Entrevista a Daniel Estulin y a su “Club Bilderberg” {JATHUMBNAIL OFF}
De Francesco Bevilacqua

bilderberg02Desde el 26 al 29 de noviembre del 2009 Daniel Estulin ha estado en Italia para presentar “El Club Bilderberg”. Su tourné ha tenido mucho éxito, atrayendo más de 500 personas en las etapas de Boloña, Milán, Cesena y Roma. Le hemos entrevistado en exclusiva para hablar con él de su libro y trazar una amplia panorámica sobre los secretos de los Bilderberg.
Daniel Estulin, tu libro ha tenido un enorme éxito en el mundo, ha sido publicado en muchos países y en muchos idiomas. ¿Qué nos puedes decir a tal propósito?

Antes que nada muchas gracias por haberme traído a Italia, es estupendo estar aquí, la respuesta de la gente ha sido excepcional: en Boloña, Milán, Roma y Cesena había muchísimas personas muy interesadas en la temática del club Bilderberg y de las sociedades secretas. Si, el libro ha tenido un grandísimo éxito, ha sido publicado en 74 países y traducido en 49 idiomas y está presente en los cinco continentes, por lo que podemos bien decir que es de apremiante actualidad y el club Bilderberg y las sociedades secretas ya no pueden esconderse de la verdad.
¿Es verdad que Hollywood está incluso pensando en un film basado en tu libro?
bilderberg01Absolutamente si, es más, en realidad no lo están planeando sino que están ya en la elaboración del guión, que saldrá a la luz como película en noviembre del 2011. Es una producción de 120 millones de dólares realizada por una compañía independiente; la veracidad no será total pero lo más importante es que el público oirá finalmente hablar de una sociedad secreta llamada club Bilderberg y las personas más inteligentes, como es obvio, querrán saber más sobre sus miembros y pienso que este será el modo mejor para hacer interesar a la gente común sobre quienes son y que hacen los miembros de este club.
Hablando del club Bilderberg, si quisiéramos definirlo, ¿cuál sería el término más apropiado?
Pienso que “obscuro” sería un buen inicio, pero también “globalista” o “imperialista” serían formas óptimas para describir a este grupo. Imaginad como os sentiríais si ciento veinte de las personalidades italianas más eminentes, ciento veinte de los actores más famosos o de los jugadores de fútbol más conocidos, decidiesen encontrarse en secreto en un hotel de cinco estrellas, protegidos por las fuerzas especiales y por los servicios secretos.
La sociedad del Bilderberg es un grupo de ciento veinte personas y unas cincuenta de ellas son habituales, es decir, frecuentan el club desde hace años como David Rockfeller. ¿Creeis quizás que los medios de comunicación, si tuviesen conocimiento de este encuentro, no lograrían saber de que están hablando estas personas?
¡Creo que la respuesta a esta pregunta sea “si”! Ciento veinte de las personas más potentes del mundo que se encuentran bajo un mismo techo mientras parece que nadie esta interesado en los movimientos de esta propia y verdadera élite y pienso que es un ejemplo muy claro para describir la naturaleza conspiratoria del club Bilderberg: ciento veinte potentes, los patrones del universo –así podríamos llamar a la élite europea y norteamericana- que se reunen y deciden la mejor forma para mandar sobre el planeta.
¿Cómo hacen las personas para ser admitidas en las reuniones del club Bilderberg? ¿Quién elige los huéspedes que hay que invitar?
Lo primero de todo nadie puede comprar su participación; no importa cuanto dinero tengas, hasta que no seas invitado no puedes tomar parte de los encuentros. La sociedad del Bilderberg es un grupo de ciento veinte personas –en su mayor parte pertenecientes a la OTAN y que provienen de América del norte, Europa, Estados Unidos y Canadá –y unos cincuenta de ellos son los habituales, en otras palabras, frecuentan el club desde hace años y en algunos casos – como por ejemplo en el caso de David Rockefeller, desde generaciones.
Si observamos entre estas ciento veinte personas podemos ver que los presidentes de todos los países europeos son miembros, así como lo son el Primer Ministro de Canadá, el Presidente de los Estados Unidos, cincuenta dirigentes y administradores delegados de las corporaciones más potentes del mundo; participan también todos los representantes de las casas reales europeas; los banqueros más importantes provenientes del Banco Central Europeo, del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional y obviamente, junto a estas personas fabulosamente ricas y potentes, a la misma mesa se sientan los representantes de los medios de comunicación.
Hablando del modo en que se decide quien debe participar: el Bilderberg es muy “bueno”, pudiera ser considerado como una oficina de empleo; ellos miran al futuro y eligen potenciales políticos de éxito que en perspectiva podrían ser útiles a sus intereses y les invitan. La mayor parte de las personas no sabe lo que se esconde detrás de las iniciativas de Bilderberg, estan contentas de participar, de estar codo con codo y pasar un fin de semana junto a personajes potentes como puede serlo David Rockefeller pero, repito, casi nadie entiende que hay un designio estructurado y complejo detrás de cada encuentro del Bilderberg.
Por lo tanto estamos hablando de las personas más potentes y más conocidas del mundo. ¿Por qué entonces es tan difícil tener noticias de sus reuniones?
Aquí es necesario precisar una cosa: estas son las personas más importantes que tú conoces y que la gente que está leyendo esta entrevista conoce. Hay personas mucho pero mucho más potentes que David Rockefeller o que los Rothschilds, porque solo el hecho de que tú estés al corriente de sus nombres los descalifica de ser potentes. Los verdaderos potentes resultan desconocidos para el público porque no aparecen nunca en el circuito mediático del mainstream.
Todas las decisiones que han sido tomadas en los últimos cuarenta o cincuenta años están condicionadas por la participación del club Bilderberg.
Podrías dar algún ejemplo de eventos políticos, económicos o militares de los últimos veinte o treinta años relacionado con las decisiones del Bilderberg?
Prácticamente todas las decisiones tomadas en los últimos cuarenta o cincuenta años –los encuentros empezaron en 1954- están condicionadas por la participación del club Bilderberg. Para muchas personas es difícil creer que sociedades secretas controlen actualmente el mundo y la razón de ello es que tienen una visión ilusoria de un reducido círculo que hace presión sobre los resortes del poder, cuando en realidad se debería analizar esta conspiración sistemática a través de los siglos.
Así que, si se analiza desde un punto de vista histórico, es fácil comprender por qué las personas potentes deseen tener el control del mundo. Pero si se habla de decisiones explícitas no tenemos que ir mucho más allá; por ejemplo en el 2002, en ocasión del encuentro de Chantilly, en los Estados Unidos, el club decidió aumentar el precio del petróleo a 100 dólares el barril hacia finales del 2007; efectivamente el crudo tocó los 100 dólares el barril el 2 de enero del 2008. Después, en el 2005, el Bilderberg decidió que a mediados del 2008 el precio del petróleo tenía que llegar a 150 dólares el barril y en julio de ese año alcanzó la cuota de U$S147, 5.
En el 2006 concordaron destruir no solo la finanza estadunidense sino también el mercado inmobiliario norteamericano y europeo y naturalmente nosotros hemos difundido la noticia un año y medio antes de la crisis de las hipotecas americana y europea. Por consiguiente, repito, es necesario comprender lo que se cela detrás de estas decisiones: la destrucción de los estados nacionales y la creación de grandes fracturas mundiales, ya no más naciones sino organismos supranacionales como la Unión Europea que existe ahora en Europa o la North American Union americana o la Unión Asiática que está en fase de creación en este momento en Asia.
Es probablemente el penúltimo paso hacia la creación no tanto de un gobierno único mundial sino más bien de una compañía mundial con poderes y recursos ilimitados, en el que las corporaciones puedan literalmente impartir órdenes a los gobiernos sobre cómo guiar el mundo.
Tienes en tu poder varios documentos que demuestran que las políticas del club Bilderberg están efectivamente conexas a estos eventos.
Obviamente, cuando se tiene que ver con estas personas tan potentes e influyentes es difícil encontrar editores que razonen con claridad y estamos obligados a publicar estos libros sin pruebas definitivas. Por ejemplo, en España en el 2005, cuando mi libro salió por primera vez, dos importantísimos estudios legales ofrecieron un análisis del texto y dijeron que el 90% del libro pudiera ser objeto de acciones legales por parte de las distintas personas citadas en la exposición.
Lo curioso, como he dicho al principio de la entrevista, es que este libro ha sido publicado en 74 países, traducido en 49 idiomas y está presente en cinco continentes pero ninguna de las personas que llamo en causa, citando explícitamente nombre y apellido, ha decidido ni siquiera una vez de llevarme a la fiscalía protestando contra mis acusaciones. Nosotros necesitamos documentos y pruebas definitivas y esto es lo que todos los editores con quienes he trabajado a propósito del grupo Bilderberg han pedido; de todas formas, todos los asesores legales implicados han quedado satisfechos del trabajo que estoy realizando para dar un fundamento a esas que de vez en cuando pueden parecer afirmaciones un poco locas.
¿Qué acciones podría emprender la sociedad civil para limitar la influencia del club Bilderberg, qué puede hacer la gente?
Lo primero es dejar de ver la televisión ¡apagadla! Sirve solo para entontecer a las personas, si queréis ser estúpidos mirad la televisión, si queréis ser inteligentes no la miréis.
Segundo, no votéis más por gente que forma parte de estas organizaciones y de estas sociedades.
Si queréis obtener un mundo distinto, teneis que entender que las personas por las que votais tienen obviamente un rol muy importante en el proceso de decisiones, por lo tanto elegid a quien se da que hacer por mejorar las condiciones de vida de los hombres, no por estos criminales. Además una sugerencia muy importante que os doy es que comprendais como funciona el dinero. Un querido amigo –para no comprometerlo no diré ni siquiera si es un hombre o una mujer- que es un miembro de relieve del círculo inicial del Bilderberg y que me ha proporcionado durante años indicaciones sobre los planes del club, me ha dicho: “si un día deseo aprender cómo luchar contra estas personas, tendré que aprender primero cómo funciona el dinero”, porque solo a través del dinero nosotros, gente común, podemos destruirles. Un buen ejemplo es el del banco inglés Northern Rock, donde las abuelas han destruído de un día para otro todo el sistema bancario inglés sacando sus ahorros de los bancos.
¿Qué piensas de la Unión Europea, de Van Rompuy (el nuevo Presidente permanente del Consejo Europeo), de Lady Ashton (el nuevo Alto representante para la política extranjera y de defensa) y de todos los eventos recientes que conciernen la política europea. ¿Qué tienen en común con las decisiones del grupo Bilderberg?
Lo que tienen en común es que son parte del proceso de acción del Bilderberg. Lo que había antes eran las naciones, los documentos constitucionales, las banderas, las monedas, las fronteras, es decir, repúblicas de estados nacionales. Ahora tenemos este monstruo pan-europeo, en cuyo seno ya no se le consiente a un país de proveer el sustento de su población y las naciones han perdido la posibilidad de actuar políticas monetarias para ayudar al país a sobrevivir y a estar de pie.
Todo ello como es obvio es parte del plan del club Bilderberg, que mira a crear estas uniones planetarias con un simple objetivo: destruir los estados nacionales, destruir el derecho natural, destruir el estado social, que nos ha dado en los últimos seiscientos años todo lo que tenemos como ciudadanos.
Esto es lo que podemos llamar inmortalidad: un sistema de welfare que nos consiente dejar algo realmente importante para las generaciones futuras. Pero podemos hacer esto solo si la gente trabaja por el bien común y esto es lo que el imperio (del Bilderberg) quiere evitar, porque un imperio fundado sobre el dinero no piensa en el bien común, piensa solo en sus propios intereses económicos y hay una gran diferencia entre un sistema social dirigido a todos los habitantes del planeta y un imperio del dinero.
Hablando de hombres clave de la escena política internacional como Hugo Chavez, Ahmadinejad o Vladimir Putin, que parecen ser opositores de los intereses que hacen referencia al club Bilderberg, según tú, ¿cuál es su posición y su papel en esta situación?
De los tres hombres que has citado –el Presidente de Irán, el Presidente de Venezuela y el Primer Ministro de Rusia- el único verdaderamente importante es Putin. Pero el punto es que lo que cuenta no son los individuos sino más bien los estados nacionales que colaboran con los unos y los otros. Rusia está claro que reviste una importancia fundamental y Putin y el actual Presidente Medvedev tienen el cometido de asegurarse que los hombres que mandan en Rusia revistan su cargo luchando contra los intereses del club Bilderberg, que es algo que Yeltsin, cuando era Presidente, no hizo para nada; es más, él entregó el país en las manos de esa gente y destruyó Rusia como nación. Debéis comprender que mientras Rusia obstaculice el camino del grupo Bilderberg y de sus aliados, no habrá un orden mundial ni una compañía global porque Rusia, junto a China, tiene intereses que son completamente diferentes de los que persigue el club Bilderberg y este es el motivo por el que trabajan con tanta vivacidad para destruir a Rusia. Mirando atrás a los años ‘90, podemos ver como hemos intentando demolerla a nivel económico y ahora están intentándolo de nuevo, por lo cual tenemos que asegurarnos que los rusos y los chinos, pero también los hindúes y los americanos unan las fuerzas, es así como podemos salvar el mundo.
Mientras Rusia obstaculice el camino del grupo Bilderberg y de sus aliados, no habrá un nuevo orden mundial ni una compañía global. ¿Cuáles son las observaciones más comunes que te formulan por parte de quien no cree todo lo que dices y cómo contestas a las mismas?
La mayor parte de las personas está desinformada sobre casi todo y no es capaz de dar una opinión, por lo tanto la gente no cree lo que digo o duda de las posiciones tomadas en mi libro. Hay una explicación muy sencilla para todo esto: los medios de comunicación nos han dicho que casi todo lo que aparece en los noticiarios de los canales americanos mejor que en los italianos o en las primeras páginas del periódico italiano “Il Corriere della Sera” o del “New York Times” debe ser la verdad porque es publicado por un medio que forma parte del circuito de la información oficial y en consecuencia todo lo que se diga de contrario debe ser una conspiración.
Su visión es: “este libro (El Club Bilderberg) es verdadero, pero entonces ¿por qué las noticias que refiere no aparecen en las primeras páginas de todos los periódicos?”. Está claro que hay una explicación muy sencilla: los medios de comunicación son parte integral de esta elite mundial y no publicaran nunca noticias como las que refiere mi libro porque ellos son los guardianes, su trabajo consiste en hacer de forma que dichas noticias sean ocultadas, están ahí para desviaros, para entonteceros, para daros informaciones equivocadas y para hacer que os intereseis de las personas equivocadas. Este es su cometido porque, lo repito, pertenecen a estas sociedades secretas y organizaciones privadas.
Otra entrevista a Daniel Estulin: http://www.youtube.com/watch?v=xePZo-ZX2Fc&feature=autofb

 

“EL CLUB BILDERBERG”
bilderberg03de Daniel Estulin
Editor: Arianna Editrice

La historia secreta de los patrones del mundo. Daniel Estulin, un fenómeno internacional con millones de ejemplares vendidos en 70 países.
“En 1996 intentaron asesinarme, en 1998 secuestrarme, en 1999 corromperme, en el 2000 arrestarme, y el año siguiente me ofrecieron un cheque en blanco si me hubiese callado de una vez por todas”.
Desde 1954 y una sola vez al año, un grupo reducido de personas se reúne para decidir en secreto el futuro político y económico de la humanidad. Ningún periodista ha tenido jamás acceso a las reuniones que hasta hace poco tiempo han tenido lugar en el Hotel Bilderberg, en una pequeña ciudad holandesa. Ninguna noticia se ha filtrado jamás desde esas habitaciones, aunque –como demuestran las páginas de este libro – es en estos encuentros donde se toman las decisiones más importantes para el futuro de todos nosotros.
Resultado de una incesante y peligrosa investigación que ha durado más de 15 años, la impresionante investigación de Daniel Estulin revela por primera vez lo que nunca se había dicho antes, dando a conocer los juegos de poder que se desarrollan sin que lo sepamos. Desde la armada privada que la protege, la clase dirigente global dicta leyes sobre la política, la economía y las cuestiones militares.
La detallada obra de Estulin demuestra cómo el Club Bilderberg ha estado implicado en los más grandes misterios de la historia reciente, desde el Plan Marshall al escándalo Watergate, cómo emergen de esta élite figuras clave del escenario internacional – presidentes norteamericanos, directores de agencias como CIA o FBI, los medios periodísticos más importantes – y cómo de estos encuentros nacen las líneas guía de la globalización.