llegar a Italia. Como cineasta, se requiere tomar distancia, disociarse en relación con el tema, los personajes o las circunstancias que se narran. No es cuestión de convertirse en protagonista, a la manera de Michael Moore. Mi forma de respetar a Rodrigo en ese momento no consiste en tenderle una mano, sino en mantenerme en silencio frente a su sentimiento”

santiago italia 5

¿En qué momento decidió qué película quería hacer?. Moretti siguió respondiendo:”En el montaje. Recién ahí le di una forma al material y también una línea narrativa. Hasta ese momento entrevistaba gente y no sabía qué iba a hacer con las entrevistas, cómo las iba a usar. ¡Filmé 40 horas de entrevistas¡. Un presupuesto previo que sí tenía, era el de evocar lo que sucedió a través de la memoria viva de quienes de uno u otro medio participaron de ello”

Dominique Bourdeau insistió con sus preguntas, para su artículo a publicarse en Página 12: ”Santiago,Italia” habla de refugiados, fronteras que se cierran, solidaridad ante ellos ¿Qué relación cree que tiene esto con el presente italiano, europeo en general, en el que se les niega asilo a los emigrados de países pobres?

Si hay una relación, la película jamás la plantea en forma explícita. Creo que son asociaciones que en tal caso debe hacer cada espectador. Lo que puedo decir es que cuando empecé el rodaje no había advertido ningún paralelismo entre esa situación y la actual. Recién después me di cuenta y comprendí que la película podía asumir un segundo sentido, del que hasta entonces no era consciente”

-En ese momento, la sociedad italiana, incluido el gobierno, recibieron a los emigrados chilenos con los brazos abiertos. Actualmente, el primer ministro italiano prohíbe la entrada al país de los refugiados y amenaza con hundir a los barcos de las ONG que los acogen.

“Es una comparación que la película no plantea. Pero lo que se cuenta puede llevar a pensarlo, sin duda” fue la reflexión de Nanno Moretti, quien finalmente, antes de definirse como un cineasta político “prefiero considerarme un cineasta humanista”. Y continúa: “En Europa Occidental, la democracia parece un valor adquirido y definitivo, pero en verdad es una planta a la que hay que regar todos los días. Advierto un proceso de hipnosis colectiva que genera miedo. Los problemas económicos dominan el debate sobre el tema de la inmigración. Cuando la película se estrenó en Italia, unos meses atrás, tocó al público. No hubiera imaginado reacciones tan intensas. Vivimos una época tan extraña que este documental sobre una experiencia política y social sucedida en un país latinoamericano más de cuarenta años atrás deviene un gesto político fuerte. No pretendo incidir sobre la intención de voto, pero mi posición política está clara. Al menos así lo espero”.

“Santiago,Italia” seguramente en breve se estrenara en Chile. Y será una cita obligada para el pueblo chileno.

------------------

*Foto de Portada: www.culto.latercera.com

*Foto 2 : www.corriere.it 

*Foto 3: www.elmostrador.com

*Foto 4: www.página12.com.ar 

*Foto 5: www.hollywoodreporter.com 

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni
Director Redacción Uruguay: Jean Georges Almendras

REDACTORES DE AMÉRICA LATINA
-Erika Pais
-Inés Lepori
-Matias Guffanti (Our Voice)
-Jorge Figueredo
-José Guzmán
-Agustín Saiz
-Paola Beco
-Félix Vera
-Alejandro Díaz
-Eduardo Godoy (Our Voice)
-Claudio Rojas
-María Cecilia  Bertholin

REDACTORES ITALIANOS

-Giorgio Bongiovanni
-Saverio Lodato
-Giulietto Chiesa
-Aaron Pettinari
-Lorenzo Baldo
-Anna Petrozzi
-Margherita Furlan
-Mirian Cuccu
-Francesca Mondin
-Jamil El Sadi (Our Voice)
-Karim El Sadi

REDACTORES INVITADOS DE MEDIOS AMIGOS  DE AMÉRICA LATINA
-Sebastián Artigas  (La Izquierda Diario de Uruguay)
-Damián Recoba (La Izquierda Diario de Uruguay)
-Periodistas de programa FRECUENCIA JOVEN de Rosario, Argentina.

APOYO DE REDACCIÓN
-María Lezcano
-Patricia Aboal

WEB MASTER
-María del Carmen de Huertos
-Fabio Mamelli
 

CONTACTOS

ANTIMAFIADUEMILA

REDACCIONES

ban_antimafiaanti

 

ban_antimafiaarg

 antim2

 

ban antimafiapy

PAGparaguay

 

 globebottom2

© 2009 ANTIMAFIADOSMIL.com | Fundador Internacional Giorgio Bongiovanni | Derechos Reservados.