malenaMalena Sánchez, de Our Voice Paraná - 27 de noviembre del 2019

La tolerancia y el silencio es algo que no les vamos a regalar más. Los jóvenes despertamos y lo hicimos para ocupar todos los lugares posibles, empezando por intervenir en un pilar fundamental: la educación. Así lo vimos el día martes 26 de noviembre, en el Colegio N°1 "Domingo Faustino Sarmiento" de Paraná, Entre Ríos.

En un salón de afiches preparados para una muestra, se encontraba un stand lleno de información sobre la problemática del uso de agro tóxicos y su impacto en nuestra salud y medioambiente. Porque la inconsciencia en los jóvenes es algo que no les vamos a dejar sembrar más. Así lo afirmaban los estudiantes de 6to "B", quienes coincidían sobre el papel fundamental que juega la juventud.

jovenes despiertos 2

"Esto es un enorme peligro que nos perjudica y atraviesa a todos y que padecemos sobre todo en nuestra provincia de Entre Ríos, llena de cáncer provocado por los agro tóxicos. Es un tema fundamental y deberíamos luchar para que se conozca, para que se sepa que esto se queda en nuestra sangre y en nuestra tierra. Todos estamos contaminados”. Las palabras son claras: todos estamos contaminados. En nuestro país se utilizan más de 500 millones de litros de agro tóxicos al año. Litros y litros que terminan en nuestros ríos, en nuestros suelos, en nuestro aire y alimentos: "En nuestra sangre." Litros y litros que se desparraman y que caen.

Pero también caen las mentiras. Porque a las excusas y justificaciones ya no las aceptamos más: "Esto involucra a muchos gobernantes: no sólo personas del gobierno de Cambiemos, como Mauricio Macri o María Eugenia Vidal están a favor del glifosato, sino también personas como Gustavo Bordet de la oposición. Vemos que esto trasciende a los gobiernos y que nos les importa que esa porquería dé cáncer a los argentinos".

Esa porquería. Esa porquería que contamina y que mata, que cada día nos enferma. Esa porquería que se dispersa y envenena. Esa que te queda en la sangre.

Los chicos, con ansias y un dejo de impotencia, cuentan que saben bien sobre la importancia de la concientización en la sociedad y agradecen el recibir ayuda y ser influenciados por sus docentes.

Leandro Amatti, uno de sus profesores, afirma "fueron los pibes los que comenzaron a buscar información y recursos, tuvieron muchas preguntas y se interesaron, es la juventud la que hoy empieza a militar por la causa" y tanto él como los estudiantes están de acuerdo en que "la conciencia la tenemos que tomar todos, no sólo en el Colegio sino en el barrio y cualquier espacio donde podamos estar.”

Por su parte, los intentos de Monsanto y grupos de poder beneficiosos de este modelo asesino para convencernos de que no existen modelos diferentes de producción eficaces son, evidentemente, en vano frente a esta juventud despierta que conoce sobre buenas prácticas agrícolas: “Se debería saber, se nos debería enseñar que esta es una forma de producir, no la única. Podríamos empezar con aprender a hacer una huerta para acceder a una alimentación libre de tóxicos, para fomentar la soberanía alimentaria y alejarnos un poco de las empresas multinacionales contaminantes para saber además qué es lo que estamos comiendo."

La ignorancia es algo que no van a cosechar más.

Porque los jóvenes despertamos y los jóvenes sabemos. Porque los jóvenes somos conscientes y luchamos para que dejen de fumigar las escuelas, los campos y el mundo entero.

Porque sabemos que otra agricultura es posible y, como decían nuestros entrerrianos y nuestras entrerrianas “queremos ser por fin una provincia Entre Ríos y no Entre Venenos".

----------------

Fotos de Our Voice.