Pin It
matias guffantiPor Matías Guffanti, de Our Voice-5 de marzo de 2020

A cuatro años del asesinato de Berta Cáceres, frente a la embajada de Honduras de la ciudad de Buenos Aires, en Argentina, se llevó adelante una vigilia cargada de memoria, arte y pedido de justicia por la lideresa latinoamericana cuya muerte todavía permanece impune. Fue la última de las actividades realizadas por su hijo Salvador Zúñiga, en una noche de emoción y de lucha, junto a amigos y organizaciones sociales cercanas a Cáceres, que en cada encuentro e intervención aprovecharon para remarcar la impunidad con la que todavía cuentan varios autores intelectuales, participantes externos del crimen y hasta parte del Estado mismo.

Con velas, grandes imágenes, frases cargadas de militancia, activismo, cantos y la presencia en su mayoría de jóvenes de varios países de América en los que Berta dejó sembrada su lucha, su alegría y su rebeldía, la manifestación tuvo como protagonista al arte. Y el Movimiento Cultural Internacional Our Voice, sumó a través de la música y la poesía un grito de esperanza en pos de todas las luchas y todas las rebeldías contra un sistema que continúa persiguiendo a aquellos que tienen el coraje de defender la vida y la libertad.

Las denuncias fueron apuntadas directamente a los responsables todavía libres, con nombres y apellidos concretos: Daniel Atala Midence, Jacobo Atala Zablah, José Eduardo Atala Zablahy Pedro Atala Zablah. Los cuatro, pertenecientes a una de las familias más ricas del país centro americano, defensora del golpe de Estado del 2009 y del posterior fraude electoral realizado en ese mismo país por el actual presidente Juan Orlando Hernández. Como así también conocidos por sus estrechos vínculos con el Ministro de Seguridad, Julián Pacheco Tinoco, además de con integrantes del ejército, grupos paramilitares y el sector financiero internacional a través de su empresa nacional Desarrollo Energético Sociedad Anónima (DESA), cuyo presidente es el también involucrado Roberto David Castillo Mejía, ex miembro de los servicios de inteligencia militar. La misma empresa, a la cual Berta Cáceres estaba enfrentando, en sus últimos días, en defensa del Rio Gualcarque y la comunidad Lenca.

Y si bien para la prensa internacional y el gobierno de Honduras, Cáceres fue sólo una ambientalista más, las personas que vivieron días de lucha junto a ella no señalaron lo mismo. Sin dudas, Berta enfrentaba al sistema capitalista con toda la complejidad que eso implica. En un fuerte enfrentamiento al sistema financiero y a los poderes políticos en servicio a las grandes transnacionales, desde las comunidades y los pueblos más desprotegidos. “La justicia por Berta no es solo la condena de los Atala, es también sacar a la empresa del río, pero es, sobre todo, continuar con todas las luchas de los pueblos que están en los territorios esparcidos en todos los lugares del mundo, porque ese es el ejemplo de mi mami, la sensibilidad y la rebeldía de poder pararse en todos los territorios. Hacer eso es de la única manera que podemos decir todos los días y con certeza, que Berta está presente”, denunció su hijo frente a la puerta de la embajada hondureña en Argentina.

Un legado con una filosofía, cosmogonía y sensibilidad por todas las injusticias vinculadas entre sí, en cualquier lugar del mundo, que se anticipaba a un presente con los mismos enemigos de los mártires de estos tiempos. Que nos señala con sangre a una falsa democracia y a una estructura financiera, militar y política al servicio de un poder que se esconde de igual manera en la mayoría de los países.

La conmemoración de “la siembra de Berta Cáceres”, como la comunidad lenca decidió denominar a la muerte de su referente, con una fuerte presencia plurinacional y sentido de unión por una causa que es ejemplo y símbolo para muchas organizaciones, finalizó con la palabra de cada referente social. Palabras cargadas de impotencia, conciencia, fuerza y esperanza al mismo tiempo, que hacían referencia constante a la multiplicación de los sueños e ideales de Berta, en un futuro donde la lucha por la verdad y la justicia sigue más vigente que nunca.

Y seguirá, hasta la victoria de todos los pueblos.

--------------

*Foto de portada: Movimiento Centroamericano 2 de Marzo

Fotogaleria y video: Our Voice

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni
Director Redacción Uruguay: Jean Georges Almendras

REDACTORES DE AMÉRICA LATINA
-Erika Pais
-Inés Lepori
-Matias Guffanti (Our Voice)
-Jorge Figueredo
-José Guzmán
-Agustín Saiz
-Paola Beco
-Félix Vera
-Alejandro Díaz
-Eduardo Godoy (Our Voice)
-Claudio Rojas
-María Cecilia  Bertholin

REDACTORES ITALIANOS

-Giorgio Bongiovanni
-Saverio Lodato
-Giulietto Chiesa
-Aaron Pettinari
-Lorenzo Baldo
-Anna Petrozzi
-Margherita Furlan
-Mirian Cuccu
-Francesca Mondin
-Jamil El Sadi (Our Voice)
-Karim El Sadi

REDACTORES INVITADOS DE MEDIOS AMIGOS  DE AMÉRICA LATINA
-Sebastián Artigas  (La Izquierda Diario de Uruguay)
-Damián Recoba (La Izquierda Diario de Uruguay)
-Periodistas de programa FRECUENCIA JOVEN de Rosario, Argentina.

APOYO DE REDACCIÓN
-María Lezcano
-Patricia Aboal

WEB MASTER
-María del Carmen de Huertos
-Fabio Mamelli
 

CONTACTOS

ANTIMAFIADUEMILA

REDACCIONES

ban_antimafiaanti

 

ban_antimafiaarg

 antim2

 

ban antimafiapy

PAGparaguay

 

 globebottom2

© 2009 ANTIMAFIADOSMIL.com | Fundador Internacional Giorgio Bongiovanni | Derechos Reservados.