21072018Sáb
ACTUALIZADAJue, 19 Jul 2018 10am

COMPROMETIDOS CON LA HUMANIDAD

LOS JOVENES VIVEN UN AIRE DE ESPERANZA

Pin It

01SamuelBlixenmicrofonoenmanodocenteydestacadoperiodistaUniradioEduUyPARA SAMUEL BLIXEN, AYER GUERRILLERO HOY DOCENTE, LOS JOVENES VIVEN UN AIRE DE ESPERANZA
Por Jean Georges Almendras

A Samuel Blixen lo encontramos en su ambiente laboral, donde ejerce la docencia, un edificio destinado a la Universidad de la República, en la zona del Buceo, cerca de la calle Ramón Anador.  Nos cedió un espacio de su vida. Sereno, y de hablar pausado, y con aire de educador se expresó sobre el ayer y sobre el presente, sin reservas, sin hipocresías. El encuentro  fue a mediados del año 2010. Periodista, escritor y docente. También un referente de una etapa de nuestra historia. Un protagonista. Un hacedor de los tiempos en que había que oponerse a las prepotencias de un sistema fascista y antidemocrático de los años 60 (por más que se diga tendenciosamente  que por aquellos días reinaba la democracia y que todo estaba bien) . Un comprometido con las luchas sociales y con el socialismo. Y en particular con las ideas y la lucha de un revolucionario de sólidas convicciones: Raúl Sendic, fundador del  Movimiento de 02HoydocenteayerguerruillerodelMLNSdrLicconEduUyLiberación Nacional (MLN) Tupamaros del que llegó a formar parte, costándole la clandestinidad, su participación armada en la guerrilla urbana y 13 años de prisión, con todo lo que ello implica, social, psicológica y físicamente. Porque ideológicamente Samuel Blixen, hoy, atesorando su veteranía, no ha 03SendicAccionyLegadounodeloslibrosdeSamuelBlixenTrilceComUydejado los valores y los ideales de aquellos días en los cuales cruzó el umbral de un portal revolucionario que lo trasladó a formar parte activa de un movimiento inédito en la sociedad uruguaya. Un movimiento Inédito hasta nuestros días, aún con los bemoles que lo caracterizan, precisamente por tratarse de un movimiento integrado por hombres y mujeres de ideologías diferentes, pero que oportunamente se alinearon con un fin común: transformar el Uruguay de los años 60, sin imaginar que un día se situarían -al menos algunos de sus integrantes-  en el vértice de la pirámide de conducción del país, viviendo así la prueba de fuego del revolucionario a la hora de ejercer el poder ciudadano, en democracia. Un verdadero reto para el MLN, pero en primer lugar, para quienes lo representan en la silla presidencial de la Plaza Independencia. Sobre este tema y otros nos encara Samuel Blixen, en una entrevista de ribetes ideológicos pero sin dejar ausente la fragancia de la emocionalidad y la nostalgia, coherente  a su perfil de revolucionario, dando siempre la cara a la sociedad por la cual luchó.

Samuel Blixen, como otros luchadores de esos días, superó todos los escollos y  vive estos tiempos como un docente que enseña periodismo (profesión que abraza desde antes de ingresar en el MLN) , como un escritor prolífico que tiene  muchas publicaciones en su haber y como un hombre crítico de los días que corren. Es además, periodista del  Semanario Brecha , desde donde frecuentemente aporta al lector (a la sociedad uruguaya) reflexiones e informes que contribuyen a tomar conciencia de los temas o asuntos relacionados con los derechos humanos y  las realidades de una época donde los antagonismos humanos nos ponen muchas veces al borde del desconcierto o al extremo de la rebeldía, siempre partiendo de la premisa de que el mundo de hoy  (la comunidad humana actual) debe transformarse para estar cada vez más cerca del hombre nuevo, de aquel al que las generaciones de los sesenta y setenta buscaron denodadamente sin medir sacrificios, a costa de sus propias  vidas y a merced del terrorismo de Estado.  Samuel Blixen, que fue uno de aquellos jóvenes (de esas generaciones) rememoró con nosotros sobre esos días de lucha, sobre el MLN, sobre el “Bebe” Sendic y sobre las instancias políticas de un año 2010 previo al gobierno de José Mujica, y sus respuestas, su sentimiento, sus ideas y su pensamiento, hoy 2013, no han perdido vigencia. Contrariamente, se tornan indispensables, en el concepto de que su testimonio, por ser un protagonista de aquellos días, contribuye –quizás-  a tener una visión más amplia, y más profunda,  de los hechos políticos y sociales de nuestros días.
 
04EnradioCentenarioJcnosiBlogspotCom- Cuarenta años después, sentado en un patio docente -acabas de venir de una clase- dentro de un entorno estudiantil, con generaciones que tienen otros conceptos, otros valores, otras percepciones de la vida ¿Cómo viajas al pasado? ¿Que visión tienes de tus veinte años integrando el MLN?  Es decir ¿cuál es el estímulo que te hizo cruzar el umbral y te hizo entrar en un movimiento que se sabía tenía una postura muy diferente a la de los partidos tradicionales de izquierda?
- Bueno, mi opción en el sesenta y siete, por el MLN, fue la opción que sin duda tuvieron muchos jóvenes. Es decir, el MLN surgía como una alternativa;  en el momento que yo ingreso todavía era un movimiento prácticamente de resistencia a las bandas fascistas; se ha dicho mucho de que estábamos en democracia, lo cual era cierto, es decir, teníamos un gobierno electo por el pueblo pero simultáneamente había una serie de elementos que distorsionaban esa legalidad y se iba profundizando el autoritarismo. Y bueno, mi opción fue como la de muchos jóvenes;  fíjate que cuando yo ingreso todavía no existía el Frente Amplio, la izquierda -que era pequeña- el Partido Comunista, el Partido Socialista, los anarquistas a nivel sindical; y había un deterioro muy grande de los partidos tradicionales; habían conatos de golpes de estado, los hubo en el sesenta y cinco , en el sesenta y seis, y con Pacheco surge un proceso de autoritarismo que los historiadores lo califican creo que con justeza de una dictadura legal. En parte, mi opción es por lo que yo estaba viviendo, por mi actividad sindical; las influencias a nivel sindical y también, como en todos los jóvenes, una propuesta que salía totalmente de los márgenes tradicionales de hacer política, incluso con respecto a la izquierda; porque la izquierda en ese momento estaba muy atomizada en la inclusión ideológica: los socialistas agredían a los comunistas, los comunistas a los socialistas, los anarquistas eran el jamón del sándwich, (risas) etc. Y la práctica del MLN ofrecía romper con todo eso;  es decir,  con esa práctica dejar de lado lo que fue una  práctica atribuida a Sendic: “que hablen los hechos”… es decir, actuar y dejar que los hechos digan qué es lo que se proponen. Eso 05BanderatupamaraInternetsocialistaBlogsPotComfue básicamente la motivación de mi ingreso al MLN.


-Y el punto doméstico, cotidiano, rutinario, que te llevó, si bien tenias ya una percepción que tú estabas, interiormente,  mentalmente, intelectualmente elaborando el ingreso… siempre hay una anécdota, un hecho cotidiano que te hace entrar: ¿qué o cuál fue?
-Bueno, básicamente el auge de la ultraderecha. Las formaciones para-militares que ya se estaban insinuando, que además yo lo vivía intensamente, porque en el movimiento sindical, sobre todo con los comunistas y en aquel entonces los pro-chinos, que eran objeto de la persecución policial, te llevaba a decir, bueno, tenemos que romper con los viejos esquemas. Como además trabajaba en los diarios, hacia periodismo, es decir, vivías muy crudamente que los hechos denunciados no tenían eco en ningún lado; había  una especie de autismo del poder legal en el parlamento, como después más adelante. Pero ya en aquel entonces, los elementos de denuncia… aquello que podía uno decir ”bueno esto va a frenar las cosas”… fíjate que estaba todo el tema del banco transatlántico, las colaterales financieras, la corrupción galopante, el deterioro de la clase media que para mí en Uruguay fue determinante. Que fue determinante además del apoyo que tuvo el MLN; porque el MLN, yo creo que de alguna manera con su accionar respondió, digamos, a las necesidades  de aquella clase media que se deterioraba notablemente; que se radicalizaba; y que, a la radicalización de la clase media la vimos… Generalmente se la atribuye al estudiante, pero no era solamente el estudiante; el deterioro de aquellos trabajadores, del sector público, del sector bancario, los profesores, es decir, todo el sector de la sociedad que fue objeto además de la represión, porque era un sector que probablemente analizaba las cosas y denunciaba las cosas de una manera distinta a como lo hacía el movimiento sindical. Entonces eso fue motivo, después de mil lindas discusiones con los compañeros del partido comunista en la cárcel. Nos decían que el partido comunista no era divertido, el carácter revolucionario de la clase 06DiariosdelaepocasobrefugadelPenaldePuntaCarretasConoruruguayWordPressCommedia. Y ahí el origen de esa disputa que hubo con el partido comunista; muy afirmado en la clase obrera y en la estructura de los aparatos sindicales y su vinculación con los aparatos políticos; y el MLN de alguna manera rompió ese esquema y  avanzó por otro lado.Y bueno, esa situación es la que me llevó a mí a integrar el MLN.


-¿El Partido Comunista siempre, de alguna manera, era una tranca?
-No… yo lo veo más, primero como un legítimo derecho del partido comunista decir: “nosotros hemos organizado la clase obrera, tenemos nuestra estrategia, tenemos nuestras políticas”  y querer liderar el proceso me parecía natural. Y por otro lado probablemente, acuerdate que el Partido Comunista  estuvo inmerso en una discusión ideológica muy grande a nivel latinoamericano, con un hombre que además era de una gran formación teórica , que era Rodney Arizmendi , y él reivindicaba las estrategias del movimiento comunista , en aquel entonces muy pegados al tema de la Unión Soviética, y la bipolaridad aquella. La coexistencia pacifica y todo lo demás; pero en América Latina tenias procesos revolucionarios en  prácticamente  todos los países. Nosotros vivimos  con mucha intensidad  el tema del apoyo al principio, del Partido Comunista al proceso que hizo el Che Guevara en Bolivia;   y después como el Partido Comunista tuvo otra postura en esa iniciativa del Che Guevara, precisamente por la oposición del Partido Comunista boliviano. Todo eso eran elementos que estaban confluyendo en la postura del Partido Comunista.


07RaulSendicentiemposdiferentesZurdatupaBlogPotCom

-¿Cuándo conoces a Raúl Sendic?
-Yo a Sendic lo conocí sin saber quién era… Él estaba en la clandestinidad, yo todavía no, y como yo estaba militando en los sindicatos, ya estando incorporado al MLN, me dieron la tarea de conectar a todos los militantes tupamaros que estuvieran en los sindicatos, para elaborar una política sindical. Me dijeron: “te vas a reunir con un compañero” ; y me reunía con él en las calles de  Montevideo, en una “cachila” que además manejaba  un cañero que esta desaparecido, y bueno, yo no me di cuenta que era Sendic, y conversé con el. Y era muy gracioso porque yo hacía los contactos de la gente vinculada al movimiento sindical, estudiantes y trabajadores, y después me reunía con él y le decía: “mira, hay una frustración;  yo voy a conversar con los compañeros  para que me digan a ver que políticas puede desarrollar el MLN en el plano sindical, y todos quieren integrarse al aparato armado; a mi me parece que lo que habría que hacer es difundir mas el fenómeno de 08EndemocraciaRaulSendicTumblrComlos cañeros y la UTAA” y no sabia que estaba conversando con el hombre que la había fundado ( risas) Pero él no me decía nada… “Ah… te parece..?” decía, no me daba la razón. Así que bueno!. Lo conocí en esas circunstancias y en algún momento alguien me dijo: “ pero no seas banana… era el Bebe… era  Sendic…!  Bueno, lo vi en la clandestinidad unas veces, tuve algunos contactos, y después lo  encontré en la cárcel. Después en el setenta, cuando caigo, él estaba en Cárcel Central. Estuvimos como cuarenta días, hubo medidas prontas de seguridad porque ocurrió lo de Mitrione. No nos pasaron a juez, estuvimos ahí como cuarenta días. Ya en Cárcel Central, ahí en jefatura hablábamos, discutíamos un poco, obviamente que yo era algo muy periférico  en el contexto de todos los compañeros que estaban ahí, porque había caído toda la dirección. Y ahí fuimos todos  los que estábamos, que éramos cuarenta presos. Fuimos a Punta Carretas y ahí tuve contacto con el. 


- ¿Cómo era como persona, más allá de ser un conductor, un dirigente de un grupo político?
-Era un individuo  muy especial. 


09JulioMariaSanguinettiElMuertoQueHablaBlogsPotCom-¿Que carisma tenía?
- El carisma del Bebe era una cosa extrañísima. Cómo ganaba la confianza de la gente. Porque él hablaba poco. Yo creo que tenía una gran capacidad para escuchar. Él se sentaba y escuchaba. Y cuando se daba una conversación  él preguntaba, no daba línea. Parecía un tipo tímido, hablaba muy bajo, le gustaba hablar con poca gente. Era la antítesis de la personalidad de Fernández Huidobro. A Fernández Huidobro le encanta hablar. A él no, él parecía tímido. Y uno a  veces inmediatamente percibía que era un individuo de una solidez muy grande, de convicciones muy firmes, y de una gran capacidad para entender el momento político;  y cuando digo el momento político, en cualquier plano, tanto de la política nacional como de los problemas internos del MLN, y él siempre disparaba pequeñas afirmaciones y te venía eso como un mazazo, te dabas cuenta de que detrás de esa cosa muy sintética que  largaba había todo un razonamiento. Y eso generaba confianza, generaba un sentimiento de acercamiento con él, que de alguna manera era bastante impenetrable. Era muy sencillo, muy irónico… muy irónico..! Se reía de las cosas, a veces te pegaba cada sablazo como una ironía…! Yo no tuve un trato con él tan íntimo como para decir él era así…; pero tú veías a los compañeros, por ejemplo los cañeros y los compañeros que trabajaron con él en el interior y percibías no digo una idolatría pero sí un respeto tremendo y una confianza. Este hombre ganaba la confianza; y era con su actitud, una actitud que era completamente distinta a la que puede usar cualquier político para conquistar adhesiones; él las  conquistaba porque no pretendía conquistar, es decir, a él no  le importaba conquistar. 


010JorgePachecoArecoiniciounperiodonefastoparaelUruguayNoticiasUruguayasBlogsPotCom-Tu haces un análisis muy profundo en tu libro en el que hablas de Sendic, de su proceso post- liberación, su conflicto interior, con su herida en la mandíbula, que eso le dificultaba y creo que sería para él una limitación tremenda; pienso que la sufriría mas que la tortura, porque para él se sentía que era una limitación muy dura, me parece.
-No estoy tan seguro, porque si él hubiera sido un orador de masas, hubiera sido limitante, pero él… 


-Lo  manejaba  igual…
-Si. Te voy a decir una cosa. El hablaba como para adentro. Hablaba bajito, con la cabeza gacha; a veces era difícil entenderle. Lo que pasó con su herida es que era más difícil entenderlo... 


-Se agudizó su dificultad...
- Pero a él no le importaba. Él tenía esa cosa. El conversaba y  a veces no le entendíamos, pero tú tenías  esa posibilidad de decirle: Bebe… habla mas claro; no te entendemos; entonces  tenia que esforzarse para modular mejor las palabras, sin problemas. O sea, pienso que no fue un drama en ese sentido. Creo que el único momento que él vivió con dificultad fue cuando el acto de la cancha del  Franzini, donde el habló  - que fue prácticamente el único acto donde intervino públicamente-  que tuvo que esforzarse. Pero después, para la forma de relacionamiento no era una dificultad, porque era como agudizar aquella forma muy campesina que tenía de hablar, bajito, con frases cortas; no pienso que haya sido un drama.


José Mujica de tupamaro a presidente EleccionesenUruguay.Com- Mirando este tiempo; mirando a  José Mujica, vos crees que  el Bebe hubiera llegado a ser candidato a Presidente de la República?
-No creo. Es decir, él hubiera podido; hubiera podido serlo en el Partido Socialista. Fíjate que él no fue secretario del partido pero estaba en la comisión directiva, en el secretariado ejecutivo. Era un hombre de peso  en el Partido Socialista, antes, mucho antes del MNL;  era uno de los dirigentes que decidía. Sin embargo él nunca optó por ser diputado, por ejemplo, que hubiera podido serlo perfectamente. Yo creo que no, que él hubiera sido el dirigente, la personalidad que hubiera manejado  desde afuera el asunto. Creo que no la atraía la tarea pública, pero hacia política.


-Al mismo Pepe, nunca  le atrajo…
- Claro, pero el Pepe creo que se ha revelado como un individuo con un gran carisma, con una gran capacidad para comunicarse con la gente. El Bebe no tenia esa capacidad, o no la explotaba, o no le interesaba... eso no te podría decir. Pero  él no jugaba, digamos, como hace el Pepe, a conversar con las masas, lograr esa comunicación, y atraer adhesiones. El Bebe creo que trabajaba con otro plano.


012GralGregorioAlvarezenaudienciasjudicialesantesdelacondenaPublicoEs-Me atrevo a pedirte que pienses que le diría Sendic hoy a Pepe Mujica , ya electo Presidente de la República, en un mano a mano, en el lenguaje de compañeros, en el lenguaje de integrante del MLN, en el lenguaje de hombres que han vivido la privación de libertad, los sufrimientos, las penurias, las soledades… ¿Qué le diría?
-Es muy difícil de saber. Porque el Bebe era un individuo muy pragmático en la política, entonces yo creo que el Bebe comprendería en el sentido de entender, no? De captar cuáles son las intenciones de Mujica cuando dice una cosa o dice otra. Yo creo que ahí hay un cierto paralelismo. Pero como te decía, como el Bebe no estaba  expuesto sino que estaba en un segundo plano, yo creo que probablemente le hubiera dicho lo mismo que le dijo en algún momento a Marenales: “te voy a estar vigilando…”  y cuando dice eso quiere decir, la certeza de que la actividad pública te obliga  a las negociaciones extremas,  o de alguna manera te hace perder en el conjunto de las cosas pequeñas. Que tienes que estar resolviendo algunos objetivos. Yo pienso que en todo caso sería esa la cuestión del Bebe: estar reforzándole  determinados  objetivos que son irrenunciables. Lo que no quiere decir que los esté reclamando hoy…


013NinoGavazzopresoMontevideoComUy-Exacto
-Es decir, el Bebe era muy dúctil en ese sentido. Y tenia una capacidad de ver políticamente que incluso tú no lo comprendías, porque podías  decir  “bueno pero Bebe… pero vos quieres esto, y estás planteando esto…”  y después  te dabas cuenta de que eran como movimientos de ajedrez lo que hacía. Lo que tenías claro es que él no renunciaba al objetivo. Pienso  que el Pepe tampoco. Y bueno, no se cual seria ese dialogo; mas bien el Bebe sería socarrón… 


-Irónico
-Le diría anda, anda, hace… sin comprometerse;  “si la macaneas te doy en la cabeza… y si no veremos…”


- Haciendo una evaluación ideológica, si bien institucionalmente el MLN no existe más –sí dirigentes diseminados-¿tú crees o estás de acuerdo de que el MLN cumplió su objetivo siendo ahora Presidente de la Republica un tupamaro, o sea, que se cumplieron ciertos objetivos políticos y se llegó a la cúspide; tu crees que el MLN llegó a su objetivo y triunfó?
- No. Yo no lo vería así. Yo creo que por ejemplo el Pepe en estos momentos asume la presidencia y plantea determinadas cosas que tienen que ver con la justicia social, con la redistribución de la riqueza, por ejemplo. Y yo creo que esos son objetivos a alcanzar todavía, y creo que esos son los objetivos del MLN. Entonces, yo diría que el acceso a la presidencia, el triunfo electoral, es una herramienta,  y que habrá que ver en qué medida esa herramienta facilita el logro de aquellos objetivos. O sea que desde mi punto de vista recién se está empezando, hay que ver qué es lo que hace el gobierno del Pepe con esas cosas fundamentales que no son exclusivas del MLN y del Pepe; por ejemplo 014JorgeBatllePrimeraHoraComUyReinaldo Gargano cuando salió de la cancillería largó un documento donde demostraba que el gobierno de Tabaré Vázquez había sido exitoso en  el crecimiento económico, pero que en la distribución de la riqueza se había…


-Estancado…
-No estancado. Al contrario. O sea, la injusticia, en la distribución de la riqueza, se había acentuado.  Los pobres estaban peor, los ricos habían ganado más, y por tanto la brecha entre ricos y pobres era mayor todavía. Eso, te diría que toca un aspecto esencial del planteo del MLN histórico y posterior;  y sin embargo proviene por ejemplo  de Reinaldo Gargano, un dirigente socialista.Yo creo que ese es uno de los aspectos que Mujica va a tener que ver cómo, desde la presidencia, puede modificar ¿no?. 


- ¿Confías en cómo lo va a desarrollar…, te harías la misma…percepción de Sendic, “te estoy vigilando”?
- No, no. Yo creo que Sendic tenía ese derecho de decir esas cosas. Yo estoy en otro plano. Sí creo que el Pepe va a hacer sus mayores esfuerzos para avanzar en los cambios estructurales. Estoy convencido de eso y en ese sentido creo que el gobierno del Pepe puede hacer un cambio cualitativo de lo que son los gobiernos del Frente Amplio. Pienso que acá puede haber varios gobiernos del Frente Amplio. Es decir, ya tenemos uno. Y vamos a tener varios. Creo que el primero fue como una especie de transición de la oposición a la administración, y que ahora el Pepe puede iniciar el proceso de los cambios.


-La ejecución…
-Si. Y lo va hacer con mucha mesura, lo va hacer cuidando la realidad, el contexto político, las posibilidades, pero creo que va avanzar sistemáticamente. Yo creo que si, vamos a ver  si lo logra ¿no? 


015JuanMariaBordaberryyJulioMariaSanguinettiFlavioVelazcoCareraBlogspotCom-¿Que dificultades puede tener?
- El Pepe es el Presidente -como dicen-  el residente de los orientales. Pero además es el Presidente de un partido político que es una coalición que nosotros generosamente hemos dicho que es una coalición de izquierda, yo creo que es de izquierda pero tiene componentes.  Es una  coalición progresista donde conviven sectores  -como es natural en una coalición- que tienen diferencias, de apreciación, de objetivos. Entonces para lograr los cambios van a necesitar el apoyo de ese partido, que es de la gente. Yo creo que la gente la tiene, el Pepe, porque si él llama a movilizarse, como cuando dice “voy a  erradicar los asentamientos y voy a construir otra cosa…“.Yo creo que el Pepe logra un protagonismo  popular. En el otro aspecto yo creo que va a tener que negociar, va a tener que discutirlo, incluso como él dice: “yo quiero cien, y voy a tener cuarenta”. Hay que ver cuánto de ese cuarenta expresa el cambio; no sé si me explico. 


- Perfectamente. Después de treinta años de una  dictadura. Después del MLN. Después de todo ese proceso de este país con una estructura tradicional, arraigada, partido blanco y colorado… blanco y colorado… blanco y colorado, al Uruguay -al uruguayo- que incluye esta juventud que quizás no vivió estos años, le hacia falta un gobierno progresista, con un presidente tupamaro a  la cabeza, que de alguna manera es el reflejo de un movimiento, de una organización…
-Si. Yo creo que  el fenómeno que debe estar sacudiendo más a la derecha es que el pueblo uruguayo haya encumbrado a  un tupamaro, a un guerrillero, que no quiere decir que el presidente es el guerrillero, no: tuvo un pasado guerrillero tuvo un pasado revolucionario, y creo que - es una opinión muy personal- pero lo que mueve  a la gente  a darle el apoyo es la convicción. De la honestidad y de la rectitud de un tupamaro. Porque hay algo que está en la base. Es decir, se puede discrepar con los métodos de los tupamaros, con las acciones, con las opciones. Incluso con su ideología, pero nadie discute la honestidad y la entrega. O sea, no hubo objetivos ocultos, en todo  el proceso revolucionario, y yo creo que la gente tiene incorporado eso. Entonces, eso es decir, que a pesar de toda la campaña que un ex guerrillero haya llegado a la presidencia está removiendo absolutamente todo. Y da las posibilidades – como tú decías allí- de que alguien esté esperando otra cosa. Yo 016InspectorAlejandroOteroAlianzaNacionalFloridaBlogsPotComno creo que la gente este esperando que el Pepe se convierta en el viejo tupamaro, no lo creo.  No creo que el Pepe vaya a dar pasos de siete leguas, no lo creo. Creo que va a acompasarse con lo que la gente quiere y con lo que es posible, pero está promoviendo modificaciones sustanciales que la gente intuye de que va  aponer todo su esfuerzo para hacer. Y ahí lo que se da es el proceso de cambio que puede ser lento. Pero cambios reales. Que es lo que no ha pasado con el primer gobierno frenteamplista que lo que tuvo fue una administración decente, honesta, -lo cual no es poco- pero las transformaciones, el cambio, real, modificaciones estructurales cono les llama, han sido pocas y están en sus comienzos. El Pepe juega a favor con eso, puede trabajar sobre un basamento que ya hizo el primer gobierno frenteamplista y puede impulsarlo mas, y creo que la gente está esperando eso, creo que aspira a eso.


-El pueblo, un cincuenta por ciento del pueblo, piensa de esa forma, el resto del cincuenta por ciento, todavía está arraigado a viejos demonios y viejas estructuras, sin embargo hay un acontecimiento que también es un problema para los conservadores. Los represores -o por lo menos una buena parte de ellos- están en prisión; ¿que lectura haces o que visión tienes o que reflexión te merece; en derechos humanos de alguna manera se ha trabajado. Los represores directos como el Goyo, Bordaberry, Gavazzo, etc., pero… no crees que también hay ideólogos civiles que deberían de alguna manera seguir los mismos pasos?.
-Si. Pero antes quiero decirte una cosa. Tú mencionaste muy bien lo del cincuenta porciento: la sociedad esta dividida en dos, y eso se vio en esta elección y en la anterior, donde hubo también necesidad de  un acuerdo de la derecha que no triunfó.  Jorge Batlle es posible porque los partidos tradicionales se unen en el ballotage. ¿Que expresa eso? Tenemos tres elecciones –quince años- donde en el país se ve que hay un cincuenta porciento que está en una posición buscando determinadas cosas, y el otro esta en la posición opuesta. Yo creo que nuestra sociedad está dividida y que lo mismo ocurre en toda América latina;  ocurrió en Chile ahora, ocurre en la Argentina;  probablemente en Bolivia los márgenes son mayores con Evo Morales, y precisamente porque es un indio, está representando a un pueblo que mayoritariamente es indio;  pero en términos generales tú ves como que hay división;  también la ves en Europa, en Francia, en Italia, esa  división de la sociedad. Acá esa división  de la sociedad se da con buena manera, es decir no hay una réplica radical y dura de la derecha, tampoco la hubo en Chile, se tomaron 20 años para reconquistar el poder,; entonces es posible que éxitos del  nuevo gobierno frenteamplista arrimen mas gente, pero la división que podemos llamar en forma muy grosera “izquierda y derecha”, está instalada, entonces ese es un problema;  lo que no quiere decir que ese cincuenta porciento se sienta representado por viejos dirigentes de la derecha que yo creo que ya 017DanMitrioneElMuertoQueHablaBolgsPotComcumplieron su ciclo y todavía no han aparecido ante la gente con la responsabilidad que tienen con respecto a lo  que ha pasado en este  país, que  es el caso de Julio María Sanguinetti, por ejemplo. Que si tú ves tiene  una conducta muy coherente desde 1872 hasta 1991;  esos dirigentes ya creo que han terminado su ciclo; Jorge Batlle, Lacalle… Lacalle es un tipo que no votó la ley de liberación de los presos políticos, por ejemplo, y sí votó la ley de caducidad, o sea, es muy coherente, nadie le ha cobrado cuentas por eso, porque aparentemente l a liberación de los presos políticos ha sido una cosa saludable para el país. Sanguinetti por ejemplo vota la liberación de los presos, pero automáticamente impulsa  la ley de caducidad; es una de cal y una de arena. Y después durante su presidencia  y durante todo este periodo, sistemáticamente ha entorpecido la posibilidad del juicio y del castigo a los culpables. Tanto es así que a mi me parece que Sanguinetti está mucho mas comprometido de  lo que uno cree  con los militares, en algunas cuestiones aberrantes de la dictadura. Porque no se explica la conducta de Sanguinetti, como un error  de apreciación o como un miedo a los militares; no existe el miedo a los militares y menos en Sanguinetti. Sin embargo, su compromiso  ha ido siempre mucho mas allá de lo que uno diría bueno. Es producto de las limitaciones del momento, de su propio temor. Entonces eso está diciendo que de alguna manera él estuvo comprometido con los militares. Hay un episodio en el que si estuvo comprometido, que es el escuadrón de la muerte;  es decir, él estuvo enterado de que existía un escuadrón de la muerte. Él fue elegido por algunos dirigentes frenteamplistas para que informara al gobierno; estaban las pruebas de que existía  el escuadrón de la muerte , y en lugar de  desarticular el escuadrón, lo que hizo fue sacar de la escena  a los responsables para que no fueran interrogados.. 


-Tenía  un buen contacto con Acosta y Lara…
 - Claro! Por supuesto!  El en su libro y en algunas declaraciones que hizo últimamente dice: “No. Lo que pasa es que yo recibí eso  y esa información la pasé, y no sé que ocurrió…”  Pero él era un hombre del gabinete…! era un hombre de confianza de Bordaberry en esos momentos;  entonces él se presenta como que no tenia nada que ver con las decisiones de gobierno, cuando estaba adentro del gobierno. Y hay otro episodio que es muy revelador: él fue el artífice de la desarticulación de las negociaciones de los militares con los tupamaros…


-En el 72. Hace treinta años. En el batallón florida…
-Claro, porque, quizás ahí es hacer ciencia ficción, pero…


-Otro gallo hubiera cantado…
- Claro!  Podrían haber ocurrido las cosas de otra manera. El hombre que lo desarticuló y que trabajó en la sombra  fue él. Y él evitó o impidió la posibilidad de una pacificación. Porque claro, detrás del movimiento de los militares que estaban en la negociación podía haber también una prolongación contra los políticos corruptos, o sea contra toda una generación de políticos que podía haber. Que perdía el control del poder. Pero lo cierto es que el fue el artífice de esa desarticulación. Y ahí tiene una responsabilidad histórica.


-¿Cuándo se la cobraremos?
- Ah!. Yo creo que la gente se lo cobró. Tú fíjate que después de todo lo que significó el protagonismo que tuvo a lo largo de los años termina con un partido político destruido y minimizado. El desprestigiado. Y de alguna manera radicalizando una posición de exacerbar odios, de hablar de los crímenes. De los asesinatos. Se va de boca cuando habla, muy despectivamente del pepe Mujica.Yo creo que de alguna manera la gente le dio la espalda. Lo otro, veremos cuando. Es decir cuando se conozca la verdad de los hechos probablemente aparezca la responsabilidad de Sanguinetti por lo menos en negociaciones con los militares. En momentos claves, como por ejemplo de Michelini y Gutiérrez Ruiz. Que sabemos que ellos estaban en contacto con los militares. Existe la presunción de que los militares por la forma particular que tuvo nuestra dictadura, de que hayan consultado a políticos, eso algún día se sabrá.


- ¿Te decepciona este panorama, Samuel?
-¿De que...?


-Este panorama, que un político todavía persista en su maquiavelismo y en su postura distorsionante de la verdad histórica.
-Yo creo que si uno lo mira, es decir, si yo viera las cosas así me estaría cortando las venas, porque yo integré un Movimiento de Liberación Nacional que pensaba llegar al poder en poco tiempo; y no llegó; yo creo que la historia se va a cobrar, la historia va a acomodar las sandías en el camión, entonces en algún momento se sabrá cual fue la participación de Sanguinetti y su responsabilidad, y en última instancia, no seré yo ni serás tu, ni será tu hija, ni siquiera tus nietos van a conocer la verdad.. 


-Pero el camino se avanzó…
-Claro!. Y lo otro que es importante señalar, es que  individuos como Lacalle, como Jorge Batlle, como Sanguinetti, yo creo que han quedado ya fuera de la historia.Para el proceso, pero tenemos la sociedad dividida en dos, y la derecha hace un recambio. Yo creo que Pedro Bordaberry por ejemplo es otra derecha; no la derecha de Sanguinetti, es otra derecha.6


-No la derecha de su padre.
-Efectivamente. De su padre tampoco. Aunque tuvo una conducta de adhesión a su padre que es comprensible, pero yo creo que él expresa otra derecha; y bueno, yo creo que es la carta que va a jugar la derecha para lograr retomar posición. Hay que ver como se desenvuelve el proceso político, es difícil para una derecha  -que hay un cincuenta por ciento que no comparte-  es muy difícil, digamos reconquistar, si los nuevos gobiernos hacen cosas.  Esa, me parece que es la espada de Damocles que tiene la derecha. Hasta ahora se ha tratado de decir que este gobierno no hizo nada.. Es evidente que algo ha hecho; si se hace más va a  ser la gente la que va a decir, y ahí la derecha puede tener dificultades. Si el gobierno es malo, si no se hacen cosas, si la corrupción avanza  -porque esa es una enfermedad que no distingue el color de los partidos políticos- si no existe la capacidad para frenar el oportunismo, la burocratización y la corrupción, entonces la derecha va a tener banderas reales para   reconquistar. Aunque tenga mucha responsabilidad en esos mismos actos, pero, ahí se juega el partido. Si no ocurre eso, si las cosas van bien, a la derecha le va a ser difícil retomar, y ahí vamos a tener, a diez años, otro problema; es decir, qué porción de la derecha no se resigna y entonces, perdiendo y perdiendo, no entra en otros carriles. Eso lo veremos.


-A los militares ¿como los percibes? ¿Como formando parte de esa derecha? ¿Como un riesgo potencial, como una postura más reflexiva, menos comprometida con los viejos demonios, los viejos militares de la generación del Goyo Álvarez, etc.?
-Sin duda. Creo que la oficialidad en su conjunto está bastante alejada de una solidaridad con esos viejos demonios que tú decís. Creo que lo que han percibido es que la democracia, y la democracia de izquierda, les ha dado la oportunidad de ser profesionales y se dan cuenta de que puede ser redituable ese profesionalismo, entonces se convierte no en un poder paralelo, sino, en una estructura funcional al sistema. Y están actuando como profesionales. Hay resabios, sin duda, eso es independiente de la posición política. Puede haber gente de derecha, puede haber gente mas abierta en su cabeza, eso creo que expresa  a la propia sociedad; pero creo que han dejado de lado el tratar de ser un factor de incidencia política, creo que están tomando una actitud profesional, y eso es un cambio bastante grande  e interesante, sobre todo porque no se han transformado los elementos de formación. Yo me acuerdo que un viejo dirigente socialista decía que para tener otras fuerzas armadas tenemos que educarlos distinto, y eso implica tiempo; entrar en los programas de estudio de la Escuela Militar y todo lo demás, y formarlos;  y eso no se ha dado. Sin embargo están más comprometidos con temas de desarrollo nacional, del estudio de las realidades nacionales y como profesionales encuentran sus nichos para actuar, entonces eso los va alejando cada vez más de los viejos carcamanes que siguen con la misma.


-Pero debe ser duro para un militar, aunque sean militares que en aquella época eran jovencitos o ni siquiera estaban en la escuela algunos, pero debe ser duro que un tupamaro sea presidente, que un tupamaro sea ministro de defensa, y que de alguna manera el Jefe de las Fuerzas Armadas sea su enemigo pasado…
- Yo creo que hay algo de cierto en eso de que ellos han respetado a los tupamaros como enemigos militares. Yo te diaria que si el presidente fuera comunista, ahí seria mas complicado para los militares, pero yo no he percibido que haya un rechazo por la figura del Pepe Mujica.


-Bueno, a las pruebas me remito; es decir, en las tratativas del 72, según tengo entendido -tú me lo confirmas-  el comportamiento de la oficialidad que no sabia de la tortura, que todavía no estaba contaminada de ese vicio, de ese concepto, de esa deformación, de alguna manera tenia una concepción mas limpia, después se fue deteriorando…
-Si. Después la tortura y el terrorismo de estado  generó una situación; pero yo creo que lo que permitia  aquellas conversaciones con los tupamaros en la cárceles, en los cuarteles, fue tener conciencia de que quizás ellos estaban siendo manipulados por los políticos y no al revés, y creo que en definitiva la dictadura fue el ascenso del poder militar como un sector de poder, como si tú dijeras “es el gobierno de los Granaderos” , bueno, “es el gobierno de los militares y ahí vamos a chupar todos de la teta “, eso estimulado con una campaña interna de la patria, el honor y todo lo demás, y poniendo a los tupamaros y a los comunistas y al movimiento sindical como aquellos que están en contra de ellos, eso yo creo que se ha eliminado;  es posible que en algunos sectores militares formados como están, les sea duro de aceptar que el Pepe Mujica sea presidente, pero no creo que eso genere ninguna corriente subterránea ..


-Desestabilizadora...
-Claro; para nada, es más, creo que como te decía, del conjunto de la población que  en los tupamaros reconoce ciertos elementos básicos de honestidad, de entrega, también los militares lo ven , porque los militares muchas veces nos dijeron, “si nosotros hubiéramos estado en la situación inversa no hubiéramos  actuado como ustedes” , o sea, no hubieran mantenido la dignidad, no hubieran soportado el castigo que estaban infligiendo; eso ellos lo reconocen, y ahora creo que se dan cuenta de que en este gobierno no va a haber revanchismo; y que además los va a integrar a determinadas actividades con ciertos objetivos políticos y ellos están dispuestos a aceptarlo por lo profesionales. 


- ¿Alejandro Otero de alguna  manera es rescatable dentro del aparato represivo como una persona que siempre actuó en ese código de respeto del enemigo, el único creo, en aquel entonces…?
-En aquel entonces, en la policía era un ave extraña…  sin duda. Por eso merece respeto, Otero. 


- ¿Te has vuelto a cruzar con el?
- No. Si,  lateralmente. Un día estaba  en una entrevista en la radio y el llamó y hablamos, y lo he escuchado muchas veces hablar de mi, porque se divertía, lo cual es cierto, porque yo era cronista policial, e iba ahí para ver si me enteraba donde iban a hacer los allanamientos; y él en ese sentido se rio mucho. Pero además, para contarte - no se si sirve para el reportaje-  yo un día siendo tupamaro pero era legal y estando  en la Asociación de la Prensa, escribí un informe sobre la composición del consejo directivo; y mi informe, que era para los tupamaros, era sumamente despectivo, respecto a algunos dirigentes de la Asociación de la Prensa. Era una cosa muy íntima, como decir.. “a ver, decinos vos; ahh mirá… fulano no sirve para nada, el otro es bolche, el otro es amarillo…”,  ese tipo de cosas. Lo escribí a máquina y cuando lo voy a entregar me dicen “pero no das toda la composición del consejo directivo…”;  entonces en el boliche donde lo entregué a mano, en la imprenta, puse los nombres de todos, incluido el mío. Ese documento cayó en un local del MLN, donde estaba el ingeniero Manera;  Otero, recibe ese documento y se da cuenta de que en la Asociación de la Prensa hay un tupamaro… (risas) obvio… fue inteligentísimo; en lugar de salir a buscar quien era se lo dio a la Asociación, a un periodista de Acción que se lo pasó a la mayoría del consejo directivo; entonces el trabajo de identificar quien era no lo hizo él, lo hicieron mis propios compañeros de la comisión directiva. Entonces para hacerlo debieron decir acá hay un infiltrado y un provocador policial. La escena esa diciendo “hay un provocador policial,” fue divertidísima. Y nunca me llevó preso; no me llevó por eso, es decir, él dejó que se hiciera la cosa. Yo me acuerdo que andaba caminando y decía, “me van a llevar...” Pero claro, como ya estaba todo el pescado vendido… yo no soy tupamaro, yo simplemente estoy con  un sector sindical eso apareció ahí pero yo no tengo nada que ver… creo que el calculó eso, entonces  dijo, “es muy difícil llevarlo preso y vamos a que lo identifiquen otros”.  Fue brillante, porque generó contradicciones, líos, etc.


-Acosta y Lara... ¿cómo vives la experiencia de entrar en esa opción, desarrollarla y verla ahora después de cuarenta años?
Samuel--- Mira...  Te voy a repetir lo que dije en un reportaje que me hicieron en canal 4, que  creo que tuvo una intención muy tonta, porque  la información que salió fue “el tupamaro Samuel Blixen admite que mató a Acosta y Lara…” 


-¿Quien  te entrevistó?
-Mira, primero lo hizo Omar Gutiérrez, y después vino un pibe… Lo de Omar Gutiérrez fue bastante extraño porque iba a hablar de un libro (Fugas) que había sacado; y bueno, me invitó para hablar de eso, y de repente me pregunta…  me sale con eso que no tenía absolutamente nada que ver. Como yo nunca he ocultado o evitado el asunto, le respondí. Entonces le dije: No, mira, y no me arrepiento... Ohh¡ eso fue tomado y todo lo demás… entonces, después aparecieron familiares de Acosta y Lara y fue todo muy lamentable, porque  fue  volver a generar un dolor en familiares que no tenia sentido,;  pero bueno, yo en aquel momento dije eso, y te diría que, digamos yo lo he discutido mucho con los compañeros, lo que fue lo de Acosta y Lara en el momento. Yo lo escribo en “ Sendic”;  en “Sendic “ explico que fue un error político táctico terrible, pero producto de la desinformación que tuvo el MLN.  Con respecto al papel que jugó Acosta y Lara, y lo que se merecía…
-Eso no fue un error…
-No. Eso no fue un error, es decir,  el error fue creer que con esas acciones el parlamento iba a tomar…
-Bueno, pero  eran situaciones  que eran comprensibles desde mi punto de vista, Moran Charquero, Mitrione…
-Claro. Entonces yo, bueno, fui un militante, actué en una acción…
 -Eras un soldado…
- Bueno, yo podría decir: “no tenia los elementos...”  bueno, los tenia todos y actué a conciencia, en las circunstancias en las que estábamos era lo que el MLN tenía que hacer. En el momento, la valoración, todo eso fue completamente equivocado y generó una situación que tomó por sorpresa al MLN, es decir, que el MLN  no quería de ninguna manera que el Estado entrara en guerra, no? En guerra interna, como fue;  fue terrible!  Perdimos toda posibilidad de manejo de la situación, se desencadenó la represión y sobre todo además, el poder político. que tenia todos los elementos antes de lo de Acosta y Lara -ya se tenia, se la habían pasado los parlamentarios la información-  no quiso asumir la realidad de los escuadrones de la muerte;  con compañeros muertos, no? Entonces pasó exactamente que con lo de Morán Charquero, el poder político y el poder judicial tuvo notables oportunidades de aplicar castigos, de rectificar la cosa;  y el parlamento decía “no nos consta la existencia de la picana”…! Y bueno, cuando pasaban esas cosas, se acortaban las posibilidades. En el caso de Morán Charquero se intentó por varias vías, en el caso del escuadrón de la muerte también; no se, aquí  yo  te diría que en cuanto al objetivo militar, nunca me lo cuestioné, por supuesto ni yo ni los que participamos, ni menos los dirigentes, tuvieron noción de lo que desencadenó esa acción;  y en ese sentido es terrible, porque un año después  tenemos un golpe de estado, que era inevitable, pero el MLN ya estaba completamente desarticulado.
- ¿Compartes lo que dice Huidobro de que la dictadura no empieza en el 73 sino en el 65, con el Pachecato?
- Claro! Y antes del Pachecato! Es decir, un consejero blanco dice, en el 65: “ tenemos que darle unas vacaciones a la democracia”.. Y en el 66 con Aguerrondo , Alberto Heber, consejero de la mayoría, presidente -porque  estaba en el ultimo año del colegiado- conspira con Aguerrondo para dar un golpe, lo frena Seregni ese golpe, pero  ya estaba el golpe. Y después vienen las formaciones de ultra derecha, es decir, la activación de los aparatos para-militares y para-policiales. Se desencadena la represión, bueno, después esta la represión contra el movimiento estudiantil, etc. Obviamente que la dictadura ya estaba.
- David Cámpora habla de que el MLN era un movimiento genuino uruguayo; que no puede ser imitado más… ¿o puede ser?
- Yo creo que ningún movimiento puede ser imitado. Ninguno.
-Pero  tenía un sello. En ese contexto del Che Guevara, de grupos, de guerrilleros de aquella época…
-Sí.  Tenia un sello que yo creo que estuvo dado. Si tú te fijas en la historia del MLN, salvo en el 72, nunca entró en una función militar, hizo política con las armas.
-Si, es correcto.
 -Entonces, visto en esa perspectiva, no fue una guerrilla operativa, no fue una guerrilla clásica al estilo de los cubanos. Fue una guerrilla, o fue un grupo, que, armado, hizo política. Y yo te diría que en el 70 se dio un vacío de poder. Cuando estaba Mitrione y todo lo demás secuestrado, ahí existió casi la posibilidad de que renunciara Pacheco, que el parlamento, que estaban todos metidos, Wilson Ferreira, muchos blancos, colorados, estaban presionando, y decían “aguanten porque cae Pacheco y finalmente podremos eliminar las medidas prontas de seguridad, hacer un gobierno de transición”, etc. Y los tupamaros no estaban en condiciones de tomar el poder. Pero Pacheco no estaba en condiciones de mantenerlo. En ese momento se produce la caída de la casa de Almería  y cambia toda la correlación, pero se dio. Y eso porque se hizo política con las armas. Y los tupamaros hubieran estado dispuestos a entrar en un proceso de ese tipo, no era “o tomamos el poder o nada”… en ese sentido es único.
- ¿Qué pensamiento en voz alta  se te ocurre a tus  64 años , con lo que ya sabemos, toda tu historia, tu profundísima historia de hombre luchador, a generaciones  de hoy y del futuro, respecto a lo que fue el MLN, con una proyección de  año 2010, con un presidente tupamaro, y con un MLN, cuyos dirigentes viven todavía, son testigos vivientes, son testimonios vivientes?
- Yo creo que hay ciertos objetivos de justicia social que son aspiraciones más allá de que cambien las circunstancias históricas. Eso implica actuar de otra forma, pensar de otra forma, elaborar otras estrategias, tener otra mente, seguir siendo originales, pero están esos objetivos. Si, yo creo que en el 2010 estamos mas cerca finalmente de avanzar en esos objetivos. Y lo digo porque tuvimos un paréntesis muy negro en la dictadura y después una transición democrática que se prolongó casi hasta ahora, no? Hasta ahora, es decir cinco años. Por lo tanto yo creo que hay nuevas condiciones de que aquellos objetivos de los tupamaros,  vuelven a ser posibles.
-¿Te sientes conforme con lo que has hecho;  con tu vida?
-Si, completamente. Estoy conforme si. Lo más interesante es que los trece años de prisión son como una especie de vacío en mi vida... Si uno pregunta qué hice durante esos trece años de mi vida no te puedo decir. Porque  hay que explicar día por día qué es lo que hace uno encerrado en una pieza;  pero la única conclusión de esos trece años de prisión, es que me permiten rebajarme trece años la edad ( risas) es como si no los hubiera vivido,  por lo tanto retomo la vida en el momento en queme detuvieron.
-Sin prejuicio de que hay compañeros que hubieras querido que estén aquí ahora, empezando por el Bebe y terminando por otros compañeros ¿te sientes realmente  agradecido en la vida de que puedas  vivir este paso que ha dado el país?
-Si claro! O sea... Todos tenemos que estar agradecidos, cualquiera haya sido el compromiso o la vida que haya tenido en el pasado. Creo que si, que Uruguay renueva la esperanza, para mi es eso. No te quiero vender el futuro de todos los colores, pero sí se percibe que hay una posibilidad de hacer cosas;  y yo creo que se percibe en los jóvenes, que como tú decías, no han vivido este proceso, están desinformados por todo lo que hemos hablado del período de Sanguinetti y todo lo demás, y sin tener todos los elementos yo creo que también están viviendo ese aire de esperanza, que  a mi me parece que en la juventud es necesario, porque creo que los jóvenes  se sintieron relegados.


 


 

 


¿QUIÉN ESTÁ EN LÍNEA?

Tenemos 91 visitantes y ningun miembro en Línea

NOTICIA DE ÚLTIMA HORA

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

EDICION 2013
Fundador y director internacional Antimafia Duemila
Giorgio Bongiovanni
Director Antimafia Dosmil (filial Sudamericana de Antimafia Duemila-Redacción Uruguay)
Jean Georges Almendras
Secretaria de Redacción
Erika Pais
Asistentes de Redacción
Georgina Varini
Vanesa Varini
Sheila Viera
Gimena Suárez
Web Master
Carmen de Huertos
Erika Pais
Fabio Mamelli (Italia)
Redactores
Jean Georges Almendras
Erika Pais
Daniel Amaral
Paola Becco
Monica Centofante
Silvia Cordella
Aaron Pettinari
Maria Loi
Francesca Mondin
Mirian Cuccu
Columnistas
Giorgio Bongiovanni (Director)
Lorenzo Baldo (Sub Director Antimafia Duemila)
Anna Petrozzi (Jefa de Redacción de Antimafia Duemila)
Giorgio Bongiovanni (Director de Antimafia Duemila)
Jean Georges Almendras (Director de Antimafia Dosmil)
Dr. Jorge Figueredo (Redactor de Asunción-Paraguay)
Columnistas invitados
Dr. Juan Alberto Rambaldo (Argentina)
Periodista Idilio Mendez (Paraguay)
Periodista Giulietto Chiesa (Italia)
 

CONTACTOS

ANTIMAFIADUEMILA

REDACCIONES

ban_antimafiaanti

 

ban_antimafiaarg

 antim2

 

ban antimafiapy

PAGparaguay