Pin It
saverio18Por Saverio Lodato - 20 de abril del 2018

Culpables.

Culpables por haber llegado a un acuerdo con Cosa Nostra.

Culpables por haber acordado en nombre del Estado lo que nunca debería haber sido acordado.

Culpables por haber creído que el uniforme que vestían, los alamares, las insignias, los altos grados del mando que representaban, los eximía del deber institucional de no comprometerse con quienes estaban convirtiendo a Italia a un matadero.

Culpables de haber hecho llegar a Silvio Berlusconi y a su gobierno las solicitudes hechas por la mafia para poner fin a la masacre.

Culpables, en otras palabras, de inteligencia con el enemigo.

Las pruebas, por lo tanto, existían.

Las pruebas habían sido recopiladas y llevadas a juicio por un pequeño grupo de fiscales que no se revelaron como visionarios o perseguidores malvados: Nino Di Matteo, Vittorio Teresi, Francesco Del Bene, Roberto Tartaglia. Y no olvidemos a Antonio Ingroia, quien, por haber creído primero como fiscal en lo que parecía un teorema imposible, vivió los dolores del infierno.

Las pruebas se han mantenido bajo debate durante un período de más de cinco años.

E incluso cuando esas pruebas todavía eran parciales, al principio, habían convencido al Juez de la Audiencia Preliminar de Palermo, Francesco Morosini, para accionar la luz verde para que el proceso se llevara a cabo.

Sentencia de choque, la de Palermo.

Sentencia que deja petrificados a los acusados y a sus defensas. Sentencia que deja petrificado al sistema político institucional que ha frenado, obstaculizado y retrasado este proceso tanto como ha podido. Y la razón de por qué, estaba clara para los italianos.

Sentencia ejemplar la de la Segunda Corte de Assise de Palermo - presidente Alfredo Montalto, juez ad latere, Stefania Brambille, e integrada por dos jueces populares -, que marca un hito en la historia de la República Italiana, marcada, desde 1947, por la masacre de Portella de la Ginestra.

Grave condena para Mario Mori, Antonio Subranni, Giuseppe De Donno, los carabineros que abrieron el canal con Cosa Nostra.

Grave condena para Marcello Dell'Utri, que actuó como vínculo político entre Cosa Nostra y Silvio Berlusconi y su gobierno, para satisfacer los deseos de los asesinos de las masacres.

Y sería bueno, ahora que otro gobierno debe hacer otra cosa, que se comprenda mejor por qué el nombre de Silvio Berlusconi se está convirtiendo en el escollo de estas negociaciones.

De nuevo.

Nicola Mancino, absuelto y totalmente exonerado, tuvo que responder por el delito de "falso testimonio". También los mafiosos, Leoluca Bagarella y Antonino Cinà fueron condenados; y Massimo Ciancimino, por calumnias contra Gianni De Gennaro; finalmente absuelto por prescripción, el colaborador de justicia, Giovanni Brusca.

Leeremos la sentencia.

Comprenderemos mejor todo lo que surgió de un debate que fue literalmente ignorado por los medios, la televisión y la gran prensa.

Era un proceso que daba miedo.

Era entendible por el aislamiento que durante años y años había rodeado a la figura que se había convertido en el símbolo de este proceso, el fiscal Nino Di Matteo.

Era entendible también por la definición de "infamia absurda" atribuida a un proceso que, en cambio, tenía excelentes fundamentos legales para seguir adelante. Y fue necesario que, para acuñar una injuria tan amarga, actuaran juristas, periodistas e historiadores del dinero.

Mientras tanto, disponemos de una sentencia. Y a ella debemos atenernos.

Esta sentencia nos dice que jefes carabineros del ROS y políticos estaban del lado equivocado en el momento equivocado. Y por eso, hoy, han sido llamados a pagar. Como si fueran ciudadanos comunes.

Se decía, por último, que el Estado nunca se habría procesado a sí mismo.

Este Estado, representado por la Segunda Corte de Assise de Palermo, presidido por Alfredo Montalto, no solo ha celebrado el proceso.

También tuvo el coraje, que no es poco en la Italia de hoy, de pronunciar las palabras más incómodas que se podían escuchar sobre el tema: la verdad sobre cómo fueron realmente las cosas en los años de las masacres; masacres en las que, recordemos al pasar, perdieron la vida, entre otros, Giovanni Falcone, Francesca Morvillo, Antonio Montinaro, Rocco Dicillo, Vito Schifani, Paolo Borsellino, Emanuela Loi, Eddie Walter Cosina, Vincenzo Li Muli, Claudio Traina, Agostino Catalano , sin mencionar a las víctimas civiles de Roma, Florencia y Milán.

Las penas son "pesadas". Pero esta no es una sentencia "pesada".

Es una sentencia "histórica", y no hace falta mucho entender por qué.


Foto © Jacopo Bonfili
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni
Director Redacción Uruguay: Jean Georges Almendras

REDACTORES DE AMÉRICA LATINA
-Erika Pais
-Inés Lepori
-Matias Guffanti (Our Voice)
-Jorge Figueredo
-José Guzmán
-Agustín Saiz
-Paola Beco
-Félix Vera
-Alejandro Díaz
-Eduardo Godoy (Our Voice)
-Claudio Rojas
-María Cecilia  Bertholin

REDACTORES ITALIANOS

-Giorgio Bongiovanni
-Saverio Lodato
-Giulietto Chiesa
-Aaron Pettinari
-Lorenzo Baldo
-Anna Petrozzi
-Margherita Furlan
-Mirian Cuccu
-Francesca Mondin
-Jamil El Sadi (Our Voice)
-Karim El Sadi

REDACTORES INVITADOS DE MEDIOS AMIGOS  DE AMÉRICA LATINA
-Sebastián Artigas  (La Izquierda Diario de Uruguay)
-Damián Recoba (La Izquierda Diario de Uruguay)
-Periodistas de programa FRECUENCIA JOVEN de Rosario, Argentina.

APOYO DE REDACCIÓN
-María Lezcano
-Patricia Aboal

WEB MASTER
-María del Carmen de Huertos
-Fabio Mamelli
 

CONTACTOS

ANTIMAFIADUEMILA

REDACCIONES

ban_antimafiaanti

 

ban_antimafiaarg

 antim2

 

ban antimafiapy

PAGparaguay

 

 globebottom2

© 2009 ANTIMAFIADOSMIL.com | Fundador Internacional Giorgio Bongiovanni | Derechos Reservados.