Así lo informó hoy la agencia oficial de noticias Xinhua, que añadió que 1.242 personas han sido rescatadas por equipos integrados fundamentalmente por soldados y policías. 
A pesar de que más de cincuenta horas después de la catástrofe un ejército formado por 7.000 soldados trabaja sin descanso para buscar a los desaparecidos, los especialistas aseguran que las esperanzas de encontrar a alguien con vida son pocas. 
La prensa afirma que la mayoría de las víctimas se encuentran entre los escombros de sus propias casas y las permanentes lluvias dificultan las labores de socorro. 
Sin embargo, a pesar de las complicaciones, un hombre de 52 años y de origen tibetano fue rescatado esta mañana tras pasar más de cincuenta horas entre los escombros de un edificio de apartamentos. 
Según los médicos, el estado del hombre, identificado como Liu Ma Shindan, es estable y su ritmo cardíaco como su respiración son normales, aunque está demasiado débil como para poder hablar. 
Las fuentes añadieron que "se le han cubierto los ojos con una toalla para evitar el daño visual como consecuencia de la repentina exposición a la luz solar (...) y ha recibido los primeros auxilios en un centro médico provisional". 
El pasado domingo una avalancha arrasó el distrito de Zhouqu, situado en la prefectura autónoma tibetana de Gannan, que a su vez fue uno de los más afectados en el terremoto que sacudió en 2008 la vecina provincia de Sichuan. 
El alud de hace dos días provocó la formación de un lago artificial, que bloqueaba el río Bailong, y que los militares chinos dinamitaron para vaciar el agua acumulada cerca de Zhouqu. 
El lago alcanzó ayer los tres kilómetros de longitud y amenazaba con desbordarse de nuevo, como sucedió el domingo, destrozando numerosos inmuebles y cubriendo las calles con un lodo de hasta un metro de espesor. 
Los grupos de salvamento equipados con azadas, palas y otras herramientas tratan de desbloquear los ríos en un intento de evitar nuevos riesgos de inundaciones potenciales, mientras que también procuran reparar las carreteras dañadas para que los vehículos con material de socorro consigan acceder a la zona. 
Mientras, los miembros del Comité Permanente del Buró Político del Partido Comunista Chino (PCCh) emitieron hoy un comunicado, tras una reunión celebrada en Pekín y presidida por el presidente, Hu Jintao, en el que pidieron "mayores esfuerzos para proteger las vidas y propiedades de los ciudadanos de Zhouqu". 
Por su parte, el Ministerio de Comercio ya ha enviado a la zona 16.700 tiendas de campaña, 110.000 coberturas, 222.000 abrigos, 333.000 linternas eléctricas y cuatro millones de velas, agregó la prensa. 
Las autoridades temen que se confirmen las predicciones del Centro Meteorológico Nacional de China de lluvias en los siguientes tres días para el noroeste del país y podría elevarse el nivel de alerta en las próximas 24 horas. 
Las zonas más afectadas serán las provincias de Gansu, Shaanxi, Hebei, Shandong, Jilin, Heilongjiang, y Liaoning, así como la región autónoma de Mongolia Interior. 
China se enfrenta cada año entre junio y septiembre a un periodo de inundaciones que sobre todo afectan al centro y sur del país y las de este año están siendo las peores que sufre desde 1998, cuando murieron miles de personas. EFE 
mmp/mz/alf 
EFE martes, 10 de agosto de 2010 3:32 
http://noticias.latino.msn.com/internacionales/articulos.aspx?cp-documentid=25142007

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO