Cualquiera podría decir que los pirómanos celebran el plan contra incendios. Y por ello tenemos que estar atentos por el “paquete” que nos están enviando y que pronto recibiremos en casa.

Efectivamente nada está en orden. La estafa continúa y se expande.

1) Barack Obush se puso de acuerdo con los republicanos, aceptando casi todas sus solicitudes.  Los ricos no perderán nada, los bancos tampoco. América del Norte creó para sí una ley en la que se eleva el techo de su deuda a cifras astronómicas. Es decir que se autorizó a seguir endeudándose. Han metido el Crack en el desván, así no se ve. Luego también explotará por el aire el desván, con nosotros adentro.

2) El plan europeo para “salvar a Grecia” (e Irlanda y Portugal) fue bloqueado. ¿Cómo?
Los Fondos Europeos de Estabilidad Financiera (FESF) han sido autorizados a comprar las obligaciones griegas, irlandesas y portuguesas. ¿Pero de quién es el dinero? Nuestro. Es decir, con ese dinero se comprarán las putrefactas y hediondas deudas de los Estados endeudados, liberando a los bancos acreedores.

Peor que en el 2007, cuando todos los bancos en dificultad o en quiebra fueron salvados por los contribuyentes. Esta vez están salvando incluso anticipadamente a los bancos, antes de que sufran otras pérdidas. Espléndido. Claro que está la hoja de parra que dice que los bancos privados pueden “participar voluntariamente” (aplazando las solicitudes de pago). Si lo hacen, una vez más, es porque estarán garantizados por los Estados, es decir, por nosotros.

Todo esto se llama socialización de las pérdidas y privatización de los beneficios.

La respuesta es una sola: empezar la resistencia masiva contra las medidas de austeridad que nos serán impuestas. No pagar el endeudamiento que el sistema financiero ha creado. Ésta no es la Europa de los pueblos, ésta ya es sólo la Europa de los banqueros.


Fuente: www.ilfattoquotidiano.it.

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni

Director Redacción Sudamérica: Jean Georges Almendras

Secretaria de Redacción Sudamérica: Victoria Camboni

VER MÁS

CONTACTO