Pin It

Por Jean Georges Almendras-12 de junio de 2019

Lamentablemente ya acostumbrados a que la muerte sorprenda a los periodistas por el solo hecho de cumplir con su deber, de denunciar la verdad de los hechos y al crimen organizado, obviamente que nos afecta y nos impacta (y nos sume en el dolor y en la indignación más indescriptibles) tener que informar al mundo que un trabajador de la prensa nuevamente ha caído bajo las balas asesinas de la delincuencia. En este caso, el pasado martes 11 de junio a la noche, le ha tocado el turno a una colega del diario “Tabasco Hoy”, del Estado de Tabasco, en México, donde ser periodista significa estar bajo la mira del crimen organizado o de los funcionarios públicos corruptos, que no hallan mejor forma que sacarse a quienes les denuncian sus matufias y sus crímenes, a pura bala. La víctima fue una mujer que ejercía la labor profesional desde hace más de 20 años, en el ámbito de la crónica roja o policial, de nombre Norma Sarabia. Amparados en las sombras de la nocturnidad del municipio de Huimanguillo dos hombres tripulando una moto se hicieron presentes en el domicilio de la periodista y tras llamar a su puerta la balearon prácticamente a quemarropa, causándole heridas graves que le ocasionaron su muerte.

Los asesinos se dieron rápidamente a la fuga dejando a sus espaldas un nuevo episodio de violencia. Uno más en tierra mexicana. El noveno caso de asesinato en el que el periodismo mexicano sigue siendo la carne de cañón de un colectivo humano contaminado por la criminalidad que cruelmente siembre de muerte y de sangre las calles de las ciudades y los caminos de las zonas rurales.

Las voces de repudio y de reclamo de justicia ante este nuevo golpe dado a la libertad de expresión se hicieron sentir de inmediato, especialmente en la ciudad en la que Sarabia cumplía con su trabajo.

Héctor Tapia, director del diario Tabasco Hoy en diálogo con corresponsales de agencias internaciones señaló insistentemente que Norma Sarabia en los últimos meses estaba trabajando con miedo porque venía recibiendo amenazas “al punto que ya no firmaba sus notas y solamente nos entregaba datos”. Agregó además que ella era una excelente persona que se desempeñaba como periodista policial en la zona de Chontalpa, la que está controlada por elementos del crimen organizado que operan dentro del narcotráfico y el trasiego de combustibles.

De hecho el trabajo de denuncia que Norma Sarabia realizaba les comenzó a perjudicar sensiblemente desencadenando el atentado contra su vida. Un riesgo al que desafortunadamente el periodista mexicano está expuesto, diariamente, en el marco de una impunidad que resulta notoria y evidente, a juzgar por las cifras de atentados y las cifras de hechos que no son aclarados, que por cierto son la mayoría.

periodista norma sarabia asesinada 2

No obstante, desde las filas gubernamentales y desde los sitiales de la autoridad judicial local, las promesas de investigaciones y de esfuerzos no dejan de repetirse y de hacerse mediáticas.

Cabe consignar, en ese sentido, que desde el inicio del año en curso ya son nueve los periodistas asesinados en territorio mexicano. A saber: al comienzo del 2019, asesinaron al colega Rafael Murúa Manríquez; en el mes de febrero a los periodistas Jesús Eugenio Ramos Rodríguez, Reynaldo López Salas y Samir Flores Soberanes; en el mes de marzo a Santiago Barroso Alfaro y Omar Iván Camacho Mascareño; y en el mes de abril a los colegas Telésforo Santiago Alfaro Barroso y Francisco Romero Díaz. Norma Sarabia cerró la lista.

El contexto de este nuevo hecho de violencia contra los trabajadores de la prensa nos hace pensar que la administración de Andrés Manuel López Obrador se distancia cada vez más de la tarea de dar solución a estos atentados mortales, que desde el inicio del año 2000 alcanzan la friolera de 126 homicidios: siendo 117 los periodistas hombres asesinados y nueve las mujeres. Hechos criminales cometidos en diferentes circunstancias y en diferentes puntos del país, siendo el Estado de Veracruz el más letal.

Debemos señalar y recordar a nuestros lectores, que nosotros como periodistas de un sitio libre y de denuncia como lo es Antimafia Dos Mil, lamentablemente también contamos con una baja: un periodista que desde el Paraguay colaboraba con nosotros, con el compromiso que nos caracteriza, el compromiso de la denuncia y de la lucha contra el crimen organizado. La baja fue la del periodista Pablo Medina, asesinado el 16 de octubre del año 2014 en un apartado camino de Villa Igatimi, en el departamento de Canindeyú, a unos 50 kilómetros de la ciudad de Curuguaty, zona de influencia del narcotráfico donde predominan marihuanales y campean los narcos de la zona, en connubio con elementos del sistema político de la zona y de la capital. De hecho, el autor ideológico del crimen de Pablo Medina (y de su asistente Antonia Almada que fue igualmente asesinada a balazos, resultando milagrosamente ilesa su hermana, las cuales se encontraban en el vehículo que guiaba el periodista) que ya está preso en una cárcel de Asunción y sentenciado a 39 años de prisión, fue nada más ni nada menos que el Alcalde de la ciudad de Ipehú, Vilmar Acosta, quien por aquellos días militaba en filas del Partido Colorado. Los sicarios que emboscaron a Medina y a las dos hermanas Almada aquel 16 de octubre fueron dos familiares suyos, uno de los cuales se encuentra en prisión en el Brasil (por un hecho delictivo cometido en ese país y a la espera de ser juzgado por el crimen de Medina y Almada) y el otro, permanece prófugo.

Conocemos de cerca el dolor y la impotencia por perder a un colega de la prensa, en manos del crimen organizado o de sicarios contratados por funcionarios públicos o integrantes corruptos del sistema político. Hemos lamentado y repudiado estos hechos criminales, porque no solamente arrebatan vidas, sino porque particularmente atentan contra la libertad de prensa y la democracia, y además, visibilizan la impunidad con la que se manejan quienes operan amparados por las redes de la corrupción instaladas descaradamente dentro del sistema político y en ocasiones (que no son pocas) del gobierno y del sistema judicial, y policial.

periodista norma sarabia 3

Con nombres y apellidos diferentes y en regiones diferentes, de América Latina y del mundo, los piolines del poder manipulan a su gusto y gana a muchas personalidades, dinero sucio de por medio. Las manipulan para saquear dinero, poder y recursos, dentro de un contexto criminal que se codea segundo a segundo con personalidades de las más altas esferas de las democracias de hoy.

Sorprendente pero cierto. Una realidad, de la que México no es una excepción desde hace ya bastantes años.

Nuestro homenaje a la colega Norma Sarabia y nuestro mayor apoyo y solidaridad a los colegas mexicanos y a la familia de la colega asesinada.

------------------

*Foto de Portada: www.elmundo.es /Norma Sarabia

*Foto 2 www.heraldodemexico.com /Fachada de la casa de la periodista asesinada

*Foto 3: www.elcomercio.com / Sepelio de la periodista.

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni
Director Redacción Uruguay: Jean Georges Almendras

REDACTORES DE AMÉRICA LATINA
-Erika Pais
-Inés Lepori
-Matias Guffanti (Our Voice)
-Jorge Figueredo
-José Guzmán
-Agustín Saiz
-Paola Beco
-Félix Vera
-Alejandro Díaz
-Eduardo Godoy (Our Voice)
-Claudio Rojas
-María Cecilia  Bertholin

REDACTORES ITALIANOS

-Giorgio Bongiovanni
-Saverio Lodato
-Giulietto Chiesa
-Aaron Pettinari
-Lorenzo Baldo
-Anna Petrozzi
-Margherita Furlan
-Mirian Cuccu
-Francesca Mondin
-Jamil El Sadi (Our Voice)
-Karim El Sadi

REDACTORES INVITADOS DE MEDIOS AMIGOS  DE AMÉRICA LATINA
-Sebastián Artigas  (La Izquierda Diario de Uruguay)
-Damián Recoba (La Izquierda Diario de Uruguay)
-Periodistas de programa FRECUENCIA JOVEN de Rosario, Argentina.

APOYO DE REDACCIÓN
-María Lezcano
-Patricia Aboal

WEB MASTER
-María del Carmen de Huertos
-Fabio Mamelli
 

CONTACTOS

ANTIMAFIADUEMILA

REDACCIONES

ban_antimafiaanti

 

ban_antimafiaarg

 antim2

 

ban antimafiapy

PAGparaguay

 

 globebottom2

© 2009 ANTIMAFIADOSMIL.com | Fundador Internacional Giorgio Bongiovanni | Derechos Reservados.