Pin It
agustin saizPor Agustín Saiz-3 de junio

EEUU es lo que es, hasta ahora siempre fue así y no sabemos si lo será hasta que desparezca. Desde la conquista del lejano oeste relatada bajo la óptica del arquetipo del macho-vaquero para encubrir las masacres cometidas, hasta la vanagloria de lanzar la atómica para devastar una ciudad rendida, todos en todas partes hemos sufrido alguna vez los crímenes del imperio. Pero ahora la locomotora modelo que impulsaba al resto de los países hacia la nada, se prende fuego delante de los ojos del mundo y lo que nos interesa es el análisis que podemos hacer de la resistencia de una parte de la población, rehén, dentro de ese infierno.

Desde Minneapolis a Baltimore, Los Angeles, Denver, New York, Phoneix y muchas otras ciudades, la muerte de George Floyd dio salida a un foco de rebeldía que se extiende como un fuego incontrolable a lo largo de –como público el Start Tribune- una nación que agoniza. Paradójicamente, la furia es descargada sobre la institución policial (tal vez) representando la catarsis de mucha gente, al rol que juega en la política exterior los EEUU haciéndose pasar justamente por aquello de “policía del mundo” mientras bombardea otros países.

“No puedo respirar” dijo George Floyd antes de morir cautivo, aplastado literalmente por la bota de un policía blanco en el cuello. Su imagen nos espanta en la medida que inevitablemente nos tropezamos con ella en las redes. Nos vamos quedando ahogados, una y otra vez, siendo testigos de un crimen, que se repite como si fuera en directo. Una y otra vez presenciamos el abuso de la autoridad que actúa impune frente a nuestros ojos, impotentes… una y otra vez.

"Doy gracias a Dios que la gente está en las calles. ¿Te imaginas este tipo de linchamiento y a la gente indiferente o que no le importe?" dijo el activista y filósofo Cronel West.“Incluso en el momento en que tenemos un experimento social fallido, debemos luchar. Debemos tener una coalición antifascista contra lo que está sucediendo en la Casa Blanca y el Partido Republicano. Y también tenemos que decir la verdad acerca de la actividad miserable y cobarde a menudo vemos con demasiada frecuencia en el ala neoliberal del partido demócrata… y debemos ser críticos con nosotros mismos en términos de mantener vivos los más altos estándares morales y espirituales de Martin Luther King, Jr. y Fanny Lou Hammer y Ella Baker" (1)

Los nombres mencionados por el profesor de Harvard hacen un contrapunto con la calidad moral e intelectual de quienes gobiernan hoy los EEUU. Incluso con sus reacciones. La multitud reunida en Washington puso tan nervioso a los agentes del servicio de secreto “que llevaron precipitadamente a Trump a un bunker subterráneo” (2). Anteriormente hasta en Twuitter tuvo que silenciar su provocador mensaje en las web para evitar una escalada mayor al conflicto. Pero el primer mandatario no es la excepción ideológica en la que una minoría racista se refleja y se ve representada. Sino que es la expresión de una continuidad histórica que llevo a los EEUU a ser lo que es hoy, una nación que se forjo bajo los crímenes monstruosos del KKKlan mientras celebraba la liberación del mundo de la amenaza nazi. El Jefe de Gabinete del Presidente Nixon, H.R.Haldeman, lo sintetizo mejor cuando propuso “todo el problema son realmente los negros. La clave es diseñar un sistema que reconozca esto sin aparentar.”

GEORGE FLOYD. 2 jpg

“En una sociedad racista, no es suficiente no ser racista” dijo alguna vez Angela Davis. El hecho concreto es que los oficiales de Minneapolis pudieron matar a una persona mientras los filmaban y los civiles les rogaban que se apiaden. Los policías le dieron una muerte lenta sin ninguna vergüenza como si estuvieran viviendo en una era anterior a Lincoln. El Black Panther Party fue fundado en California, en 1966, en parte para combatir la brutalidad policial presenciada y experimentada por sus propios fundadores. También publicaron el primer número de su periódico en 1967 en respuesta al asesinato policial de un hombre negro. En aquel entonces habían caracterizado al sistema de justicia de Estados Unidos como “una mentira descarada, vinculada a la explotación económica y al empobrecimiento racial de las comunidades negras.” (3). La imagen que perdura hasta hoy no son las decenas de programas comunitarios y clínicas de salud con asistencia legal, comidas y guarderías para niños. La imagen duradera en el imaginario popular ,está vinculada a la esperanza del derecho de la autodefensa armada, para ponerle fin a los psicópatas de piel blanca que cooptaron el aparato del estado y sus instituciones para cometer crímenes de odio.

Pero también hay toda una nueva generación afroamericana que apuesta por la desobediencia civil. Además de las imágenes de estos días que muestran a decenas de autos dañados, casas incendiadas, policías heridos y cientos de detenidos, también hay protestas pacíficas que están convocando a miles “Uno de esos eventos se llevó a cabo en el centro de Terry Schrunk Plaza el viernes por la tarde. Un segundo evento, una vigilia para Floyd, se llevó a cabo en el Parque Península del Norte de Portland por un grupo activista llamado Frente de Liberación Juvenil. Las secuelas de esa vigilia han sido ampliamente cubiertas: una marcha hacia el centro de la ciudad se volvió destructiva y el saqueo continuó hasta casi las 4 de la mañana. Pero la escena en Peninsula Park fue muy diferente: los ministros locales y Black Panthers hablaron en contra de la violencia policial, el parque fue atestado por una audiencia ordenada y triste, y se erigió un santuario en la memoria de Floyd.” (4)

Lo importante es que, más allá de metodologías, de reacciones más o menos acertadas y lejos de juzgar a una sociedad cuya constante fue sobrevivir a la violencia y opresión racial, hoy en los EE.UU en medio de la situación inesperada provocada por la pandemia del COVID19, se abre una posibilidad de cambio.

Y esto es fundamental para el destino de todos porque lo que está en juego es mucho más que el pedido de justicia por el crimen racial cometido por un oficial blanco.

Lo que está en juego es mucho, mucho más…

Después de todo si la sociedad estadounidense cambia radicalmente el mundo sería un lugar mucho mejor para todos, no?

In memorian de George Floyd, gracias por tu sacrificio, tu muerte no quedará en vano.

---------------
(1) https://www.commondreams.org/news/2020/05/30/cornel-west-says-neo-fascist-gangster-trump-and-neoliberal-democrats-expose-america?fbclid=IwAR3A9AuKfmicdZ5-z6VU3kW0KYzM8BIRAdn6O4Cz3bZ6k6j8mk4X0oobrbQ

(2) https://www.nytimes.com/2020/05/31/us/george-floyd-protests-live-updates.html


(3) https://www.washingtonpost.com/nation/2020/05/29/black-panthers-black-lives-matter-ongoing-fight-end-police-violence-against-black-americans/


(4) https://www.wweek.com/news/2020/05/30/portlands-george-floyd-protests-began-as-a-peaceful-vigil/
----------------------------
*Foto de Portada: clickondetroit.com

*Foto 2: newjerseyglobe.com /George Floyd

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni
Director Redacción Uruguay: Jean Georges Almendras

REDACTORES DE AMÉRICA LATINA
-Erika Pais
-Inés Lepori
-Matias Guffanti (Our Voice)
-Jorge Figueredo
-José Guzmán
-Agustín Saiz
-Paola Beco
-Félix Vera
-Alejandro Díaz
-Eduardo Godoy (Our Voice)
-Claudio Rojas
-María Cecilia  Bertholin

REDACTORES ITALIANOS

-Giorgio Bongiovanni
-Saverio Lodato
-Giulietto Chiesa
-Aaron Pettinari
-Lorenzo Baldo
-Anna Petrozzi
-Margherita Furlan
-Mirian Cuccu
-Francesca Mondin
-Jamil El Sadi (Our Voice)
-Karim El Sadi

REDACTORES INVITADOS DE MEDIOS AMIGOS  DE AMÉRICA LATINA
-Sebastián Artigas  (La Izquierda Diario de Uruguay)
-Damián Recoba (La Izquierda Diario de Uruguay)
-Periodistas de programa FRECUENCIA JOVEN de Rosario, Argentina.

APOYO DE REDACCIÓN
-María Lezcano
-Patricia Aboal

WEB MASTER
-María del Carmen de Huertos
-Fabio Mamelli
 

CONTACTOS

ANTIMAFIADUEMILA

REDACCIONES

ban_antimafiaanti

 

ban_antimafiaarg

 antim2

 

ban antimafiapy

PAGparaguay

 

 globebottom2

© 2009 ANTIMAFIADOSMIL.com | Fundador Internacional Giorgio Bongiovanni | Derechos Reservados.