Foto_Guerreros_BalcanicosTRASLADAN A OTRA CARCEL A PRESUNTO INTEGRANTE DE MAFIA SERBIA
Un plan de fuga que urdía el croata Anastazije Martincic (36), recluido por el mayor cargamento de cocaína incautado en la historia del país, obligó a las autoridades a alojarlo en una cárcel del interior.
Un plano del Penal de Libertad, sitio donde estaba cumpliendo pena Martincic, hallado en poder de un allegado del croata puso en alerta a la Dirección Nacional de Cárceles.
Tanto fuentes del Ministerio del Interior, como judiciales consultadas ayer por El País confirmaron que, efectivamente, se había descubierto lo que se cree era un plan de fuga o de "rescate" del ciudadano croata.
Foto_4_Guerreros_Balcanicos_serbio_detenido_en_UruguayDe manera preventiva Martincic fue trasladado en la noche del martes a una cárcel del interior del país, bajo una fuerte custodia a cargo de la Guardia Metropolitana. La cárcel, empero, había sido cuestionada hace pocos días atrás por el Comisionado Parlamentario para el Sistema Carcelario, Álvaro Garcé, quien observó mínimas condiciones de seguridad en ese mismo recinto.
De todos modos, según informaron fuentes policiales, ayer mismo la celda donde se recluyó a Martincic fue reforzada con nuevos barrotes de acero y se aumentó el número de efectivos de guardia en el establecimiento carcelario.
Foto_1_Guerreros_BalcanicosAnastazije Martincic fue el único procesado en Uruguay por integrar la banda de narcotraficantes serbios y croatas que procuraban llevar a Europa un yate cargado con 2.174 kilos de cocaína. La agencia de inteligencia de la República Serbia logró desarticular casi en su totalidad a un grupo que se señaló como uno de los más poderosos del crimen organizado en los Balcanes. No obstante ello, desde las propias autoridades serbias se alertó al gobierno uruguayo acerca de la peligrosidad de esta mafia ya que algunos de sus principales miembros aún no estaban capturados y podían moverse con cierta libertad en la región.
Esta información previa puso en sobrealerta a las autoridades cuando se descubrieron los indicios de un posible plan de evasión. Estos indicios son ahora objeto de investigación por parte de la jueza especializada en Crimen Organizado, Graciela Gatti, y la fiscal especializada, Mónica Ferrero, a cuyo cargo estuvo la instrucción de toda la indagatoria. De todas maneras, fuentes judiciales consultadas por El País señalaron que "no hay nada concreto ni con base cierta".
Mientras esta línea de investigación se sustancia en el ámbito judicial, las autoridades de la Dirección Nacional de Cárceles, cuya titularidad ejerce desde hace dos días el inspector Eduardo Pereira Cuadra, resolvieron tomar medidas en forma expeditiva.
Foto_2_Guerreros_Balcanicos_yateNo es la primera noticia que da el ciudadano croata desde que cumple reclusión en el Penal de Libertad. Hace unos meses Martincic había iniciado un ayuno voluntario al sostener que tenía sospechas de que intentaban envenenarlo con la comida que le suministraba el penal. A través de quien era entonces su abogado -la defensa fue asumida hace poco tiempo por una profesional- Martincic divulgó también la información de que a poco de su procesamiento había recibido la "oferta" de ser liberado si pagaba un millón de dólares. Tal extremo nunca llegó a ser probado y se cree que el croata intentaba conseguir su traslado a otro centro de reclusión.
TRASLADO. Hasta hace 48 horas Martincic continuaba recluido en el Penal de Libertad, la única penitenciaría que se considera reúne condiciones de máxima seguridad. Sin embargo, las autoridades consideraron que los riesgos de mantenerlo allí eran muy superiores a los de trasladarlo a otro sitio.
Foto_3_Guerreros_Balcanicos_bolsas_de_cocanaEn la más estricta reserva y con un fuerte dispositivo de seguridad Martincic fue trasladado el martes a una cárcel del interior del país. Las mínimas condiciones de seguridad que ofrecía la cárcel -las mismas que fueron observadas por Garcé hace pocos días- obligaron a tomar rápidos recaudos.
Según pudo establecer El País la celda donde es actualmente alojado Martincic fue prácticamente hecha a nuevo. Colocaron además barrotes de mayor grosor y se readecuaron las instalaciones a su alrededor.
Como medida suplementaria, la cárcel departamental reforzó la guardia perimetral, con una mayor carga horaria para el personal policial asignado. Los efectivos patrullan ahora en forma constante la manzana en la que se encuentra la cárcel y tienen directivas de reportar de inmediato todo movimiento inusual en la zona.
El centro de reclusión al que fue trasladado en reserva -la Dirección Nacional de Cárceles no brindó información oficial sobre dicho destino- registró durante 2010 tres fugas de reclusos, todas ellas debido a descuidos de la guardia y fallas en el sistema de seguridad.
Este centro, al igual que la mayoría de las cárceles del país, tiene un número de reclusos alojados largamente superior al de su capacidad locativa, otro de los aspectos observados por el comisionado Garcé.
Fuente: El País Digital de Montevideo