Por La Izquierda Diario* y Redacción Antimafia Dos Mil-16 de diciembre de 2019

Hace instantes fue detenido el corresponsal de La Izquierda Diario y dos jóvenes alteños en inmediaciones de la ceja de El Alto. Activistas de Derechos Humanos, convocan a una concentración urgente en la Plaza de Plan 361, al lado del Colegio Piloto Bolivia, entre calles 8 y 9 de Ciudad Satélite.

Hace instantes se detuvo en inmediaciones de la Ceja de El Alto al corresponsal de La Izquierda Diario, Carlos Cornejo, junto al artista Leonel Jurado y la joven Andrea Mamani. Los jóvenes se reunieron con el objeto de difundir un acto en solidaridad con las familias que perdieron a sus seres queridos en la masacre de Senkata, cuando fueron aprehendidos.

En estos momentos fueron derivados a la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (F.E.L.C.C.) de El Alto, Ciudad Satélite, sin señalarles en que condición o por qué motivo.

Activistas de Derechos Humanos, convocan a una concentración #ahora en la Plaza de Plan 361, al lado del Colegio Piloto Bolivia, entre calles 8 y 9 de Ciudad Satélite.

Llamamos a la más amplia unidad y solidaridad para reclamar la libertad de los compañeros.

De la Redacción de Antimafia Dos Mil

Nuestra solidaridad con el colega de La Izquierda Diario Carlos Cornejo y los jóvenes que lo acompañaban al momento de ser detenido. La represión golpista boliviana sigue al acecho sobre quienes ejercen la tarea de informar y de difundir los barbarismos que hoy, los personeros y los lacayos (y los perros guardianes uniformados) de quienes detentan el poder, hacen añicos el estado de Derecho y los derechos individuales y de libre expresión, dentro del territorio boliviano. Siempre los terroristas de Estado hacen foco sobre el periodismo libre y en ese marco se regodea de un autoritarismo execrable y repulsivo cuya impunidad es el sello de los gobiernos acuñados en el golpe, en la fuerza y en el abuso, y en el desconocimiento de la legalidad. No hace poco, el periodismo de la región debió soportar un zarpazo terrible del golpismo fascista en Bolivia: la muerte del periodista argentino Sebastián Moro y la dramática situación en la que se encuentra el fotógrafo, también argentino Facundo Morales Schoefeld, cuyo estado de salud es grave y además se encuentra sin la debida asistencia (con una aguda insuficiencia renal) en una prisión acusado de instigar a la rebelión, siendo que él únicamente cumplía tareas de prensa. Está más que claro, entonces, que allá en Bolivia (como también está ocurriendo en Chile, donde también una colega fue hallada muerta en su apartamento) las fuerzas represivas actúan con especial saña contra quienes ejercen la profesión de periodistas o de reporteros gráficos. Los atropellos se suceden y se multiplican día tras día, y esto requiere de nosotros los periodistas: unidad, aún a la distancia.

--------------

* Gentileza de La Izquierda Diario.

*Foto de Portada: Archivo EFE