alejandro diazPor Alejandro Díaz, de Our Voice Córdoba-16 de diciembre de 2019

"Yo no voy a negar el acuerdo político. Los Celis militaron para nosotros con el MVO. Yo me enteré que eran narcotraficantes más adelante".

Esta afirmación fue parte de la declaración prestada por la ex Subsecretaria de Seguridad de Sergio Varisco, Griselda Bordeira, frente al Tribunal Oral Federal de Paraná, donde se lleva adelante la mega causa que busca probar las espurias vinculaciones entre la banda de narcotraficantes, comandada por Daniel “Tavi” Celis, y la cúpula política de la Alianza Cambiemos en Paraná, bajo órdenes de Sergio Fausto Varisco, ahora ex intendente de la localidad entrerriana.

También agregó:"Fue una discusión interna si blanqueábamos o no a Celis. Yo le tuve que decir personalmente a Celis que no iba a ser funcionario cuando él planteaba esa necesidad. Le dije que no porque ya había un medio periodístico que hablaba de sus vínculos narco".

Más allá de la presunción de inocencia que a todo ciudadano le corresponde, para la fecha que se pactó el acuerdo político, año 2015, Celis ya tenía antecedentes suficientes como para, al menos, proceder con cautela. Considerando que Bordeira no es una ciudadana cualquiera, sino que es, en ese presente, desde hace años, Suboficial de la Policía de Entre Ríos y debió conocer los “rumores” sobre Celis y su entorno. Ya desde agosto de 2015, la revista Análisis venía denunciando el trasfondo delictivo de los partidarios de la Alianza Cambiemos, vinculados a Celis. Así mismo, luego de que la situación irregular, y presuntamente ilegal, dentro de la Alianza Cambiemos de Paraná tomara estado público, Bordeira nada hizo para corregir el curso de los hechos. Todo lo contrario, tuvo siempre una actitud colusiva, que quedó ampliamente demostrada cuando declarara: “… reconozco que le di $10.000 a Luciana Lemos en abril del 2018…”, esta afirmación corresponde a la jornada del 27 de abril de 2018, cuando Luciana Lemos (pareja de “Tavi” Celis, preso desde 2016, y acusada de ser la intermediaria entre la Banda Narco y la cúpula política), se presentó en dos ocasiones en la Municipalidad de Paraná, reclamando reunirse con Varisco, amenazando que no se movería de allí hasta que el Intendente la recibiera. Debe haber sido tal el escándalo, y el griterío, que Bordeira se vio obligada a recibirla en su despacho. Lemos le exigía dinero, a nombre de Celis. En este hecho, que no puede tipificarse de otra forma que no sea extorsión, Bordeira le entregó dinero a Lemos. Entiéndase, la Subsecretaria de Seguridad y Suboficial de Policía (R), recibió una extorsión en su despacho, en una dependencia pública, y no presentó ningún tipo de denuncia sobre el ilícito, lo cual para un funcionario público es una obligación. Y esto es una prueba de que, aunque ilegal, el reclamo de Lemos era “legítimo”, la deuda con el grupo Narco existía y existe. ¿De qué otra forma se explica?

Además agregó: “[Antes de irme]… llegó Pablo Hernández pero desconozco cuánto dinero le dio", lo cual deja muy mal parado al ex concejal de la Alianza Cambiemos, y mano derecha de Varisco desde siempre.

El mismo Hernández en su declaración corroboró el hecho, “A Celis no lo vi más después de que quedó privado de la libertad. A Lemos la vi en diciembre. Necesitaba llevar a su hijo a verlo a su ex marido, y le di 600 pesos para su pasaje. Después me seguía pidiendo. En abril (…) Le di 20 mil pesos. Es mucho dinero". Porque sí, ese día de abril, Lemos se fue con 30 mil pesos en su bolsillo, para entregárselos explícitamente a Celis, que estando preso por un hecho de extrema violencia, coordinaba las acciones de la banda dedicada al narcotráfico. Pura bondad e inocencia la de los funcionarios de Gobierno de la Alianza Cambiemos, ¡parecen Heidi! Y dentro de estos parámetros de bondad, Bordeira dijo: “Celis era un gran militante social, sacando lo ilegal”, y remató: "… hay lugares donde la gente está cansada de promesas incumplidas y no podías entrar si no era con ellos”. La Subsecretaria de Seguridad acepta que hay territorios copados por los narcos, y en vez de denunciarlos, combatirlos, perseguirlos, era preferible financiarlos, y no solo eso, también promover su infiltración en las instituciones públicas, literalmente entregarle el Estado. Impresentable.

Para quien quisiera “comprar” este perfil benevolente de Celis, recuerde que está condenado, desde 2016, por un hecho violento, como fue ingresar a la vivienda de una familia empuñando armas largas para reclamar una deuda presuntamente vinculada al narcotráfico. Y todos sabemos que un delincuente de este calibre no se hace de la noche a la mañana.

Estos gestos de la Política, que nada tienen de ingenuos y mucho menos inocentes, son lamentablemente una constante. La voracidad y corrupción de los funcionarios políticos sobrepaso: la coima, el amiguismo, el clientelismo, la vista gorda. Los funcionarios políticos están entregando el Estado al Narco. ¡Alerta!

-------------------------------------------

Foto de portada: www.apfdigital.com.ar