GelsonDomingosFotoRadioitaperunafmComGELSON DOMINGOS, CAE ALCANZADO POR UN DISPARO DE FUSIL, DURANTE OPERATIVO EN FAVELA DE RÍO DE JANEIRO

“Hay tiros. Los traficantes están frente a frente con la policía,” se escucha decir con voz muy agitada a los periodistas de la emisora brasileña TV Bandeirantes. Una frase final: “Muchos tiros…” precede a las últimas imágenes, ahora en posición invertida, de otro capítulo de la guerra contra la droga trabada en la capital carioca. Esto ocurrió ayer a las 7 de la mañana en la favela de Antares, en la zona oeste de Río de Janeiro. En ese momento, Gelson Domingos, de 46 años, se derrumbaba víctima de un disparo: su cámara cayó con él, se dio vuelta y continuó varios minutos más con la filmación clavada en el piso.

Gelson no resistió el disparo de fusil que atravesó su chaleco antibalas y perforó su tórax. Llegó muerto al hospital EldeberdeinformarcostunavidaFotoAcevedaComdonde lo trasladaron policías militares que intervenían en el operativo. Ernani Alves, el reportero que lo acompañaba, hizo un relato descarnado: “Supimos de la ocupación de la favela Antares a eso de las 5 de la madrugada. Y a las 6.30 nos informaron que equipos del Batallón de Operaciones Especiales (BOPE) estaban por ingresar a la comunidad”. Camarógrafo y locutor salieron a toda velocidad: “Tomamos la avenida Brasil y encontramos al convoy de las fuerzas policiales cuando estaban por ingresar en la región. Fuimos el primero equipo de TV en llegar”.

Alves agregó: “Avistamos un parapeto, que protegía a bandidos fuertemente armados. Comenzaron a mostrarnos las armas y minutos después tiraron contra nosotros y los policías”.

En su relato, todo ocurrió con extrema rapidez. “Gelson fue impactado por los disparos y cayó de inmediato en medio de un pasadizo. No pudimos sacarlo en seguida por causa de la intensidad del fuego. En ningún momento, él paró de filmar. Estoy seguro que él filmó al autor de los disparos”, contó Alves.

Otros colegas, que cubrían la entrada del BOPE a la favela, vieron correr un hombre con un fusil que se apostó en un callejón estrecho. Afirmaron que Gelson se protegió detrás de un árbol y comenzó a grabarlo. Ese hombre sería el autor del disparo fatal.

El camarógrafo vestía un chaleco antibalas que según la TV Bandeirantes es el que recomiendan las Fuerzas Armadas. Pero esta precisión no fue suficiente para acallar las voces de protesta de los periodistas que cubren en forma constante los enfrentamientos policiales con las mafias del narcotráfico. “Esta fue una tragedia anunciada”, declaró ayer la titular del sindicato de periodistas de Río de Janeiro, Suzana Blass.

OtravctimadelaviolenciaenlasfavelasuncamargrafovalerosoFotoEnSemanaCom“Los chalecos que entregan a los camarógrafos y reporteros no resisten los tiros de fusil. No representan ninguna seguridad para el profesional que los viste”, denunció Blass.

Domingos era un profesional con amplia experiencia en coberturas policiales, con actuación en varias emisoras: la Rede Record, la SBT y la estatal TV Brasil. Con el equipo de este último canal televisivo recibió, el año pasado, un premio muy cotizado: el Vladimir Herzog de Derechos Humanos.Había comenzado a trabajar para la emisora Bandeirantes en septiembre último.

Ayer, la Asociación Profesional de Fotógrafos y Camarógrafos de Río de Janeiro lamentó la muerte del colega. “Es otro capítulo de la trágica historia de Río de Janeiro. Nos deja consternados por el futuro de nuestra profesión”, manifestó en un comunicado.

FuenteClarin.Com:Mundo