CentralNucleardeFukushima…SE ARRIESGA LA CATASTROFE
Por Marco Maroni

La situación en la central nuclear de Fukushima está fuera de control. Ayer lo han admitido públicamente también los altos cargos de la Tepco (no estaba el presidente, quizás internado por problemas de hipertensión). El gobierno japonés piensa en desmantelar los seis reactores de la planta en vez de cuatro, los que están en peor condiciones, hipotizados por la compañía. CentralNucleardeChernobylCentralNucleardeFukushimaantesdeldesastrefoto2Y mientras se propagan los datos sobre la intensidad de las radiaciones alrededor de la central, sobre la concentración de yodo 131 en el agua (ayer se estimaba que era 3.355 veces por encima del valor límite consentido) y sobre la nube radiactiva que está sobrevolando Europa, la tentación es la de dejarse llevar por esa emotividad que tanto disturba molesta a los patrocinadores de la energía nuclear italiana.
La misma sensación que siente también alguien que es experto de una planta como la de Fukushima. Paolo Ruffatti es el ingeniero que entre el 1972 y el 1977 ha guiado el taller mecánico de la Ansaldo nuclear. La sociedad genovesa en ese periodo construyó el reactor de la planta de CentralNucleardeFukushinafoto2CentralNucleardeFukushimadiagramafoto3Caorso, de dos centrales suecas (Forsmark) y de la central francesa Superphenix. El de Caorso, parado en el 86’ , es un reactor de 860 Megawatt con teconología Bwr: “Exactamente igual al de Fukushima –dice Ruffatti- aunque no lo es por el sistema de enfriamiento, que en la central japonesa es menos evolucionado”.
La hipótesis peor es la fusión del núcleo, un riesgo cada vez más inminente.
Que los núcleos de los reactores se hayan fundido está garantizado, en todos los tres reactores activos. Se ha entendido desde los primeros días. Se ha seguido intentando enfriar la planta con el agua, pero bastan 12 horas para que empieze la fusión del núcleo. O se logra enfriar enseguida el núcleo o la fusión prosigue.
¿Ahora que puede suceder?
En lo que concierne al uranio que está en las barras, después de haber fundido el contenedor primario, 350 mm de grafito y acero, se precipita en el llamado vessel, otro contenedor de acero en cuyo fondo hay una piscina de supresión llena de agua. No sabemos si el agua está todavía ahí, yo lo dudo. Si ya no está, el núcleo lo agujerea también y después lo mismo la base de cemento, por consiguiente va a parar en el terreno, en las napas y en el ambiente. Peor de lo que pasó en Chernobyl, donde hubo pérdida de radiaciones más que nada en el aire, y peor que Three Mile Island (reactor Usa, accidente del 1979, ndr.), en esa ocasión el núcleo quedó en el contenedor secundario y aún lo están enfriando. Se arriesga de tener que desalojar algunas decenas de millones de japoneses.
¿Cómo se puede evitar?
CentralNucleardeFukushimafoto1Chernobylsinnimodemuertefoto5Sería necesario ir a ver si las piscinas de supresión se han dañado o no, si hay todavía agua y eventualmente llenarlas. Pero tengamos presente que las radiaciones son tan elevadas que nadie ahora puede trabajar allí sin sacrificar la vida. Los técnicos que hemos visto en la televisión trabajando en la central tienen pocos días de vida.
Si el contenedor está dañado y falta el agua ¿qué más se puede hacer?
No existe ninguna tecnología para hacer frente a este problema. Y no es sólo ese el problema. A pocos metros hay otra piscina que contiene las barras de uranio de recambio y el combustible agotado. Tengo la impresión de que la explosión haya dañado también éstas, quiere decir que están las cajas con las pastillas de uranio enriquecido que han ido a parar quien sabe donde. Es un material que mata a un hombre en una hora, pero hay que encontrarlas, sin agua de enfriamiento también ellas entran en fusión.
Europa ha decidido efectuar test de estrés para verificar la seguridad de sus plantas. ¿Son útiles?
Depende de lo que se entiende por estrés test: por ejemplo, para verificar si un contenedor primario después de 40 años se ha consumido, hay que meterlo bajo presión. Es una operación costosa, peligrosa y de todas formas hay que detener la planta. Los estrés mecánicos y electromecánicos que sirven requieren grandes inversiones. En otras palabras es solo propaganda para tener tranquila a la opinión pública.

Fuente:IL FATTO QUOTIDIANO, 31 DE MARZO 2011