CarloAlbertoDallaChiesa1A 29 AÑOS DEL CRIMEN INFAME DE UN VALEROSO SERVIDOR QUE HABRÍA DESCABEZADO A COSA NOSTRA
Por Giorgio Bongiovanni

El 3 de septiembre 1982 el general Carlo Alberto dalla Chiesa, su joven mujer Emanuela Setti Carraro y el agente de la escolta Domenico Russo eran asesinados por un comando de Cosa Nostra.
LatragediaDallaChiesaFotoMagnagraceCarloAlbertoDallaChiesaysuesposaFotoTwimcitHan pasado 29 años y me pregunto: ¿Qué es lo que hubiera podio hacer el General si no hubiese sido asesinado? Si le hubieran dado esos poderes que le prometieron y nunca le asignaron?
Pienso que habría encontrado uno por uno, puerta por puerta, a los jefes y sicarios de la mafia.
Habría encontrado a todos, a los prófugos, y habría obligado a los jefes de la mafia a cometer errores, para poder capturarles  y arrestarles. Habría encontrado todas las pruebas que se entregarían a los magistrados, a Giovanni Falcone, a Paolo Borsellino y a los demás miembros del pool antimafia, para socavar los cimientos mismos de las relaciones entre la mafia y la política.
La era de Andreotti se habría acabado 10 años antes y los distintos Lima, Ciancimino y toda la escoria de la DC (Democracia Cristiana) hubiera desaparecido de nuestra isla.
Quizás habría logrado también evitar, debilitando a Cosa Nostra, los atentados contra Chinnici, Falcone, Borsellino y otros… Habría descubierto esas sectas masónicas que aún hoy imperan en Sicilia y seguramente habría limpiado la porquería que se anida dentro de las fuerzas del orden en Sicilia y los servicios secretos desviados ligados a los jefes mafiosos.
Esto y más habría hecho el General, padre de la patria y padre de todos nosotros jóvenes que ahora se han transformado en hombres también gracias a él.
CarloAlbertoDallaChiesaAlguien de las entidades que tienen un gran poder económico, religioso y político pidió el favor a Cosa Nostra como han confirmado las voces desde dentro de la organización criminal.

Guttadauro: “Salvatore… pero tú empieza por el 82, en cambio… pero a quien cojones le interesaba matar a Dalla Chiesa… vamos, digámoslo claro…”.
Aragona: “Y porque teníamos que hacerle aquí este favor… Pero porque tenemos que pagar siempre nosotros las cosas…”
Guttadauro: “Y porque teníamos que hacer este favor…”
(Escucha telefónica en el salón de la casa del regente del barrio Brancaccio Giuseppe Guttadauro mientras habla con un subalterno suyo Salvatore Aragona, 2001).

Quien lo pidió este favor?
Seguramente alguien que hoy manda en Italia, que manda en el mundo de la finanza, de la política y
también de las fuerzas del orden.
Por el General dalla Chiesa, por su joven y bellísima mujer, por el agente Domenico Russo, por ellos daremos nuestro aporte para hacer justicia buscando la verdad.