BarrerlacorrupcinEN RÍO DE JANEIRO 2.000 CARIOCAS  SE MOVILIZARON PARA  BARRER CON EL “LATROCINIO DE LOS POLÍTICOS”

A imagen y semejanza de los “indignados” de Madrid, unos 2.000 brasileños se movilizaron ayer hacia la céntrica plaza Floriano de la capital carioca. Pero hubo una diferencia con las gigantescas protestas de los españoles: bajo la consigna de “Todos contra la corrupción” , los mentores de la “espontánea” marcha brasileña no reivindicaron nada económico (no más salarios, ni más puestos de trabajo, ni fin del desempleo).

BarrerlacorrupcinFotoClarinComPero con sus escobas verde-amarillas, como gran estandarte de lucha –detalle pensado por los organizadores para graficar un Brasil que quiere barrer con el “latrocinio de los políticos”– el grupo Río de la Paz, una ONG que milita por estas tierras hace más de una década, se ocupó de saltar y vociferar consignas anti oficialistas en las escalinatas de la Asamblea Legislativa.

Como era preciso mantener el espíritu bullanguero, los “barrenderos” subieron el volumen de la griterí a, con exigencias virulentas contra el gobernador del Ejecutivo fluminense Sergio Cabral. “Palos, palos” se les escuchó vocear contra él. Vestían, como complemento de los escobillones, una camiseta también amarilla que llevaba impresa en nítidas letras azules el siguiente mensaje: “Tengo vergüenza de las autoridades constituidas de mi país”. Intrigada por el significado, esta enviada preguntó a uno de los manifestantes, un abogado de 30 años: “¿Usted cree que el gobierno de Dilma BarrerlacorrupcinFotoArteNorteRousseff es corrupto?”. Un poco azorado por el interrogante, el muchacho replicó: “No digo que la presidente sea corrupta. Pero sí pienso que no ha hecho lo suficiente para barrer la corrupción de Brasilia”.

Algunas pancartas enfilaron directamente contra el Partido de los Trabajadores, al que pertenecen tanto Dilma como buena parte de sus ministros: “Abajo la clePTocracia”, rezaba uno ellos, estratégicamente ubicado frente al palco. Lo acompañaba otro cartel intrigante: “Basta de robar. Que se restaure la moralidad o…” La frase, inconclusa, podría sugerir muchas cosas. Por de pronto, según explicó un manifestante a Clarín , indica que “no queremos a Dilma porque ella es la continuidad de Lula, el presidente que encubrió a grandes ladrones como José Dirceu (ex ministro jefe de la Casa Civil del primer mandato de Lula da Silva) y Antonio Palocci (el hombre que trastabilló dos veces, primero con Lula y luego con Rousseff)”.

BarrerlacorrupcinFotoElArgentinoComBarrerLaCorrupcinFotoLosAndesComDesde el palco, un “dirigente” autoerigido en tal por ser “iniciador” de la “lucha contra la corrupción” a través de la red social Facebook (de acuerdo a lo que declaró ante este diario), alertaba a los gritos: “Somos un movimiento a partidario.

No estamos contra la política, sino contra la corrupción”. Una mujer bien vestida que se había apostado cuidadosamente entre el centenar de “barredores”, llevaba un cartel con la exigencia de: “Pena de muerte para los corruptos”. A su lado, un hombre que remedaba a Cristo en la cruz, portaba pancartas con inscripciones de estudiado nihilismo: “La corrupción comienza en el Senado y en la Cámara (de Diputados), se desparrama por el Ejecutivo y termina en la Justicia”; también esta otra: “El Congreso Nacional es la cloaca de Brasil”.

Así se desenvolvió sin incidentes, debidamente protegidos por la policía del estado fluminense, un acto que tuvo como promotores a una variedad de personas autodefinidas como apolíticas aunque muchas militen en organizaciones de extrema izquierda como el Partido Socialista de los Trabajadores Unificado (PSTU); o en el centro derechista Partido Socialdemócrata de Brasil (PSDB) liderado por el ex gobernador y ex candidato presidencial José Serra, quieren fuera derrotado por Dilma en las presidenciales de octubre del año pasado. Ayer, Dilma dijo que su gobierno no irá a tolerar desvíos de conducta y exaltó “los mecanismos de control” que impulsa su gobierno. En un discurso en Nueva York alabó el papel de control ejercido por la prensa de su país. “Fui muy clara en mi discurso el día que asumí el gobierno. No tendré complacencia con el error o las malas intenciones”.
Fuente: Eleanora Gosman/www.Clarín