Muchos aeropuertos europeos, entre los cuales se encuentran el de Roma y el de Aviano, sirvieron como etapa, entre el 2002 y el 2005. Italia había ayudado incluso en el secuestro de Abu Omar en Milán. Otros países europeos hicieron más, es decir le permitieron a la CIA hospedar prisioneros. Otros dejaron aterrizar los aviones secretos.
Parece que en Lituania la prisión estuviera en las cercanías de Rudnikaj, en una ex base soviética, a 40 km de Vilnius.
Según la Abc, que obtuvo la información de una fuente calificada de los mismos servicios secretos de Estados Unidos, por esa prisión han pasado al menos ocho prisioneros. Obviamente el gobierno lituano lo desmiente. Incluso ayer lo ha hecho. Pero ha sido puesto en dificultades por el ex Presidente Rolandas Paksas, quien declaró sin rodeos que el “impeachment” (juicio político) al que se vio obligado en el 2004 fue el efecto de su perentorio rechazo de acoger a prisioneros secretos por cuenta de terceros.
“Cuando era presidente – ha declarado – supe que había gente que quería llevar sospechosos terroristas hacia Lituania. Creo que mi desacuerdo sustancial haya sido la causa desencadenante de una campaña en mi contra y de mi próximo impeachment.
Por lo tanto las presiones existieron y con alto grado de probabilidades, la operación fue realizada a pesar suyo entre 2004 y 2005 (como afirma la Abc).
La pregunta que surge es ¿cómo puede ser que el hecho se conoce ahora? ¿Quién mueve estas gargantas profundas y por qué? ¿Dice la verdadera Abc, cuando atribuye la indiscreción a una fuente de la Cia? ¿O hay alguna mano europea que como mínimo ayuda?
En éste como en otros casos se ve en transparencia la existencia de al menos dos Europas. Como en tiempos de la guerra de Iraq estaban la Alemania de Schroeder y la Francia de Chirac, que no aceptaron el juego de la Washington de Bush, así ahora no todas las capitales europeas están alineadas detrás de un Obama cada vez más incierto.
La renuncia a los misiles en Polonia y en la República Checa no les ha gustado a los neocon europeos. Guantánamo no les gusta a los liberales americanos que votaron a Obama. La CIA que ha torturado a los prisioneros de la guerra contra el terrorismo no se siente segura de la impunidad que incluso Obama les ha garantizado.
Y la crisis económica que ha afectado al este de Europa, en primer lugar a los tres estados bálticos, barajan muchos mazos de cartas. Los sillones queman a alta densidad. Quien tiene que levantarse busca nuevas alianzas y el tema de las extraordinary renditions (entregas extraordinarias) no se ha terminado. Investigaciones que todavía están abiertas en Alemania, en España, en Portugal. En Italia el proceso de Milán, por el secuestro de Abu Omar, no ha podido superar el secreto de Estado y no tendrá detrás de las rejas a los agentes de la CIA que realizaron la operación.
Guantánamo no se cierra y es más, se descubre que otras prisiones secretas todavía están abiertas. Por ejemplo en la base afgana de Bahgram. En Vilnius, pequeña capital que lleva en su seno un gran secreto, alguien ha abierto una estría que podría comprometer la resistencia del tejido. Si alguien – pero es verdaderamente improbable – tuviese que pagar un precio, la onda expansiva terminaría llegando muy lejos.
http://www.megachipdue.info/component/content/article/42-in-evidenza/1545-le-tante-guantanamo-che-non-chiudono.html

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO