“Aparición de un fantasma”, ha escrito Simon Jenkins en el “The Guardian”, refiriéndose a Blair. Pero un fantasma amenazante. No porque todavía sea poderoso: ya no lo es más; está acabado. Sino porque es el muñeco de un ventrílocuo que tiene otros planes.
Todo lo que ha dicho Blair se puede interpretar como anticipaciones y amenazas. No hay ninguna verdad que buscar: a ellos ni siquiera les hace falta mentir. Afirman falsedades escarneciendo a quien grita en contra de la falsedad. No ha habido errores, rie sarcasticamente el muñeco, hoy lo haría nuevamente. Lo haremos pronto nuevamente en contra de Irán. De hecho lo volverán a hacer.
El muñeco puede hablar así porque de frente tiene a investigadores que miran por encima de sus hombros y ven al ventrílocuo. Por eso le temen; por eso no hacen demasiadas preguntas y lo dejan irse con la camisa inmaculada, sin una gota de sudor.
¿Y luego el Sir John Chilcot, quizás se ha empapado los pies en la sangre de los hospitales de Bagdad?. Y como ha escrito Robert Fisk, en el “Independent”, ¿cómo habrían podido caber en la pequeña Sala Queen Elizabeth II Conference Centre, las 600 mil almas de iraquíes asesinados, así como las de los 200 soldados británicos muertos en la guerra de Tony?
¿Quién sabe si la investigación se acercará hasta la muerte de David Kelly, quien fue el primero en revelar las mentiras de Blair? Lord Hutton, el investigador nombrado fulminantemente por Blair el mentiroso, ha puesto todo bajo secreto por 70 años. Estaremos todos muertos cuando emerja la verdad.
Pero Norman Baker, un periodista del periódico “The Guardian”, hizo una investigación paralela y descubrió que Kelly no se habría podido suicidar. Alguien lo asesinó. ¿Podríamos hacerle al menos una pregunta sobre esto a Tony “The Liar” (el mentiroso).

http://www.megachipdue.info/component/content/article/42-in-evidenza/2594-il-ventriloquo-e-il-pupazzo.html

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO