Fueron esos los años que marcaron el final de la Primera República caracterizada por una profunda crisis institucional, con el estallido del “escándalo Tangentopoli” que puso en evidencia un escenario de corrupción política sistémica y por la impresionante crisis económico-financiera, con una Italia en el umbral de la quiebra y una moneda, la lira, devaluada en un 7%.
Para superar el momento el País se aferró a un gobierno técnico (gobierno Amato), apenas un mes antes había sido elegido Presidente de la República Oscar Luigi Scalfaro (quien sucedió a Cossiga).Y las masacres mafiosas (desde Capaci a Via D'Amelio, a los atentados con muchos muertos de Roma-Florencia y Milán) pasaron a ser las protagonistas de esos oscuros años.
A más de veinte años de distancia el cuadro cambia de color pero en lo concreto  permanece inalterable o hasta incluso se muestra aún más dramático. Además de atravesar una difícil crisis económica el País sufre un vacío de poder que se manifiesta, por el momento, en la ausencia de un nuevo Gobierno a distancia de dos semanas del voto. Un Gobierno que dentro de un mes tendrá que votar al que será el próximo Jefe de Estado.
Y en este escenario de incertidumbre ya se respiran señales de posibles fibrilaciones, con nuevos atentados en el horizonte. El incendio de la Ciudad de la Ciencia* ocurrido en Nápoles representa, a nuestro juicio, un mensaje por parte de esos siniestros poderes cercanos al Estado y que están conectados con las organizaciones criminales. Que alguien esté entablando una nueva negociación para un nuevo acuerdo político-criminal no es una hipótesis peregrina. Ya ha ocurrido en el pasado que, al son de bombas, entre mafia y Estado se haya abierto un diálogo.
Es noticia de los últimos días el reenvío a juicio de todos los acusados en el proceso de Palermo sobre la negociación Estado-mafia (desde Mancino a Dell'Utri, desde Mori a Subranni; a excepción de Mannino, quien será procesado con juicio abreviado y Provenzano, cuya posición, por el momento, ha sido “congelada”.
Un resultado muy importante, fruto del arduo trabajo de investigación, iniciado en los años noventa con la apertura del expediente denominado “Sistemas Criminales” por parte de los Fiscales Roberto Scarpinato, Antonio Ingroia, Guido Lo Forte y Nico Gozzo, y conducido actualmente por los Fiscales Antonino Di Matteo, Francesco Del Bene, Lia Sava y Roberto Tartaglia, coordinados todos, hasta hace pocos meses,  por el mismo Ingroia y actualmente por el Fiscal Adjunto Vittorio Teresi.
A la noticia del reenvío a juicio, con el Estado-Estado que procesará al Estado-mafia, se le ha sumado la noticia de la apertura de un segundo expediente en el cual los Fiscales han inscripto en el registro de los indagados a algunos miembros ligados a los Servicios Secretos italianos. Una investigación que podría llegar a comprobar cómo importantes exponentes del Estado, que hasta el día de hoy se encuentran en los más altos puestos del poder, hayan sido corresponsables, o peor aún ideólogos, de las matanzas de  los Jueces Falcone y Borsellino y de los atentados del '93 de Roma, Florencia y Milán.
Por último, hoy fue dada a conocer la noticia sobre la decisión por parte de la Corte de Casación de declarar admisible el recurso presentado por los abogados de Massimo Ciancimino contra la decisión del Juez de Investigaciones Preliminares Riccardo Ricciardi de destruir, sin el debate entre las partes, la grabación de las escuchas telefónicas* entre el ex Ministro Nicola Macino y el Jefe de Estado Giorgio Napolitano. Por lo tanto queda encendido, a pesar de que se tenga que esperar hasta abril próximo (o bien cuando la Corte Suprema estudie el tema), el último atisbo de esperanza para conocer lo que se dijeron el ex Ministro del Interior, indagado en al ámbito de la investigación sobre la negociación por falso testimonio, y el Presidente de la República.
Frente a noticias de este tipo nuestra esperanza está en que en lugar del estruendo de bombas lo que estalle sea una entusiasmadora y revolucionaria búsqueda de la verdad. Responsabilidad que le cabe no solo a la magistratura y a la sociedad civil, sino también a aquellas nuevas fuerzas políticas que han salido al campo proponiendo un aire diferente. Y entre ellas incluimos también al “Movimento 5 Stelle” (Movimiento 5 Estrellas) de Beppe Grillo y Casaleggio.
Que sean ellas las promotoras de una histórica Comisión de investigación parlamentaria sobre los atentados. ¿Tendrá el “Movimento 5 Stelle” el valor de investigar los hechos de la negociación en el plano histórico-político? ¿Tendrá el coraje, la determinación y la severidad investigar e interrogar a los políticos y a los miembros de las instituciones que han pactado con la mafia? ¿Sabrán servir al Estado los nuevos jóvenes parlamentarios y por lo tanto trabajar de acuerdo con los magistrados de Palermo en la reconstrucción de esta inquietante verdad?  

* http://www.abc.es/internacional/20130305/abci-incendio-museo-ciencia-napoles-201303051051.html
* http://www.antimafiadosmil.com/index.php?option=com_content&view=article&id=2484:el-regreso-de-massimo-ciancimino&catid=118:mundiales&Itemid=511
*http://www.antimafiadosmilargentina.com/index.php/antimafia-italia/8596-regreso-de-ciancimino 

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO