Por Lorenzo Capretta de Our Voice, desde Italia- Febrero de 2019

Hoy, caminando por las calles de una hermosa ciudad italiana admirando la belleza infinita de la sombra que emerge de los hermosos edificios, besada por la luz de un sol que parece emanar un calor casi primaveral, no pude dejar de ver una tienda que vende marihuana ligth.
.
Me pregunté: ¿Por qué llegamos a este punto? ¿Por qué debería ser legal vender un producto que daña el sistema nervioso, a pesar que el contenido de THC sea inferior al 0.2%, lo cual causa la disminución del grosor de la corteza cerebral, la pérdida de la memoria, sobre todo en el período de la adolescencia, cuando el cerebro todavía está en la fase de formación?.

Por supuesto, también me refiero a la venta de tabaco y de alcohol. ¿Por qué debemos pretender que, legalizando las drogas o las adicciones, resolveremos el problema de las ventas ilegales? En Italia, el 60% de los consumidores son menores, quienes no pueden comprarlas, ya que la ley prohíbe la venta a menores de dieciocho años. Probablemente, todo esto sea un negocio de billones de euros y legalizarlo convendría a muchos cuyos intereses prevalecen sobre los de los ciudadanos.

Como dice el dicho: "Lograron matar a dos pájaros de un tiro".

En primer lugar, se quiere sedar la conciencia y el espíritu crítico de las nuevas generaciones, manipulando a las personas, para difundir un estilo de vida aparentemente normal, lo que nos está llevando a la autodestrucción.

Por último, obtener una buena ganancia de todo ello: ¡Increíble, pero cierto!

En 1968 se usaron drogas para salir del conformismo porque nadie lo hacía, ahora se ha convertido en una moda. Debemos rebelarnos, salir a las calles, sosteniendo nuestra lucidez como un arma, de tal manera que podamos ahuyentar de una vez por todas a los individuos sin escrúpulos que quieren matar lentamente a los jóvenes.

Esto no es sólo una expresión, es un llamado.
¡Te pido ayuda!
Me gustaría cerrar todas las tiendas italianas de drogas light.

Hay que modificar la ley Nº 242/2016 especificando el propósito del uso del cultivo y  estableciendo el inciso 4 en el artículo 1 de dicha ley, para aclarar que la marihuana light no es un producto medicinal, de combustión o alimento, y para decretar la prohibición de su venta a menores.

Me gustaría que esta ley fuera revisada a la luz de estudios científicos, como los realizados por la Universidad de Colorado, que atestiguan la peligrosidad de los ingredientes activos contenidos en la marihuana light, incluso en cantidades limitadas entre 0.2% y 0.6%.

Nos fundamos en la opinión del CSS (Consejo Superior de Salud, ndt), sesión del 10 de abril del 2018, solicitada por el Ministro de Salud; también en la opinión del doctor Nicola Gratteri, Jefe de la Fiscalía de Catanzaro, uno de los principales expertos italianos en el narcotráfico, quien declara la ineficacia de la legalización de la marihuana light para derrotar al mercado ilegal y al poder criminal de las mafias.

Por todas estas razones me gustaría que se activasen, en interés de la salud individual y pública, y de acuerdo con la aplicación del principio de prevención, las medidas para prevenir la venta libre de los productos mencionados.

Retomemos nuestra libertad a través de estos pequeños pero significativos gestos.
Ayúdame, ayudémonos.

 Firma la Petición