Pin It

Entrevista a un ex miembro del clan

Por Carlotta Becchi-18 de julio del 2020

Durante el mes que viví en Tokio, mientras trabajaba como voluntaria en una asociación para personas sin hogar en el distrito de Sanya, tuve la oportunidad de conocer a un ex miembro de la Yakuza, la mafia japonesa. Un hombre alto y grande que, a primera vista, parece amenazador e inspira un poco de temor y asombro, pero que en realidad es un "gigante bueno".

No pude evitar aprovechar la oportunidad para entrevistarlo, así que me presenté y hablé con él sobre el movimiento y los valores de Our Voice. Se mostró muy dispuesto a responder mis preguntas siempre y cuando, obviamente, no figurase su nombre real. Es por eso que, después de varios intentos de elegir un apodo, decidimos juntos que se llamaría "Totoro", como el personaje de la película animada de Hayao Miyazaki: "Mi vecino Totoro", un espíritu guardián del bosque con la apariencia de un gran animal tranquilo y bondadoso.

Quiero hacer una aclaración antes de hablarles sobre la entrevista: “Totoro” no estaba en la cima de su clan mafioso, sólo era uno de los muchos operadores. La información que me proporcionó puede ser, en algunos casos, de poca profundidad o no exhaustiva, ya que el conocimiento de las actividades mafiosas más secretas y reservadas a menudo se limita sólo a aquellos que están mucho más arriba que “Totoro” en la jerarquía de la mafia.

-¿Qué es la Yakuza? ¿Puedes contarme brevemente tu historia?

“La Yakuza es una organización criminal de tipo mafioso, nacida durante el shogunato Tokugawa (1603-1868) de la unión de dos grupos distintos de personas marginadas. Los primeros fueron los Tekiya, vendedores ambulantes que viajaban de pueblo en pueblo vendiendo productos de baja calidad a festivales y mercados. Los segundos fueron los Bakuto, que eran jugadores (actividad estrictamente prohibida hoy, como en la época de Tokugawa) y que lucían coloridos tatuajes en todo el cuerpo; un hábito aún extendido entre los miembros de la Yakuza contemporánea. La Yakuza toma su nombre de un juego de azar llamado hanafuda (juegos de las flores): en este juego de cartas la combinación perdedora era ocho-nueve-tres que, leída en fila, forma la palabra Ya-Ku-Sa. El grupo Bakuto, con el pasar del tiempo,obtuvo mayor influencia, pasando de la actividad principal de jugadores a la usura y otras actividades ilegales. Los caballeros Yakuza eran los jugadores profesionales del período Edo, los Kyookaku (侠客, personas que protegen a los más débiles), generalmente individuos altos y fuertes, capaces de ganar fácilmente una batalla. En el primer período hubo muchos enfrentamientos entre bandas armadas de Tekiya y Kyookaku, contratados por ciudadanos que temían por su seguridad. Con el paso del tiempo, sin embargo, las bandas se fusionaron, asimilándose en grupos cada vez más grandes hasta formar laYakuza”.

-¿Qué tipo de personas forman parte de la Yakuza?

“No es nada fácil decir qué tipo de personas forman parte de Yakuza, no hay una línea clara y distinta que se dibuje como límite. Algunos miembros de laYakuza andan en pandillas con motocicletas muy ruidosas, otros son o parecen ser simplemente hombres de negocios, que en realidad pagan a la Yakuza para protegerse y/o son miembros de ella. Un ejemplo sería la compañía KigyoShatei (企業舎弟, Sociedad de Hermanos / Company Brothers) que no es más que una tapadera: una compañía falsa creada por la Yakuza para parecer legítima y, por lo tanto, tener las ventajas de la legalidad, mientras que en realidad se trata de actividades y asuntos ilegales”.

“También hay muchos jóvenes organizados en bandas utilizadas por los Yakuza y por esta razón se les llama Kouseiin (構成員, miembros), sin embargo, no siempre son realmente miembros. A menudo, la Yakuza recluta a los estudiantes de secundaria más violentos e irrespetuosos con la promesa de fama, éxito, dinero, autos de lujo y mujeres. Buscan tipos inteligentes, especialmente aquellos que son buenos en computadoras y tecnología, para que puedan usarlos como hackers. En estos casos, generalmente se presentan como hombres de negocios para evitar revelar su pertenencia a la Yakuza”.

“Finalmente, hay personas que han perdido su trabajo y no pueden encontrar otro porque son demasiado viejos o no son aceptados por la sociedad, son marginados (Burakumin, 部落民). La única esperanza que ven es unirse a la Yakuza, pero si alguien les ofreciera un buen trabajo, probablemente preferirían trabajar honestamente. Creo que todos merecen ser aceptados y tener un trabajo decente, así que espero que la sociedad sea, en el futuro, más generosa con ellos”.

-¿Cómo se reconoce a un miembro de la Yakuza?

“A menudo, los miembros de la Yakuza pueden ser reconocidos por los escudos de su grupo que usan en la solapa, especialmente durante las reuniones. Otra forma de reconocerlos es ver si los hermanos de la compañía están detrás de ellos”.

“Un famoso símbolo de la Yakuza lo constituyen los tatuajes (llamados Irezumi, 文身). Fueron utilizados por primera vez en el período Edo (pero su origen podría ser más antiguo) por los Kyookaku, para mostrar a las personas su fuerza y pertenencia, para desalentar a cualquiera que se atreviera a enfrentarlos. Al principio eran simples tatuajes, pero luego, gracias a artistas profesionales, se volvieron más complejos y elaborados. En algunos casos tienen conexiones con la cultura religiosa budista, la religión de muchos Kyookaku. Desde mediados del período Edo, los tatuajes se han convertido en parte de la cultura Yakuza”

“Finalmente, otra señal para reconocer a un miembro de la Yakuza es la falta de una parte del cuerpo: generalmente es sólo un dedo, pero también podría ser una mano o un brazo. Amputar parte de su cuerpo es un método de compensación. Partiendo del dedo meñique, cada falange vale y, por lo tanto, compensa una cierta suma de dinero: las falanges del dedo medio valen 100.000 yenes (alrededor de 800 euros) cada una, las falanges del dedo anular valen 200.000 yenes (1.600 euros) y así sucesivamente hasta diez millones de yenes (80.000 euros) y más. Cuando era miembro de la Yakuza, mi trabajo consistía en asistir a estas amputaciones, de hecho, era yo quien debía hacerlas, le tuve que cortar el dedo de uno de mis hermanos. Tenía mucho miedo y no quería, pero tenía que hacerlo. Sin embargo, esta práctica ocurría más en el pasado, ya que hoy en día, generalmente se prefiere compensar sólo con dinero”.

“Además, hay una manera de reconocer a los miembros de las posiciones más altas: nunca salen solos, especialmente el Kumicho, que siempre es escoltado por al menos tres personas para protegerse de los adversarios, siempre listos para atacarlo y matarlo. Por lo general, su automóvil es a prueba de balas”.

-¿Cómo se estructura la Yakuza?

“La Yakuza es un complejo de organizaciones en desarrollo vertical que reflejan la característica patrilineal de la sociedad japonesa: -Arriba se encuentra el líder/padre, el Oyabun (親分), a quien todos deben obediencia y respeto. Lo que dice es ley y no puede ser cuestionado. Si decide que una persona es mala, aunque sea realmente buena, todos la verán como mala. Sus subordinados se llaman Kobun (子分). -El jefe general es el Kumicho (組長). El Daikou (代行) es quien tiene la tarea de tomar el mando en caso de que el Kumicho sea arrestado y esté en prisión. -Luego está el Saiko-komon (最高顧問): una especie de consultor principal y el So-honbucho que es el jefe de la sede central, ambos directamente debajo del Kumicho. -Waka-gashira (若頭) son los líderes jóvenes en apoyo delKumicho, responsables de administrar un cierto número de bandas en una región. -Cada banda tiene un jefe, elShatei-gashira (舎弟頭) que lidera a los miembros de bajo rango. Los Shingiiin (審議委員) manejan los asuntos legales de sus grupos, mientras que los Kaikei (会計) trabajan como contadores. -Luego están los Komon (顧問) que son los encargados de negociar con otros grupos mafiosos. Si, por ejemplo, hubiera un conflicto con muertos, su trabajo sería encontrar un acuerdo y pagar el precio acordado por la muerte de los miembros del otro grupo, resolviendo y regulando los diversos problemas. -Finalmente están los Kyodai (兄弟, hermanos mayores) que son los que controlan jerárquicamente a los Shatei (舎弟, hermanos menores)”.

Yakuza 2

-¿Cómo es la estructura de la Yakuza, la mafia japonesa?

“El gobierno japonés ha reconocido e identificado a muchos grupos de la Yakuza, desde los pequeños hasta los de grandes dimensiones. Los diez grupos principales son: Yamaguchi-gumi (六代目山口組Rokudaime Yamaguchi-gumi), Sumiyoshi-kai (住吉会), Inagawa-kai (稲川会), Aizu-Kotetsu-kai(六代目会津小鉄会), Kud ō-kai (五代目工藤會), Kyokury ū -kai(旭琉會), Ky ō sei-kai (五代目共政会), Sakaume-gumi (九代目酒梅組), Asano-gumi (五代目浅野組) y Kozakura-ikka (四代目小桜一家)”.

“La estructura que he descripto es la de un grupo Yakuza normal, pero cuando es más grande, la estructura es un poco diferente. Por ejemplo, Yamaguchi-gumi (山口組), el grupo más grande de Japón, tiene como afiliados a muchos grupos más pequeños. Por lo tanto, si en un grupo más pequeño sólo hay un hombre para cada rol (con excepción de los "hermanos"), en Yamaguchi-gumi o en un grupo grande un rol puede ser ocupado por varias personas”.

-¿Se puede comparar a la Yakuza con otras mafias como la italiana?

“Creo que sí. La Yakuza es llamada la "mafia japonesa", por lo que se puede comparar con otras mafias. Muchos jefes de la Yakuza han visto películas como "El Padrino" y dijeron que este tipo de películas con temas mafiosos son muy similares a la realidad de la mafia en Japón”.

-¿En qué ramas opera la Yakuza y cuáles son los peores crímenes que ha cometido?

“Al igual que las mafias de todo el mundo, la Yakuza tiene intereses en diferentes áreas ilegales: desde la extorsión hasta la gestión de la prostitución y los casinos, desde el lavado de dinero sucio hasta la industria hotelera. Luego está el mercado negro: en Japón, todo lo que no se puede comprar legalmente, como drogas, armas, contrabando de tabaco, etc., es vendido por la Yakuza. También está interesada en controlar los terrenos de los que se pueden obtener muchas ganancias, por lo tanto, si hubiere pequeñas casas en terrenos que la Yakuza considera edificables, los propietarios se verían amenazados, persuadidos a mudarse y a entregar el terreno. La Yakuza también se ocupa de la concesión de préstamos de dinero a aquellos que tienen problemas o dificultades”.

“En mi opinión, el peor crimen es el narcotráfico, especialmente la venta a los estudiantes. Aunque la Yamaguchi-gumise niega a venderles drogas, algunos grupos de bajo rango que trabajan para ella, en realidad, venden drogas también a los estudiantes”.

-¿Yakuza es apoyada por alguien? ¿Hay un pacto entre el Estado y la Yakuza? ¿Cuánto influye la Yakuza en el Estado?

“Hasta donde yo sé, financieramente hablando, la Yakuza es ciertamente autosuficiente, porque obtiene mucho dinero de los diversos sectores ilegales en los que está involucrada. Con respecto al vínculo entre Estado y Yakuza, me gustaría decir que no existe, pero en realidad la influencia es innegable”.

(Según el criminólogo Kenji Ino, la Yakuza logra elegir a un tercio de los parlamentarios nacionales. El ex primer ministro, NobusukeKishi, abuelo del actual primer ministro, Shinzo Abe, había tenido relaciones con laYakuza y en 2008 el propio Abe fue fotografiado en compañía de un afiliado, aunque siempre negó cualquier apoyo, nda).

-¿Puedes contarme sobre el pacto de no beligerancia con la policía?

“Cuando un juez ordena una redada policial, si es posible, la policía llama a la Yakuza el día anterior. Una cortesía para evitar que se encuentre algo comprometedor y que termine en un tiroteo. No es un acuerdo por escrito, pero existe”.

-¿Cuál es la actitud de los ciudadanos hacia laYakuza? ¿Qué tan bien informados están realmente sobre esta realidad? ¿Hacen algo para combatir a laYakuza?

“En el pasado, aquí en el distrito de Sanya, había algunos grupos de la Yakuza y, por lo tanto, también algunas personas que luchaban contra él. El último choque sucedió hace veintisiete años. Hoy es diferente, la gente prefiere ignorar y evitar a laYakuza. A veces, algunos miembros vienen al distrito y tratan de intimidar porque si ven que estás débil y asustado, tratan de aprovecharlo. Intentan involucrar a las personas ofreciéndoles acuerdos aparentemente fructíferos para que se unan a la Yakuza. Lo importante es demostrar que no se tiene miedo, decirles con buenos modales que podrían poner a otras personas en dificultades y, por lo tanto, es mejor que se vayan. Si proponen acuerdos es preciso analizar de dónde proviene el beneficio que ofrecen, ya sea legal o no. Si no lo es, es importante decir que no y siempre hacer las cosas bien. A veces también veo personas mayores, los llamamos Oji-san (叔父さん, tíos) que, siendo viejos, un poco débiles y sin protección, deciden unirse alaYakuza para sentirse más fuertes, protegidos y por eso se comportan en forma prepotente con los demás. Creo que tienen cosas que decir, pero nadie los escucha. Los ancianos tienen problemas, se sienten traicionados por la sociedad, no pueden encontrar ayuda o una salida, por lo que deciden unirse a la Yakuza. Algunos estudiantes lo hacen porque no les está yendo muy bien en la escuela y no alcanzan a ver un buen futuro por delante, o una forma de tener éxito en la vida”.

-¿Qué te hizo entrar a la Yakuza y cuántos años tenías?

“Empecé a trabajar en una oficina de la Yakuza, aunque no lo sabía en ese momento. Parecía una compañía normal. Tres o cuatro años después, en el octavo año de mi matrimonio, estaba a punto de divorciarme porque descubrí que mi esposa tenía una relación amorosa con otra persona, además de muchas deudas. Estaba devastado, sentía que no tenía a nadie en quien confiar y fue en ese momento cuando los Hermanos de la Compañía me invitaron a unirme a ellos, sin decir que trabajaban para la Yakuza, así que acepté. Me había mudado a Gobo, una ciudad en la prefectura de Wakayama, en el campo. Recuerdo que era muy tranquila, había una casa con un gran patio, muchas gallinas y muchos perros ladrando. Me pareció una casa de campo normal, pero en realidad era el hogar de un líder de la Yakuza; cuando entré y vi los símbolos, me di cuenta de dónde estaba. Vi al líder y a los otros hermanos. Tenía veintiocho años en ese momento, pero probablemente todos los demás habían sido reclutados a la edad de quince años, para comenzar a entrenar para ingresar a la Yakuza. Por lo general, se entrena de los dieciocho a los veinte años; a esta edad, se hace un juramento y se pasa a ser miembro oficial”.

“El período de entrenamiento es muy difícil: el despertador suena a las cuatro de la mañana (a las seis si se arriesga a despertar al líder) para limpiar el patio, sin dejar ni una partícula de suciedad o una mota de polvo en el suelo. Después de eso, se divide a los entrenados en dos grupos: uno debe preparar el desayuno para todos los hermanos y el líder y el otro debe limpiar el interior de la casa. A las siete de la mañana, el equipo de limpieza, después de limpiar las habitaciones y el corredor, despierta a los hermanos mayores para que se unan a ellos. A las ocho de la mañana llaman a la puerta del líder. Si no hay respuesta, esperan cinco minutos y luego vuelven a llamar. En ese momento, el líder los deja entrar y lo saludan diciendo "Ohayougozaimasu" (おはようございます, buenos días). Junto con él se despierta su esposa que lo tiene que ayudar a vestirse. Todos desayunan juntos diciendo "Itadakimasu" (いただきます, comamos/gracias por la comida). Es un desayuno tradicional japonés que consiste en pescado, sopa de soja, huevos, etc., durante el cual se discute el programa del día. Después del desayuno, llegan tres hombres confiables del líder, lo acompañan al baño y lo ayudan a limpiar su espalda. Cuando salen del baño, su esposa entra para ayudarlo a limpiar su parte delantera. Esos tres hombres de confianza siempre siguen al líder, donde quiera que vaya, para protegerlo; a veces se necesitan más hombres como guardaespaldas, para cuidarlo cuando sale de la casa. Por lo general, todos sus guardaespaldas practican artes marciales. Cuando el líder sale de la casa, los alumnos limpian su habitación y luego lavan su ropa y la de sus hermanos mayores”.

-¿Qué te impulsó a dejar la Yakuza y cómo lo hiciste?

“De hecho, me fui porque el líder murió. Los otros hermanos estaban luchando por obtener la posición de líder, pero, al no llegar a un acuerdo, decidieron separarse y dividir el grupo: varios hermanos se unieron a otros grupos de la Yakuza y algunos simplemente decidieron irse”.

-Dejar la Yakuza es difícil, si no imposible. ¿Cuáles son las principales dificultades para una persona que quiere dejarla y, si tiene éxito, qué perspectivas le esperan?

“A mí me resultó fácil irme, porque el grupo se disolvió. Es diferente cuando el grupo todavía existe: si quieres irte tienes que pagar diez millones de yenes (unos 80.000 euros). Era diferente hace algún tiempo: si alguien quería irse, tenía que cortarse el brazo, pero hoy es suficiente con presentar la carta de renuncia como se haría para cualquier otro tipo de trabajo. Actualmente, ser miembro de la Yakuza se considera un trabajo a tiempo parcial o jornada normal”.

“Una vez conocí a un ex miembro de Waka-gashira (若頭) que tenía dos hijas, pero debido a sus tatuajes no podía cuidarlas, ni llevarlas a la piscina (las personas que tienen tatuajes no pueden entrar al spa, ni a los baños públicos) y otros lugares, así que me pidió que las cuidara. Cuando le dije que quería tatuarme, me dijo que no lo hiciera, que no cometiera su mismo error y le hice caso. No tengo ningún tatuaje, así que después de dejar Yakuza fue más fácil para mí volver a la sociedad. Para aquellos que tienen tatuajes, obviamente es más difícil: no pueden trabajar para una compañía normal como lo haría cualquier otra persona. Recuerdo que trabajaba para una empresa y había un tipo con tatuajes en todo el cuerpo. Fuimos juntos a un viaje de negocios, nos quedamos en un hotel con spa y tuvimos que tomar un baño. No quería desnudarse delante de todos por sus tatuajes, pero al final tuvo que hacerlo y las personas presentes los vieron. Al día siguiente fue despedido de la compañía”.

“Entonces sí, es muy difícil para los ex miembros de la Yakuza comenzar de nuevo después de dejarla. Muchos de ellos andan buscando trabajo o algo así, pero al final muchos vienen a Sanya porque es el único lugar donde pueden vivir”.

“Creo que todos merecen una segunda oportunidad. La gente debería darles, a quienes dejan la Yakuza y desean volver a empezar, la oportunidad de tener una nueva vida honesta. Obviamente, no todos aprovecharán esta segunda posibilidad, porque la actitud de los Yakuza a veces permanece, pero otros lo harán; así que al menos debemos darles la oportunidad y la posibilidad de hacerlo, si realmente están dispuestos a cambiar. Siempre han experimentado violencia, hostilidad, ira y malas actitudes para sobrevivir en el mundo de la Yakuza, por lo cual ahora necesitan tener buenas relaciones con las personas para cambiar a mejor”.

----------------------

*Foto de Portada: © Eneas De Troya

STAFF DE ANTIMAFIA DOS MIL

Director fundador: Giorgio Bongiovanni
Director Redacción Uruguay: Jean Georges Almendras

REDACTORES DE AMÉRICA LATINA
-Erika Pais
-Inés Lepori
-Matias Guffanti (Our Voice)
-Jorge Figueredo
-José Guzmán
-Agustín Saiz
-Paola Beco
-Félix Vera
-Alejandro Díaz
-Eduardo Godoy (Our Voice)
-Claudio Rojas
-María Cecilia  Bertholin

REDACTORES ITALIANOS

-Giorgio Bongiovanni
-Saverio Lodato
-Giulietto Chiesa
-Aaron Pettinari
-Lorenzo Baldo
-Anna Petrozzi
-Margherita Furlan
-Mirian Cuccu
-Francesca Mondin
-Jamil El Sadi (Our Voice)
-Karim El Sadi

REDACTORES INVITADOS DE MEDIOS AMIGOS  DE AMÉRICA LATINA
-Sebastián Artigas  (La Izquierda Diario de Uruguay)
-Damián Recoba (La Izquierda Diario de Uruguay)
-Periodistas de programa FRECUENCIA JOVEN de Rosario, Argentina.

APOYO DE REDACCIÓN
-María Lezcano
-Patricia Aboal

WEB MASTER
-María del Carmen de Huertos
-Fabio Mamelli
 

CONTACTOS

ANTIMAFIADUEMILA

REDACCIONES

ban_antimafiaanti

 

ban_antimafiaarg

 antim2

 

ban antimafiapy

PAGparaguay

 

 globebottom2

© 2009 ANTIMAFIADOSMIL.com | Fundador Internacional Giorgio Bongiovanni | Derechos Reservados.