georges almendras100x116III Foro de Jóvenes Líderes del Cono Sur, dando cumplimiento a objetivo de la ONU

Por Jean Georges Almendras-15 de noviembre de 2019

“Buenos días, voy a dejar colgada la bandera de los pueblos originarios, creo que todos conocen la bandera wiphala y el momento tan difícil que está viviendo Bolivia, pero no solamente Bolivia, Latinoamérica. Es importante tenerla presente. Hoy vemos noticias de personas asesinadas, de pueblos que siguen siendo asesinados, y la verdad, me parecía muy importante tenerla en cuenta en este foro, y hacer memoria también por aquellos que están muriendo intentando defender la tierra. Así que la voy a dejar en el escenario para tenerla presente en nuestra charla. Es una bandera que no representa a Evo Morales, es una bandera que representa a los pueblos andinos, y son pueblos que están sufriendo mucho, en este momento”.

Así comenzó su intervención Matías Guffanti, Coordinador de Sudamérica de Our Voice, en el III Foro de Jóvenes Líderes del Cono Sur que se llevó a cabo en la Sala Bicameral del Congreso Nacional de Asunción, en Paraguay, que fue sede por primera vez del encuentro, organizado por la Comisión de Desarrollo Social de la Cámara de Senadores, conjuntamente con la Comisión Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) Paraguay y la Red de Jóvenes Iberoamericanos Paraguay, que congregó a 80 jóvenes de quince países.

La intervención de Matías Guffanti, representando al Movimiento Our Voice, permitió visibilizar (ante la nutrida concurrencia juvenil y ante las autoridades del III Foro) el pensamiento vivo de los jóvenes del Movimiento: de su fundadora Sonia Tabita Bongiovanni y de nuestros jóvenes de Italia, Argentina, Uruguay, Chile y Paraguay

guff jovenes paraguay 2

La oportunidad de expresión, si bien fue restringida en tiempo, hizo que Guffanti adoptase una metodología de oratoria directa, precisa y contundente. Con naturalidad admirable, acorde con su personalidad, la carta de presentación de Matías, al momento de su intervención, fue exhibir la “Wiphala”, la bandera símbolo de los pueblos originarios. La bandera fue además, la columna vertebral de su ponencia. Y sus palabras fueron en extremo contundentes. En extremo sinceras. La sinceridad y la expresión de los jóvenes de Our Voice, de nuestros días. Días en los cuales los “terrorismos de Estado” (de autoría estadounidense) están cercenando las libertades de los pueblos Latinoamericanos.

“Lo que estamos haciendo nosotros es denunciar las injusticias, a través del arte. Hacemos una lucha en lo que creemos que es una revolución cultural necesaria para la sociedad, para poder empezar a cambiar cosas estructurales que tienen que ver con todo lo que se está hablando hoy y con todo lo que se está profundizando con las diferentes organizaciones. Antes de exponer brevemente cual es nuestra propuesta de cómo enfrentar estas problemáticas a través de un camino artístico que abarca lo cultural, les voy a mostrar un pequeño video que hace una síntesis de las cosas en las que venimos trabajando. Algunas imágenes de lo que estuvimos haciendo en estos meses y años, de problemáticas que tienen que ver no solamente con argentina del país de donde son, sí no que también tienen que ver con Latinoamérica en general. Nosotros trabajamos desde Italia donde se sembró el movimiento OurVoice, y con diferentes grupos en Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay principalmente”

La presentación del video (de alguna forma, un institucional de Our Voice) dejó en claro ante el Foro cuál es la esencia del Movimiento y de qué forma se vincula (militantemente) con las diferentes problemáticas que vemos hoy por hoy en América Latina: la lucha de las familias de los detenidos desaparecidos en las dictaduras impuestas por el Plan Cóndor, por recuperar los restos de sus seres queridos; el castigo de los genocidas y de los violadores de los DDHH (para que no sigan siendo amparados por la impunidad); la lucha contra el crimen organizado; la lucha contra las persecuciones a los pueblos originarios; las denuncias de las injusticias sociales; el cuidado y la preservación de la tierra, y un no rotundo a las energías nucleares, entre otros postulados, que aluden exclusivamente a valores como la verdad y la justicia, en su máxima expresión.

El video presentado seguramente debe haber sensibilizado; seguramente debe haber impactado y sorprendido. Fue un video que llevó a todo el Movimiento a la Sala Bicameral del Congreso Nacional paraguayo y que debe haber comprometido a todos los jóvenes allí presentes, y suponemos también a las autoridades presentes.

Después, Matías Guffanti prosiguió con su intervención. Una intervención en la que levantó el dedo acusador, señalando y denunciando al capitalismo, al poder mafioso y a la narco política.

“Esto es una muestra de lo que estamos haciendo, de lo que pensamos también. En este video resumimos un poco los referentes que tomamos en vida y aquellos que como decía al principio se entregaron por estas luchas y problemáticas, ayer y hoy. Se hablaron de muchas problemáticas y de posibles soluciones con un pensamiento crítico sobre lo que se está haciendo, sobre cómo se está implementando, la política en cada uno de nuestros países, sabemos que las problemáticas son muchas”

“Hoy se habló de una pirámide que plantea el sistema capitalista y que se basa en la desigualdad, que se basa en los que más tienen contra los que menos tienen, los que más tienen aprovechándose de los que menos tienen. Antes de hablar pensaba hacer un discurso con cifras y datos, de los que todos somos conscientes, no hace falta refrescar estos datos sino empezar a hablar de propuestas. El 1% más rico del mundo tiene en sus manos el 82% de la riqueza mundial, el 50 % de la población mundial vive con el 1% de la riqueza. Creo que ese dato debería ser el que nos impulse e indigne y debería llevarnos a movilizarnos y llevar a la gente a tomar conciencia y de que esto no se puede aceptar así. No se puede aceptar la pobreza que se está generando en cada país, no podemos aceptar que los gobiernos se sigan corrompiendo, sigan negociando con el sector privado. Vivimos una problemática muy grande, vivimos noticias muy fuertes y cuando estamos hablando de estos temas y cuando hablamos de cifras, estadísticas y gráficas, tenemos que recordar siempre de que estamos hablando de vidas, estamos hablando de personas que están sufriendo y muchos de ustedes lo ven a esto, lo vemos y lo vivimos con nuestra propia piel, somos parte de esto”

“No tenemos que quedarnos en querer formar parte de un sector de la juventud que sabe más que el resto, no podemos permitir que eso pase, no podemos permitir en quedarnos en un sector elitista de la juventud que participa de estos foros, con todo el mérito que cada uno tiene, y después uno no se conecta totalmente con otras realidades, no vive estas luchas desde el mismo lugar. La revolución se tiene que plantear de par en par. Tenemos que luchar desde abajo con los que más están sufriendo. Si no hacemos eso no vamos a poder tomar conciencia de la situación porque el poder real lo tiene el pueblo y lo tiene la clase más baja y lo tienen los que sufren y lo tienen los más pobres, lo tienen los que están sufriendo esto. Con la muerte de sus familiares, con las torturas en Chile que se están llevando adelante por parte del gobierno de Piñera. Con las injusticias que se cometieron en Bolivia. Con las injusticias que se están cometiendo en Argentina, y en todos los países de Latinoamérica. Entonces tenemos que enfrentar esto, pero antes de hacerlo tenemos que enfrentar a la causa de todos esos problemas que es la corrupción, es el engaño, es la complicidad de la política con estas mafias, que están gobernando la mayoría del planeta, que están gobernando el mundo. Las mafias hoy tienen tanto dinero en efectivo como para comprar países enteros. Si una mafia puede comprar Paraguay, la mafia puede gobernar Paraguay, puede controlar la política, la economía, la educación y cualquiera de sus leyes. Hoy Paraguay vive en una narco política extrema que hay que enfrentar y hay que entrarla rompiendo esas estructuras. No podemos cometer los mismos errores que cometieron nuestros políticos. Tenemos que salir a apretar la política, nosotros somos a partidarios, lo que importa son los hechos concretos desde otra conciencia, desde lo cultural, porque tenemos que cambiar la mentalidad, tenemos que entender que tenemos que tener la fuerza de poder hacerlo y los políticos que se corrompen tienen que irse. Y se van a ir de Latinoamérica porque les vamos a demostrar que el pueblo es mucho más fuerte que cualquiera de sus intereses económicos, en respuesta a los Estados Unidos o a las narco políticas del mundo”.

La postura y las palabras de Guffanti buscaron, con la pasión propia de un joven sediento de justicia, la integración de los jóvenes líderes, para que esos liderazgos siembren militancia y cambios: en los países de origen de cada uno de los participantes y en el mundo. Sus palabras buscaron crear conciencia de que los jóvenes que participan de estos Foros no se conviertan en jóvenes de elite exclusivamente.

El evento seguramente tiene sus objetivos, pero los objetivos del Movimiento Our Voice también tiene los suyos. Objetivos que buscan crear conciencia. Objetivos para unos quizás incomprensibles. Objetivos que buscan paz, pero antes, muchos antes la justicia. Porque es la justicia la que da paz a los pueblos. Los avasallamientos y las dictaduras financieras (económicas) y los saqueos, son causas de las otras dictaduras: las dictaduras que siembran de cadáveres las tierras americanas, las dictaduras fascistas, que atenazan libertades y esperanzas.

El mensaje de Our Voice en el evento fue revolucionario, esperanzador y claro en exceso. No obstante, estamos seguros, también debe haber desatado (entre la platea y en el estrado destinado a las autoridades) conflictos de ideas y conflictos de lucha. Ideas y luchas, que van de la mano, pero que siempre generan controversias.

Pero bueno, de las controversias también surgen hechos concretos, acciones concretas y definiciones, cuando no compromisos.

Entonces, Our Voice cumplió con uno de sus objetivos: denunciar públicamente las injusticias del mundo y lo que pasa en el mundo, en un ámbito internacional.

Y eso fue muy militante.

-----------------------

*Fotos del III Foro de Jóvenes Líderes del Cono Sur